¿Está planeando el Sabadell unificar todas sus marcas?

Desde principios de los años 2000, el banco Sabadell ha seguido una curiosa estrategia. Basaba su crecimiento por el país en la compra de diferentes bancos y conservaba de alguna manera su nombre en las zonas en las que tenía mayor presencia. Por ejemplo, compró el Banco Herrero y aunque modificó su logo (haciéndolo muy similar al del Sabadell, pero con los colores rojo y negro) usó esta marca en todas sus oficinas de Asturias y León. Por otra parte, su marca principal para la mayoría del país es SabadellAtlántico, precisamente creada tras la compra del Banco Atlántico. En todos los casos, los logos de estas redes bancarias adoptaban la arquitectura de marca del Banco Sabadell, con una estupenda identidad visual diseñada por Mario Eskenazi, que supo crear un símbolo sencillo, fácil de reconocer y que podía congregar toda una familia de marcas.

Imagen: Saúl Castillo
Imagen: Saúl Castillo

Un pequeño inciso: aunque en este caso las empresas suelen decir que «conservan la marca», yo prefiero hablar de que conservan el nombre (o el logo, dependiendo del caso). Una marca debe tener una propuesta de valor propia, algo que la diferencie de las demás, y desde que son compradas por el Sabadell, la CAM, el Guipuzcoano y demás bancos no tiene nada diferente: simplemente son oficinas del Sabadell con un rótulo ligeramente distinto.

Todo se vuelve más azul

Sin embargo, en los últimos tiempos han comenzado a cambiar algunas cosas. Por un lado, sus campañas de publicidad y material promocional han comenzado a mencionar solo la marca Sabadell: de hecho, su web ya no muestra otra. Paralelamente, ha ido modificando los logos de sus redes comerciales para añadir la palabra Sabadell y el color azul característico del grupo. Así, Solbank (antes rosa) y BancoHerrero (negro y rojo) han pasado a ser SabadellSolbank y SabadellHerrero, ambas en azul. La inmobiliaria Solvia no ha cambiado de nombre, pero sí ha adoptado la tipografía y color de sus hermanos. Incluso una filial que siempre ha ido aparte como es el BancoUrquijo, dedicado a la banca privada, ahora es SabadellUrquijo, eso sí, manteniendo su color verde.

sabadell compra

También ha seguido comprando bancos y cajas, que se han incorporado a esta nueva manera de crear logos que ha desarrollado: la CAM pasó a ser SabadellCAM y el Banco Guipuzcoano, SabadellGuipuzcoano. Falta por ver qué hará con sus dos últimas adquisiciones, Banco Gallego y Caixa Penedès. En el primer caso no descartaría un SabadellGallego, pero en el segundo creo que directamente se van a cargar la marca, que ya ha sufrido muchos vaivenes con su integración y posterior pseudo-salida del grupo BMN.

Por lo tanto, me atrevo a hacer la apuesta de que en unos pocos años, veremos como todas los logos del banco Sabadell (SabadellAtlántico, SabadellCAM, SabadellHerrero, SabadellGuipuzcoano…) pasarán a ser simplemente Sabadell en toda España, con su color azul. Con la excepción de SabadellUrquijo, aunque no descartaría que en este caso pasara a ser Sabadell Banca Privada. ¿Acertaré? ¿qué opináis vosotros?

Actualización: Efectivamente, como comentaba en el post, ahora Banco Gallego es SabadellGallego (solo en Galicia, en el resto de comunidades sus oficinas han pasado a la marca local de Sabadell), mientras que Caixa Penedès ha desaparecido como marca: sus oficinas de Aragón y Cataluña, las vendidas a Sabadell, han pasado a ser SabadellAtlántico, y las del resto de España simplemente BMN.

Captura de pantalla 2014-03-23 a la(s) 15.37.51

Infografía: Nuevas marcas de las cajas de ahorros

En 2008 había más de 40 cajas de ahorros que en la actualidad, reconvertidas en bancos, han quedado reducidas a menos de 15. El proceso de reordenación del sector hizo que muchas se agrupasen, creando marcas nuevas (o fusionando ambas como en Caja España-Duero) y respetando o no las anteriores.

En todo caso, podemos decir que las marcas de las mayoría de antiguas cajas han pasado a ser simplemente logos. Por ejemplo, en el caso de las cajas que formaban Banca Cívica (CAN, Cajasol, Caja Canarias, Caja Guadalajara y Caja de Burgos) que fueron adquiridas por La Caixa, se publicó una nota de prensa diciendo que su nuevo dueño mantenía las marcas en sus comunidades de origen como una muestra de su compromiso con la sociedad, las personas, los trabajadores y no sé qué más. Pero sin una propuesta que las diferencie, sin un posicionamiento que ofrezca algo diferente, simplemente son oficinas de La Caixa con un logo ligeramente diferente en la puerta. Y me apuesto algo a que en dos o tres años habrán desaparecido. Ya no son marcas, son logos.

