Las nuevas latas de Coca-Cola son más que un retoque visual: tienen mucho de branding

Coca-Cola presentó hace unas semanas un nuevo diseño de sus latas, el segundo desde que en 2015 revolucionase su arquitectura de branding, eliminando las diferentes marcas de Coca-Cola y convirtiéndolas en variantes, todas en color rojo.

El cambio de 2018 no parece tan profundo como el de 2015: al fin y al cabo, las latas siguen siendo rojas y la mayor novedad parece ser que la banda de color pasa a estar arriba en vez de abajo (algo que había pedido mucha gente ya que en el sixpack era complicado identificar la variante). Sin embargo, si nos fijamos bien en ellas, hay algunos detalles interesantes:

Zero pierde su logotipo propio

De hecho, pierde casi toda la fuerza: ya no tiene su propia tipografía, ni se usa de manera aislada. Es “Zero azúcar”, una palabra más. ¿Es un primer paso hacia la desaparición de esta palabra? En México y Chile, por ejemplo, esta variante pasó hace unos meses a ser simplemente Coca-Cola Sin Azúcar:

Desde luego sería curioso que Coca-Cola acabase matando a Zero, esa palabra que se inventaron para dar un nombre único a los productos sin calorías sin las connotaciones acumuladas de Light, y que se acabó convirtiendo en un estándar que usa hasta Pepsi (por no hablar de marcas de palomitas, gel de ducha, aceite y mil cosas más).

Ahora Light es “sabor Light”

Coca-Cola Light se lanzó en 1982, y por aquel entonces era el sabor más parecido al de Coca-Cola que la tecnología permitía crear sin incluir azúcar. Pero Light nunca supo igual que Coca-Cola (algo que, en teoría, Zero sí logra). Y curiosamente, creó su propio nicho de consumidores: todos tenemos algún amigo que pide Coca-Cola Light, y si no la hay, no quiere una Zero sino que se pide otra bebida. Light no es una versión de Coca-Cola, sino un sabor. Y ahora lo reconocen explícitamente.

Ahora que el hueco oficial de “Coca-Cola sin calorías” está ocupado por Zero (perdón, por Zero Azúcares), Light puede pasar a ser lo que siempre ha sido: un sabor, que resulta que no tiene azúcar. Como la Cherry.

¿Dónde está la curva dinámica? 

En el anterior diseño de latas, la curva dinámica (uno de los recursos gráficos de Coca-Cola) tenía una gran importancia, separando el color de la variedad. Pero ahora ya no está presente en las latas… ¿o sí? Si nos ponemos a investigar, encontramos que sigue presente en cada una de ellas:

Además de un guiño gracioso para los frikis que nos fijamos en los últimos detalles de las latas, incluir este elemento también tiene una finalidad legal, al igual que incluir el logo de Coke a pesar de que no se use desde hace años.

Por cierto, que hablando de logos que ya no se usan, el de Zero tampoco anda muy lejos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *