Google por fin tiene símbolo

Hace unas horas Google ha estrenado nuevo logo, y ya prácticamente todo el mundo ha debido dar ya su opinión. En Marca por hombro no solemos tratar rebrandings de actualidad porque nos enfocamos más en curiosidades e historias de marcas, pero en este caso hay un detalle que me parece interesante comentar: con este nuevo diseño, Google por fin tiene un icono decente que utilizar en determinados entornos. Una versión compacta.

Para alguien no demasiado observador poco ha cambiado, en realidad. El nuevo logo de Google mantiene los colores del anterior, aunque el rojo, verde y amarillo han cambiado su tono para que no se peguen al aparecer juntos. La tipografía es nueva, eso sí, supongo que por influencia de su nueva matriz Alphabet. Pero lo más importante está fuera de la wordmark.

Captura de pantalla 2015-09-01 a las 21.22.20

Se incorporan dos nuevos elementos de marca. Por un lado, los puntos de colores, que se utilizarán como recurso gráfico para mostrar las interacciones que hacemos con los productos de Google (escuchar, reproducir, hablar, procesar…). Por otro lado, la nueva G, que está diseñada por primera vez en la historia de Google a propósito para ser un símbolo que funcione solo, una versión compacta del logo.

Y es que el logo de Google se habrá convertido en un sinónimo de internet, pero no era precisamente muy flexible. En una tipografía muy fina que le impedía funcionar bien a pequeño tamaño, con una sombra horrible que fue puliéndose, y totalmente horizontal, lo que en determinadas aplicaciones (como los avatares de redes sociales) hacía que hubiese que recurrir a inventos.

A lo largo de los años, Google ha utilizado diferentes soluciones gráficas para su versión compacta, pero la verdad es que ninguna terminaba de encajar bien. Desde la G mayúscula, que no poseía la fuerza suficiente, a una variopinta colección de intentos de encajar el espíritu de la marca: ¿con colores? ¿en azul?

Googlelogo

La verdad es que nunca terminé de entender que se eligiese como símbolo una G minúscula, precisamente la única letra del logo que está en mayúsculas. En mi opinión, esto facilitaba la relación con la marca completa.

Google necesitaba diseñar un nuevo logo (y no solo hacer pequeños retoques al anterior) para un contexto que es muy diferente al de 1999, cuando estrenaron el anterior. Parecía mentira que una empresa digital como Google no tuviese una versión compacta de la marca, moviéndose en unos entornos en los que tiene que estar presente de manera reconocible incluso en espacios muy pequeños: avatares de redes sociales, iconos de apps móvil, símbolos dentro de interfaces… confío en que la nueva G hará este papel perfectamente.

nuebvaG

Crear un símbolo a partir de un logotipo no consiste necesariamente en extraer quirúrgicamente una parte y usarla aislada, sino de crear un elemento icónico que nos remita a ella. No es un trozo del logo, es una versión compacta que se expresa perfectamente por sí misma, y la G de colores es un buen ejemplo de ello.

Por cierto, y como no me sale un artículo si no enseño alguna curiosidad, a través de Diego llego a este post del equipo de diseño de Google en el que cuentan el proceso de diseño y nos muestran en una foto algunas posibilidades descartadas. ¡Y seguían insistiendo con la g minúscula en azul!

descartados

¿Te ha gustado este artículo?

Nuevo post sobre lo de Google

Geplaatst door Marca por hombro op Dinsdag 1 september 2015

6 respuestas a «Google por fin tiene símbolo»

  1. Sirva como anédota: el favicon de la G (Favicon es el icono que muestra en las pestañas del navegador para reconocer a una página web) está envuelta en un circulo.

  2. Sí, en ocasiones veo circunferencias… Tendré que mirármelo.
    La «g» (curioso paralelismo con una de la últimas novelas de Patricia Highsmith) aparecía sobre todo en el widget (o aplicación) que dejabas instalada en el navegador. Su presencia la hacía sentir, pero modesta, chiquitina. De hecho, en la foto que cuelgas al final aparece en el nuevo estilo (me gusta más que !a mayúscula), y mucho color, ea, mucho gloss como diría mcnamara…
    Sé que hay un abismo entre serif y Sans serif, pero tras un siglo de bombardeo cultural con las palo seco ya nos debería resbalar todo. Sospecho una lejana asimilación geométrica y cromatica a la Bauhaus y muy en particular a la Futura original de Renner , soy muy fan suyo, aunque admito que parrafadas con Futura no son aptas para ojos castos, acabas medio gagá.

Los comentarios están cerrados.