Aunque ya vimos en un artículo anterior que lo de que Coca-Cola nunca ha cambiado de logo es una leyenda urbana, lo cierto es que el logo y demás atributos visuales de la marca de refrescos han permanecido invariables durante muchas décadas, construyendo una marca muy general e icónica. No sucede lo mismo con Fanta, su hermana menor y que siempre ha ido dejándose llevar más por las modas, especialmente las asociadas a los más jóvenes.

Un refresco de suero de leche en la II Guerra Mundial

Los orígenes de Fanta son bastante curiosos: durante la II Guerra Mundial, las fábricas de Coca-Cola en Alemania no podían recibir el concentrado de cola para embotellar el refresco, de modo que para no tener la fábrica parada diseñaron una bebida de extractos naturales, uno de cuyos principales ingredientes era el suero de leche. Durante esta etapa no era extraño que el sabor cambiase cada cierto tiempo, dependiendo de los ingredientes que hubiera disponibles.

El origen del nombre no está claro: unos dicen que al hacer un brainstorming, un ejecutivo de la embotelladora pidió a los demás que usaran su “fantasía”. Otros dicen que proviene del sabor “fantástico” de la bebida. En todo caso, parece que Fanta se quedó como nombre por su sonoridad en todos los idiomas.

Sin embargo, aquella Fanta se retiró del mercado cuando acabó la guerra y se pudo volver a fabricar Coca-Cola.

La resurrección, en Italia

Una década después, en 1955, el embotellador de Coca-Cola en Italia tuvo la idea de crear un nuevo refresco de naranja. A Coca-Cola le gustó la idea y le ofreció la vieja marca Fanta, que tenían reservada desde el experimento alemán.

Aquí es donde nace la Fanta que todos conocemos hoy en día, como un refresco con gas de frutas. De Italia pasó a extenderse por Europa en los 60 (a España llegó en 1961) y alcanzando los Estados Unidos en 1969.

evolucion-logo-fanta

Una imagen según la moda del momento

Como decíamos al inicio, Fanta se ha adaptado visualmente a las modas del momento mucho más que Coca-Cola. Así, tras una primera etapa azul, en los años 70 adoptó el logo cuyos rasgos visuales aún mantiene hoy, con la palabra Fanta en azul y detalles naranjas.

En los 80 y primeros 90 el logo era más contundente, aunque ya suavizado con las minúsculas. En la segunda mitad de los 90, el logo se hace mucho más “radical”, en línea con la estética juvenil de la época.

Más tarde, sus formas se redondean, adoptando un estilo que casi nos remite a la época hippie. Y la próxima imagen de Fanta, que ya se ha adoptado en algunos países europeos, deja atrás lo redondo y presenta un acabado más contundente y urbano, con un punto irónico:

fanta_nueva-imagen_logo

Más información: Coca-Cola Journey

Ahora que ya conoces el origen de Fanta, no te pierdas este artículo que explica el origen del nombre de otros refrescos: Coca-Cola, Pepsi, TriNa…