Análisis, Evolución de logos

Un repaso a la identidad visual del PSOE

El día 2 de mayo de 1879 Pablo Iglesias (que se ve que es un nombre muy de fundar partidos) fundaba el Partido Socialista Obrero Español  en la clandestinidad, y a lo largo de los más de 130 años de historia muchos han sido sus  avatares. En este artículo vamos a hacer un repaso de su identidad visual a lo largo de los años, ya que, aunque lo relacionamos con el puño y la rosa, en realidad este logo solo ha representado al partido desde la transición.

Los inicios

Al fundarse en el siglo XIX el naming no era tan importante en sus inicios. De hecho, “socialista obrero” (en minúsculas en su acta fundacional) parece más bien un descriptor del carácter del partido, al que en la revista oficial El Socialista se referían a veces simplemente como el “Partido Obrero”:

Captura de pantalla 2015-05-02 a las 10.37.38

La pluma y el yunque, el primer símbolo

Al parecer, no es hasta los años 20 cuando el partido empieza a utilizar un símbolo. ¿El puño y la rosa? No, aún queda mucho para eso. Se trata de la pluma y el yunque, que representa la unión de trabajo físico e intelectual.

pluma

Este fue el símbolo que el partido mantendría cinco décadas, obviamente de forma ilegal durante la dictadura. En 1976 el PSOE es legalizado y pasa a ser una fuerza política más dentro del tablero de la transición. En diciembre de 1976, en su primer congreso “legal” tras la dictadura, aún se utiliza el símbolo de la pluma y el yunque. Sin embargo, no llegarán a presentarse a unas elecciones con él:

Captura de pantalla 2015-05-02 a las 10.51.19

Años 70: llega el puño y la rosa

En 1977 empieza a verse un nuevo logotipo. A imitación de otros partidos socialistas europeos, en especial el francés, se opta por un puño agarrando una rosa, solo que en el caso español se opta por la mano izquierda en vez de la derecha. Según explica el libro “Diccionario de la izquierda” de Alfonso Guerra, el puño y la rosa representan representa la unión de la fuerza del puño -del trabajo, de los trabajadores- con la sensibilidad de la rosa -la cultura, el pensamiento, la belleza”. Es decir, más o menos el mismo concepto que la pluma y el yunque.

Aún sin ser oficialmente la imagen del partido, en una revista de El Socialista de 1977 encontramos un símbolo que se parece bastante al que después se implantó. ¿De dónde saldría? ¿sería un boceto? ¿un briefing? ¿una primera versión que no gustó? Nunca más se supo:

Captura de pantalla 2015-05-02 a las 10.44.21

Pero el que se utilizó en las primeras elecciones tras la dictadura, celebradas en 1977, fue uno más pulido e incónico, con las siglas del partido en Helvética, del gran José María Cruz Novillo. De hecho, el que tras algún cambio en la línea gráfica del partido, siguen manteniendo:

Logo_PSOE_1976

La ‘alcachofa’ que no fue

En 1999, el diseñador Rafa Celda (creador también del logo de Equo, el partido sin un único color corporativo) creó una nueva identidad que a mí me encanta pero por lo visto soy el único que lo ve así. Se trata del conocido como logo de la alcachofa, en el que desaparece todo elemento salvo los pétalos de la rosa.

alcachofa

El gran rebranding

Descartado este logo, el PSOE continuó usando el ya tradicional de Cruz Novillo hasta que en 2001, tras una renovación interna, el partido estrena nueva línea gráfica en la que el logo del partido se compone de dos cuadrados rojos, “en consonancia con el proceso que están llevando a cabo el resto de los partidos socialistas y socialdemócratas europeos”, como el Partido Laborista británico o el alemán SPD.

logo-psoe

Según defendía el partido, “la fuerza del cuadrado rojo reside en su simplicidad y su capacidad de contener información y aislarla del entorno gráfico, haciendo que éste sea el elemento idóneo para crear una nueva identidad para el PSOE”. La tipografía corporativa para textos pasaba a ser Interstate, inspirada en el alfabeto utilizado en las autopistas estadounidenses.

