9 técnicas de naming que huelen a naftalina (y una que ya cansa)

Al igual que con los logos, los colores y las tipografías con el naming también hay modas que vienen y van. Y algunas pegan tan fuerte que marcan a toda una generación de marcas, y aún hoy en día podemos saber cuándo se formó una empresa por su nombre.

Los que unen los nombres de los fundadores

Si ves un nombre como Emyfa, Peycar o cualquiera de dos sílabas con una “y” en medio, puedes apostar un pie a que se trata de la unión de los nombres de pila de los fundadores. Nombres que en su día podían parecer modernos pero que hoy nos recuerdan a una época de Carmen Sevilla y Gracita Morales en el cine.

Las siglas acabadas en SA

Si en España una marca finaliza su nombre por “sa” es casi seguro que sea una contracción de otras palabras con el consabido “Sociedad Anónima” al final. ¿El ejemplo más famoso? Endesa: Empresa Nacional de Electricidad, S.A.

Los nombres que acaban en 2000 o 3000

Hubo una época en los 70 y 80 en la que debían pensar que el año 2000 no llegaría nunca, y les parecía muy futurista añadir el sufijo 2000 a cualquier nombre. Tal vez no se daban cuenta de que apenas quedaban 20 años para la fecha mágica y que quedaría ridículo. Mención especial a los que tiraron de variantes como 2001, 2002 o los más previsores, con 3000.

Los sufijos o raíces latinas

Especialmente a finales de los 90 y principios de los 2000 hubo una auténtica fiebre por ponerle a los servicios o productos nombres que sonaran al mundo griego o romano. Los acabados en -alia (que hacen referencia a colectivo) llegaron a ser multitud: Navegalia, Localia, Animalia, Juvenalia… pero también podemos mencionar -eris o -irium.

Eurocosas

La entrada de España en la UE trajo un aluvión de marcas que empezaban por euro-, algo que se vio potenciado con la llegada del euro. Si bien tienen sentido algunas como “Eurocalculadora” (calculadora para euros), no entiendo que los taxis para sillas de ruedas se llamen “eurotaxis”, “euroalfombras”, “euroarmarios”…

El sufijo -manía

Muy de los 90. Programas de tele y radio, revistas, páginas web… todos se llamaban algomanía: Basketmanía, Futbolmanía, Pequemanía…

Vamos de modernos: .com, @

Otra moda que también surgió con la popularización de internet a finales de los 90. Incluso marcas que no tenían nada que ver con la red empezaban a añadir arrobas a su nombre sustituyendo a las aes, o ponían un .com al final de su nombre simplemente para quedar bien, incluso aunque no tuvieran ese dominio registrado (ni intención de tener web). Recuerdo un grupo musical que se llamaba Latin.com (sin ser propietarios del dominio) e incluso una tienda de ropa en mi barrio que se llamaba Moda.com.

Las iCosas

Otra plaga relacionada con la tecnología son los nombres con el prefijo i. Desde que Steve Jobs decidió que el nuevo producto de Apple tras su retorno a la compañía se llamaría iMac, casi todas las empresas han querido subirse al carro de no tener imaginación o querer contagiarse de un poco de la gloria de la manzana, lanzando todo tipo de iCosas.

El lenguaje SMS

Esta pasó a finales de los 90, con la popularización de los SMS y el ahorro de letras. Surgieron cientos de marcas que iban de modernas con nombres como “DivierTT”, “Controla-T”…

Actualidad: ¿hashtags y @usuarios?

Creo que la plaga actual son los #hashtags o los @usuarios con la arroba de Twitter. Una auténtica plaga que empezó siendo una buena idea, pero que actualmente está por todas partes. Eventos, personas, reuniones, plataformas, asociaciones… muchas han comenzado a tener su propio hashtag o incluso a añadir el símbolo # a su propio nombre. El cuadradillo nos invade, y como todas las modas, algún día miraremos atrás y nos parecerá horrible. Parémoslo.

Bonus track: Los naming regionales

En Madrid no hay mucha tradición de nombres madrileños, pero sí he visto algunas características en otras comunidades. Por ejemplo, marcas asturianas que empiezan por Astur- (se me quedó grabada “Asturarmarios”) o canarias que meten el número 7 como pueden. ¿Y en tu región, hay alguna moda de naming?

« »

© 2018 Marca por hombro. Tema de Anders Norén.