Lacasitos, Huesitos y Phoskitos, ¿de dónde vienen estos nombrecitos?

¿Qué tienen en común los Lacasitos, los Huesitos y los Phoskitos? Podríamos decir que los tres son productos hechos a base de chocolate, de origen español y que están buenísimos. Pero desde el punto de vista del branding además adivinamos un tipo de construcción del naming muy similar, derivándolo de una marca madre, en algunos casos ya desaparecida.

Lacasitos

Empezamos por el caso más evidente. Los Lacasitos fueron la respuesta de la chocolatera española Lacasa a los M&Ms, creando sus propias píldoras de chocolate recubiertas de azúcar de colores. El nombre parece obvio (aunque reconozco que yo tuve que fijarme): Lacasa – Lacasitos, hay quien dice que llamados así porque son el producto más pequeño que fabrican. A día de hoy siguen siendo producidos por Chocolates Lacasa, una empresa fundada a mediados del siglo XIX por Antonio Lacasa. Quizás si su apellido hubiera sido otro hoy estaríamos hablando de los Gomezitos o los Martinezitos.

huesitos-original-milka_l1

Huesitos

Esta chocolatina no recibe su nombre porque parezca un hueso (porque la verdad es que no lo parece). Al igual que en el caso anterior, se trata de un diminutivo de su creador: la compañía española Chocolates Hueso, que lo lanzó en 1975. Sin embargo, en este caso la empresa fue vendida a finales de los 80, y la marca la gestiona Mondelez, que la ha respaldado con su marca de chocolates Milka. Y la historia no acaba aquí, porque Huesitos se ha vendido a otra empresa: Chocolates Valor, de modo que es posible que dentro de poco añada su logo a los envases.

phoscao

Phoskitos

El pastelito de mi infancia, Phoskitos, también encaja en esta categoría, pero nunca fui capaz de averiguar si era un nombre de fantasía o de verdad era el diminutivo de algo… hasta que conocí la historia de Phoscao, un cacao en polvo que data de principios del siglo XX y que anteriormente se había llamado Phospho-Cacao. Durante décadas compitió contra Cola Cao, hasta que finalmente en los años 60 Nutrexpa lo compró. La marca desaparecería poco después, en favor del ya famosísimo Cola Cao.

Lo curioso es que, una vez que Phoscao era ya propiedad de Nutrexpa, compraron una fábrica de galletas con intención de introducirse en el mundo de la pastelería industrial, y comenzaron la producción de un nuevo pastelito al que llamaron… Phoskitos. No entiendo que Nutrexpa utilizara una marca que había comprado y mantenía como secundaria (hasta que la eliminaron) para dar nombre a un nuevo producto, que sobrevivió a su madre, por cierto. Aún hoy se venden Phoskitos, aunque por supuesto, ninguna referencia al antiquísimo Phoscao.

« »

© 2019 Marca por hombro. Tema de Anders Norén.