La evolución del logo de Banesto

Otra marca mítica a la que decimos adiós: Banesto, creada en 1902, se despedirá a lo largo de 2013. Después de décadas como banco independiente, desde mediados de los 90 venía funcionando como una segunda marca del grupo Santander, que ahora ha anunciado que la absorberá.

Desde el punto de vista del naming, Banesto es el único de los grandes bancos junto a Bankinter que utiliza en la actualidad su nombre abreviado, siendo el oficial Banco Español de Crédito. Este nombre no es una invención moderna para crear una marca corta y memorable, sino que ya aparecía en los anuncios de los años 20 del banco como su dirección telegráfica:

Aunque ahora todos identificamos su logo de la gran B diseñado por el estudio británico Jordan Williams que adoptaron en 1987, anteriormente Banesto había tenido alguna imagen con un mismo símbolo (¿una manzana) que se fueron comiendo poco a poco:

Un logo mutante

Y aunque parece que desde 1986 no han cambiado mucho, lo cierto es que en los últimos años Banesto parecía no tener muy claro qué hacer con su logo. Aunque en los rótulos de sua oficinas aparecía la versión de siempre, con fondo negro y la B con colores, aquí están algunas de las soluciones que han ido probando. Como curiosidad, las letras del logo se ajustaron para que estuviesen menos comprimidas:

El último rediseño del logo, en el que vuelven a utilizar el símbolo (esta vez en azul) es del propio 2012, cuando reposicionaron la marca como un banco que sabe lo que hace, que es prudente y gestiona el dinero con eficacia. Lo extraño es que todo el anuncio justificaba que Banesto no había realizado campañas de publicidad porque prefería ser discreto y dedicarse a trabajar con profesionalidad. Algo que sería coherente si no fuese porque en realidad sí habían realizado campañas con Rafa Nadal y la selección española, bajo el pretencioso lema “Espíritu ganador”, que casa poco con el nuevo posicionamiento.

Una segunda marca igual que la primera

En cualquier caso, Banesto lleva dos décadas siendo una segunda marca del Santander. Y si bien a lo largo de estos años la competencia les ha podido servir, lo cierto es que no parecía tener mucha justificación mantener dos bancos que se dirigen al público generalista, con productos y servicios muy similares y que prácticamente la única diferencia es el logo. Mantener una estrategia multimarca puede tener sentido cuando ambas se complementan para llegar a diferentes sectores u ofrecer diferentes servicios, pero cuando no es así, una de las dos acaba desapareciendo.

Y eso es lo que le va a suceder a Banesto, una marca con más de 100 años de historia que nos dice adiós. Estaremos atentos al proceso de unificación.

Actualización: Así fueron los últimos meses de Banesto

« »

© 2018 Marca por hombro. Tema de Anders Norén.