VIPS sin tienda

A lo largo de este mes de febrero desaparecerán definitivamente las pocas tiendas VIPS que quedaban. Para los que no lo conozcáis, VIPS es una cadena de locales fundada a finales de los 60 muy popular en Madrid, que combina un restaurante-cafetería abierto a cualquier hora del día con una tienda en la que se pueden encontrar desde juguetes hasta electrónica, pasando por prensa y revistas y una gran colección de libros (los bestseller de turno y sobre todo, muchos libros de diseño, fotografía y arquitectura que solo se podían encontrar ahí y en tiendas especializadas). Antiguamente, debido a su amplio horario (llegan a cerrar a las 2 de la mañana) podías incluso irte a casa leyendo en el búho la primera edición del periódico del día siguiente.

Sin embargo, en los últimos años VIPS fue abandonando las tiendas. Muchas reformas de sus locales iban acompañadas de ampliación del espacio del restaurante o la incorporación de otra de las marcas que maneja el grupo en el espacio que había sido de la tienda. Y es que las cifras son frías: el metro cuadrado de tienda es menos rentable que el de restauración, afirman sus responsables, en una época en la que muchas de estas compras están desapareciendo (periódicos y revistas) o pasando a internet (libros, películas, regalos).

Supongo que sus responsables serán los más interesados en que esta decisión tenga sentido y habrán hecho todos sus cálculos, pero no dejo de preguntarme cómo afectará esto a la marca de VIPS. Las tiendas hacían que fuese un lugar diferente. Un lugar donde entrar, pasarse un rato, curiosear. Sin esa curiosa y única combinación de tienda y cafetería, VIPS son unos restaurantes mediocres con atención lenta y horario muy amplio. Un sitio en el que ya no entras a pasar un rato y curiosear. Si pasas ya tiene que ser a que te asignen una mesa y consumir.

Creo que las tiendas aportaban a la marca de VIPS un plus de personalidad. Quizás estos años en los que las tiendas han ido desapareciendo paulatinamente no se ha notado mucho, pero dentro de un tiempo, cuando ya no existan y poco a poco vayamos cambiando el concepto de VIPS en nuestra mente del cajón de “lugares en los que estar” a “lugares a los que ir” llegará el auténtico veredicto. Quizás las tiendas aportaban algo más que su facturación.

Una respuesta a “VIPS sin tienda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *