Siempre he dicho que los medios son mucho más que empresas. Sus marcas forman parte de nuestra vida de una manera más intensa que cualquier otra. Definen nuestra personalidad e incluso nuestra ideología. Y muchas saben que en ocasiones su marca vale más que cualquier otro activo de la empresa.

Por eso hoy traemos el caso de dos revistas que, años después de dejar de publicarse, siguen utilizando activamente su marca: National Lampoon y Life.

National Lampooon

Esta revista satírica nació en los años 70 como producto de la revista universitaria Harvard Lampoon, dirigida a un público joven de las fraternidades universitarias: tetas y humor grueso eran los protagonistas de sus portadas.

Su época dorada fueron los años 70 y 80. Las ventas iban viento en popa, y se publicaban libros, recopilatorios, discos e incluso una serie de películas, entre ellas la famosa National Lampoon’s Vacation, basada en algunos textos publicados en la revista.

Sin embargo, a finales de los 80 la calidad y las ventas declinaron. En 1990 la marca se vendió a J2, una empresa que no tenía mucho interés en publicar la revista: por contrato debía editar como mínimo una al año. En 1991 se publicaron nueve revistas, en el 92 apenas dos, en 1993 se publicó solo una, cinco en 1994, tres en 1995 y una cada año hasta 1998 (aquí puedes ver sus portadas).

El interés de J2 estaba más centrado en licenciar la marca como título para películas de humor zafio. En 2002 la marca pasó a una empresa llamada National Lampoon Inc, que mantiene su política de licencias mientras edita una web de humor.

Las cinco vidas de ‘Life’

Una de las revistas más míticas de Estados Unidos, Life, comenzó a publicarse en 1883 como revista de actualidad y humor. En 1936 el dueño de la revista Time la compró, aunque aparentemente interesado solo en el nombre, comenzando una alianza entre ambas revistas que duraría hasta la actualidad.

Portada de la anterior revista Life, que Time compró solo por su marca

En esta segunda etapa, Life se especializó como semanario de periodismo gráfico. Sus coberturas de grandes eventos le proporcionaron un archivo fotográfico envidiable de los principales acontecimientos del siglo XX. Sin embargo, tras una paulatina caída de las ventas, dejó de editarse en diciembre de 1972.

Portada de la época más clásica de Life

Su tercera vida empieza en 1978, esta vez como mensual, hasta que en 2000 Time anunció que cesaría la publicación regular de la revista. Poéticamente, su último número recogía una historia del primero: en 1936 se había dedicado un reportaje a un bebé llamado George Story con el título Life Begins (La vida empieza), y en 2000 volvieron a localizarle para narrar cómo había sido su vida: A Life ends.

Portada de Life durante su etapa como dominical

Sin embargo, Life resucitó para una cuarta vida en 2004  como suplemento dominical de una serie de periódicos de Washington, Nueva York y Los Angeles, entre otros. En esta ocasión, iba con el subtítulo America’s Weekend Magazine. Sin embargo, esta etapa terminó en 2007.

Desde entonces, Life se mantiene en una pseudo quinta reencarnación como marca en redes sociales y en un proyecto de digitalización de fotos con Google. Sin embargo, no tiene ni siquiera web independiente: Life.com redirige al canal de imágenes históricas de la revista Time.