Casa Tarradellas, transportándonos a la masía de la abuela pizzera

Si el otro día hablábamos de cómo Central Lechera Asturiana había convertido los verdes prados de Asturias en su imagen de marca, hoy veremos un caso parecido: el de Casa Tarradellas.

Casa Tarradellas es una marca que comercializa diferentes productos de alimentación, siendo especialmente famosos su espetec y sus pizzas precocinadas. Lo curioso es cómo han logrado crear, a lo largo de los años, una imagen que nada tiene que ver con lo que cualquiera de nosotros pensaríamos de una marca de precocinados.

Y lo han hecho negando la mayor en todos los frentes. Si la comida precocinada carga con el prejuicio de ser poco sana y natural, mostramos una idílica masía catalana rodeada de naturaleza donde se cocina con ingredientes naturales y todo el cuidado del mundo. Si las pizzas parecen un producto para jóvenes y solteros que apenas saben cocinar, hacemos que quien meta esas pizzas en el horno de piedra sea una entrañable abuelita que sólo quiere lo mejor para su familia. Y si asociamos este tipo de comidas con comer rápido y mal a solas, en los anuncios vemos siempre familias completas disfrutándolas sin prisas durante su estancia en la paradisiaca masía.

Casa Tarradellas jamás nos mostrará en un anuncio sus fábricas, como hacían aquellos interminables anuncios de El Pozo de hace unos años. Todos sabemos que sus pizzas han sido manufacturadas en serie. Pero la imagen de la empresa quiere que al comerlas recordemos a la abuela colocando cuidadosamente los ingredientes en la mesa de madera de la masía catalana donde siempre es verano.

El secreto de Casa Tarradellas no es sólo haber arriesgado (y ganado) en todos estos aspectos, sino haber mantenido, al igual que Central Lechera Asturiana, una línea visual muy consistente a lo largo de los años. Tanto, que su música, su fotografía y sus argumentos hacen inmediatamente reconocibles los anuncios de esta marca.

Actualmente está difundiéndose su última campaña, que ha sido pensada para transmitirse también por internet. Por eso, además del clásico spot para televisión, cuenta con una versión más larga para Youtube. Un auténtico microcorto con todo el ambiente de la Casa Tarradellas, una fotografía muy evocadora y un argumento que nos recuerda en algo a Abuela de Verano:

« »

© 2018 Marca por hombro. Tema de Anders Norén.