Captura de pantalla 2015-05-02 a las 11.08.26

Debo reconocer que esta línea gráfica, en la que primaba el blanco y el rojo con fotografías luminosas y positivas, es una de mis favoritas. Creo que aún no ha pasado de moda y que supone un nuevo impulso al tradicional símbolo del puño y la rosa, además de facilitar la construcción de una arquitectura de marca ordenada y clara.

En los últimos años la identidad ha sufrido algunas variaciones, tanto en cambio de tipografías como en el cartel de Rubalcaba de 2011, en el que se apostaba todo al candidato y por primera vez desde 1977 no aparecía el símbolo.

El horror

Conectamos_01

Tras el Congreso de 2013, el partido estrenó una horripilante imagen que nunca me quedó claro si trataba de sustituir o complementar al logo del partido. Se trata de la palabra Socialistas escrita a mano, en la que la t forma una rosa. Me da la impresión de que los propios afiliados tampoco tenían claro si era un logo de campaña o era la nueva imagen del partido, porque lo llegué a ver en pancartas, en carteles, a veces junto al del PSOE de los cuadrados rojos, a veces en su lugar. Se crearon versiones para las agrupaciones locales… un lío.

Nuevos aires

El logo Socialistas pasó a la historia tan rápido como vino, y en 2015, tras la elección de Pedro Sánchez como secretario general, se optó por darle un aire nuevo a la marca con una nueva línea gráfica. El blanco, negro y gris tiene más importancia que nunca. Se combinan diferentes tipografías serif y sans serif que, la verdad, hacen un efecto muy limpio y agradable.

Captura de pantalla 2015-05-02 a las 11.27.11

Durante un tiempo, se estuvo utilizando la wordmark (con una pequeña línea encima) como único logo del partido, pero finalmente en 2016 el puño y la rosa volvieron:

Entre imágenes provisionales, históricas y descartadas, el PSOE ha tenido 8 logos a lo largo de su historia. ¿Cuál será su futuro?

Artículo elaborado con información de la hemeroteca de El Socialista, Fundación Pablo Iglesias y la UOC.

8 Comentarios

  1. Como curiosidad, la corriente interna del PSC “Esquerra socialista” usa el yunque y la pluma como logotipo ya que defienden volver a las esencias del partido: http://esquerrasocialistadecatalunya.com

    Por cierto, ya que hablo del PSC me he dado cuenta de que vuelven a utilizar el puño y la rosa del PSOE  después de muchos años en que había desaparecido de la imagen del partido.

  2. Muy buen artículo, Fernando, pero me queda una duda. ¿A qué atribuyes la línea horizontal superior que han situado encima de media O y de la E? Parece un acento y no termina de convercerme, por eso quiero saber si tiene algún sentido o sólo es un elemento decorativo adicional. En ese caso, creo que hubiera sido más efectivo y coherente con la nueva línea gráfica subrayar el nombre PSOE, ¿no te parece?
    Gracias.

  3. A mí también me gustó siempre el logo de la “alcachofa” que, de hecho, me pareció mucho más rompedor y llamativo que la versión de los dos cuadrados.

    La actual imagen me gusta, da un aire de partido consolidado y de centro (frente a las nuevas formaciones), usando colores, tipografías y formas elegantes. Me ha sorprendido ver que incluso el PSOE de Andalucía (que suele ir bastante por libre) lo está adoptando para la cercana campaña de las Municipales, así que parece que viene para quedarse. O no, que con el PSOE, nunca se sabe.

  4. El mejor diseño es el de Cruz Novillo, como suele pasar con todos los suyos que han intentado actualizar (que a ver qué necesidad) aunque lo de los dos cuadrados a mí me gustaba bastante. El de “Socialistas” era un churro.

  5. fm

    Hay que recordar que en 1977 se presentaron PSOE y el “PSOE Historico” como dos partidos distintos. Este último utilizaba el yunque el libro y la pluma. El primero fue reconocido por la Internacional Socialista, y el puño y la rosa son los simbolos de esta.

  6. Fernando, buenos días.

    Le damos un nuevo repaso a esta entrada?

    Un saludo.

  7. Ernest

    Hola Fernando. Enhorabuena por el post. ¿Para cuándo un artículo sobre los logos de los partidos extraparlamentarios de la Transición (PTE, ORT, ID, etc., etc.)? Saludos!

Leave a Reply

Tema creado por Anders Norén