Todos sabemos que a la marca Banesto le queda muy poco: en pocas semanas va a desaparecer para ser sustituida por la de Santander. De hecho, ya van preparando a los clientes con grandes pegatinas con el lema «Grupo Santander» en las oficinas, como si se hubieran acordado veinte años después de comprarlo de que Banesto era suyo.

Sin embargo, se está hablando menos de otra desaparición de marca paralela: la de Banif, el banco privado del Santander. La verdad es que no pensaba dedicarle un artículo porque supongo que ninguno hemos tenido experiencia con este banco y a la mayoría de la gente ni le suena (es de ese tipo de sitios donde si ganas lo que una persona normal seguro que ni te abren la puerta). Pero por curiosidad, me he puesto a investigar en hemerotecas cómo había evolucionado su logo y la verdad es que ha tenido bastantes cambios interesantes. ¿Los repasamos?

Primera etapa: Los orígenes

Banif nació en 1962 como un banco independiente. Su nombre significa «Banco de inversiones y finanzas», aunque desde el principio la marca comercial siempre ha sido Banif. Nunca fue un banco comercial, sino que se dedicó desde el principio a gestionar el patrimonio y las inversiones de ricos.

uno

Su primera imagen corporativa trata de transmitir imagen de solidez… de una manera que, hoy en día, se ve algo cómica, con esas letras en pseudo 3D que luego estarían tan de moda en los 80.

Su aventura en solitario duró apenas 12 años: en 1974, el Banco Hispano Americano compró Banif, y ya de paso cambió su logo por otro igualmente sólido pero más serio y sencillo:

dos

Segunda etapa: en la arquitectura de marcas de su dueño

A principios de los 80, el Banco Hispano Americano cambiaba de logo y adoptaba un símbolo de un sol, que extendió también a su filial. De esta forma Banif quedaba totalmente ligado gráficamente a su dueño, tanto en el símbolo como en la tipografía del logo. Años después, ampliaba su nombre y pasaba a denominarse Banco Banif de Gestión Privada:

tres

cuatro

Cuando el Banco Hispano Americano se fusionó con el Banco Central en 1991, Banif volvió a cambiar de logo, en una nueva tipografía más contemporánea, y coronada con el nuevo símbolo del Central Hispano:

cinco

Tercera etapa: Una marca premium

Sin embargo, a mediados de los 90 se optó por darle un aire más premium, distinguido y apartado de la imagen corporativa de su dueño. De esta manera se creó un símbolo con aires clásicos y el nombre se resumió en Banco Banif, Banqueros Personales:

seis

Cuando el Central Hispano (ahora denominado BCH) y el Santander acuerdan fusionarse, también se unen sus marcas secundarias: Banif y el Banco Santander de Negocios, creando la marca BSN & Banif, que no duró demasiado tiempo en el mercado. Esta identidad mantiene el aire distinguido y premium a través de una gran pastilla de color dorado:

siete

El último cambio que sufrió Banif fue en 2002, cuando recuperó su nombre tradicional y se le incorporó el símbolo del grupo Santander, la llama, pero en color dorado. Una manera muy sencilla de indicar el grupo al que pertenece y el target al que se dirige. De todos los que ha tenido, este es mi favorito (y no soy un gran fan de la imagen del Santander), porque es reposado y no necesita más para transmitir lo que es:

ocho

El próximo cambio que sufrirá Banif se dará en este mes de mayo de 2013, cuando su marca desaparecerá definitivamente para ser sustituida por la de Santander, que lleva años queriendo ser la única marca del grupo, sustituyendo a todas las anteriores.

Imágenes vía | Hemeroteca ABC, Hemeroteca La Vanguardia, OEPM, Banif, Banco Santander