Análisis

Así murió Banesto

El año pasado por estas fechas lo adelantábamos: a lo largo de 2013 el Santander acabaría con la marca Banesto, después de haberla gestionado de forma independiente desde su adquisición en 1994, como ya hizo con Banif (ahora Santander Private Banking) a mediados de año.

En el primer semestre del año, todas las sucursales de Banesto aparecieron con grandes carteles en sus escaparates o incluso en el rótulo informando de la pertenencia de esta red al Grupo Santander, algo curioso cuando hace años era el propio Banesto el que tenía segundas marcas que pertenecían al Grupo Banesto.

Paralelamente, el logo de Banesto volvió a cambiar, retomando el que tenía a finales de los 90: una pastilla azul debajo de la cual se colocó otra roja con el logo del Grupo Santander. Toda la publicidad y material promocional en las oficinas pasó a ser idéntico al del Santander, con llamativos fondos rojos. Banesto perdía su propia personalidad y todo remitía al Santander.

ibanesto

Por su parte, la oficina internet de Banesto, llamada iBanesto.com, cambiaba su marca a la de iSantander. Un extraño cambio, ya que el Grupo Santander tiene su propia marca de banca online: OpenBank. Es cierto que iSantander es una oficina virtual y OpenBank una ficha bancaria aparte, pero desde el punto de vista del cliente resulta extraño que el Santander tenga dos servicios tan similares. Y es curioso que en las dos precisamente sea la que no incluye el nombre Santander en su nombre la que sí tenga el icono de la llama.

Finalmente, en las dos últimas semanas del año las oficinas de Banesto amanecían reconvertidas en sucursales del Santander aplicando toda su identidad visual, como un paso previo al cierre de muchas de ellas para crear una red única.

Finalmente, se unen Banesto y Banco Central

Con este proceso se completa una vieja fusión que se frustró a finales de los 80: la de Banesto y el Banco Central, que llegaron a tener todo listo y a publicar un anuncio en la prensa anunciando su unión bajo el nombre de Banco Español Central de Crédito:

becc

Finalmente no se llevó a cabo. El Banco Central se unió al Hispano Americano creando el Central Hispano. Banesto fue intervenido y vendido al Santander, que lo mantuvo independiente. A finales de los 90, el Santander se unía con el Central Hispano y en 2013 absorbía Banesto: casi 30 años después, el Central y el Banesto son el mismo banco… aunque bajo la marca Santander.

5 Comentarios

  1. Nombre

    DEP BANESTO

  2. Juan

    Adiós Banesto, hola Banesco

  3. Grupo Mario TV

    Con razón de las dos administraciones Banesto que había por aquí, una se ha convertido en Santander (ya son 3 o 4 a menos de 500m) y la otra directamente ha cerrado. Se veía venir…

  4. Víctor Ventura

    Voy a contar una pequeña historia.

    En mi barrio (aunque estos días me encuentre exiliado en Buenos Aires, yo soy de La Elipa y punto) había dos bancos que tenían un bloque entero para ellos en la av. Marqués de Corbera: una caja postal, justo al lado de (adivina) una oficina de correos, y que ahora es un BBVA, y un Banesto, con un bonito cartel sesentero en vertical clavado en la fachada.

    Dos bloques más abajo había un Central, y cuando la fusión, lo dejaron activo tras remodelarlo para que no recordara ya a un Central. (El Santander de toda la vida estaba dos calles más arriba, enfrente del mercado, y ahora es un todo a un euro, aunque mantiene el mármol negro y en los laterales del tejadillo aún se lee “Banco de Santander”).

    Por lo que me ha contado mi madre, ahora las dos oficinas, con solo un kebab (cómo lo echo de menos) y un Orange entre medias, son dos Santanderes. Y me apuesto lo que sea a que en un año solo sobrevive el (ex)Banesto.

  5. Juanjo

    Banesto pervivió durante muchos años tras el escándalo de Mario Conde porque era un banco importante, pero depauperado,era un histórico. Santander lo compró y para no dar la imagen de que lo estaban desmantelando (y porque me imagino que uno de los compromisos del gobierno que accedió a semejante operación fuera que no lo destrozara ninguna especulación bancaria, que ya sería el escándalo padre)
    Ana Patricia Botín se encargó un tiempo de la gestión, al parecer con buenos resultados, era la época en la que la destinaron a Londres.
    Era de esperar la fusión completa (ya era parte del grupo desde hace años) cuando murió el patriarca Botín y Patricia regresó a España para la presidencia. Aunque hay razones económicas y políticas para haber mantenido la pervivencia de Banesto durante todo este tiempo, siempre tuve la sensación de que no era más que un juguete para la nena, para demostrarle al mundo bancario lo que ella era capaz de hacer. Seguramente me esté equivocando de cabo a rabo, pero ésa fue mi impresión.
    Me encantaba el diseño de este banco, bueno toleraba la B, pero el resto de la grafía me chocaba. Sabía elección de colores y formas (sobre el fondo negro, lo cual me parecía muy atrevido) funcionaba muy bien, y sobre el formal blanco, también.
    Un saludo.

Leave a Reply

Tema creado por Anders Norén