Para aclararnos un poco sobre qué ha pasado con las cajas de ahorros (y como es la nueva imagen de los grupos resultantes), he hecho este árbol genealógico con las cajas afectadas, según datos de CECA. No es un mapa de adquisiciones y fusiones (aunque suele coincidir), sino simplemente de evolución de marcas comerciales:

infografiacajas

Tengo pendiente, como me sugirió un comentarista, hacer uno en profundidad sobre los bancos en España en las últimas décadas, pero me temo que eso es más complicado. Cualquier ayuda será bien recibida 🙂

Bancos que piden perdón

Si hay unas marcas desgastadas con la crisis, esas son (aparte de las de PP y PSOE) las de los bancos. Muchos ciudadanos miran hacia ellos como culpables de la crisis y de los recortes sociales que estamos sufriendo para poder rescatar con miles de millones de euros su negocio. Las estafas a clientes con las preferentes, los embargos que acaban en suicidios y las jubilaciones millonarias de directivos no ayudan precisamente. Y son cosas que no se pueden cambiar con una campaña de publicidad o un rebranding.

Una cosa curiosa que hemos visto últimamente son bancos pidiendo disculpas. De diferentes maneras, pero disculpas al fin y al cabo. Parece que por fin han comprendido que para generar confianza no vale con incluir esta palabra en el tagline o repetirla mucho en los folletos: hay que hacer que puedan confiar en ti.

Bankia: empecemos por los principios

Empezamos por el más reciente. Bankia, el mayor banco quebrado en la historia de España, compuesto por siete cajas de ahorros unidas por criterios parece ser que más políticos que técnicos. Para mantener Bankia en pie han hecho falta 17.000 millones de euros de dinero público, mientras las administraciones recortaban en educación, sanidad y otras.

Bankia, una marca que muchos consideran agotada definitivamente, ha emprendido una huída hacia adelante. Ha decidido eliminar las marcas de las cajas que la crearon y ha comenzado una campaña de publicidad para explicar que empiezan una nueva etapa. Lo llamativo es que en ella se hace referencia explícita a los errores cometidos y a tener que haber pedido dinero prestado a los ciudadanos:

Creo que es necesario hacer este tipo de cosas para tener alguna credibilidad. Cuando se cometen errores, no basta con pedir disculpas genéricas y hacer como si nada hubiera pasado: hay que decir en qué se falló, disculparse y explicar cómo se va a evitar volver a caer en ello. Solo de esta manera construimos una marca de confianza.

Bankia nos propone volver a empezar, «pero esta vez, desde los principios». Esta es la parte que más me chirría. El vídeo habla de nuevos principios como compromiso, cercanía, profesionalidad e integridad. ¿Hasta ahora no era así? ¿qué era entonces «una nueva manera de hacer banca», una banca comprometida, afín, profesional de la que se hablaba en su vídeo de lanzamiento?

El problema de tener que afrontar un «borrón y cuenta nueva» cuando tu marca apenas tiene dos años es que la gente se da cuenta de que en su momento les mentiste, y no les estás dando ningún nuevo argumento para creerte ahora. ¿Qué son los principios? ¿en qué ha cambiado Bankia desde que recibió todas esas ayudas? ¿qué tiene de diferente Bankia respecto al resto de bancos gracias a esos principios? Habrá que darle tiempo, pero para salvar la marca no basta una campaña de publicidad. Hay que demostrar que algo ha cambiado de verdad.

CAM: Aquí nos tienes, de nuevo

La CAM ha sido el modelo de cómo no hacer las cosas. Una caja títere, con sus cuentas destrozadas por los políticos que la saqueaban para hacer realidad sus proyectos megalómanos, por sus directivos y consejeros que se aseguraron retribuciones millonarias y jubilaciones de oro y con todas sus inversiones basadas en ladrillo. Una caja con la que ni las cajas más afines políticamente quisieron fusionarse y que acabó comprando el Banco Sabadell por un euro, rebautizándola como SabadellCAM.

Lo primero que hizo Sabadell con CAM es hacerle pedir disculpas. No tan directamente como Bankia, sino a través de un spot muy del estilo de los que nos tiene acostumbrados: vídeos de realización muy cuidada, con presencia de famosos y en los que se utilizan sus declaraciones para hacer un símil con lo que nos quiere vender el banco:

http://www.youtube.com/watch?v=x5t_gWsee2U

En esta ocasión, se utilizaron ejemplos de personas reconocidas que habían tenido una época buena, habían fracasado y habían sabido sobreponerse: el actor Jorge Sanz, el deportista Pedro García Aguado y la cantante Sole Giménez. Ellos lo llamaron ejemplos de superación, y querían que fuese el espejo en el que se mirase la nueva etapa de CAM con el lema «Aquí nos tienes, de nuevo» (una variación de su anterior Aquí nos tienes). Podríamos decir que tiene el mismo problema de falta de credibilidad como en Bankia, pero en este caso se trata de otro banco que viene a la ayuda y que en estos años no parece haber hecho las cosas tan mal, así que me parece justificado que Sabadell aparezca como el salvador de CAM (aunque también recibió ayudas públicas por hacerse con ella).

Novagalicia: disculpas por la etapa anterior

abci-novagalicia-pide-perdon-201207112043
Novagalicia fue, que haya encontrado, el primer banco en pedir disculpas por los errores cometidos. Sus nuevos directivos publicaron un anuncio en la prensa titulado «Antes que nada, perdón» donde explicaban que el banco había hecho inversiones poco prudentes, que las indemnizaciones millonarias de su anterior directiva no eran justas y que no debieron haber comercializado participaciones preferentes a los clientes que no entendían este complejo producto financiero, todo ello con motivo de la petición de 6.000 millones de euros en ayudas públicas.

¿Qué opinas de estas peticiones de disculpas?