Los logos más raros del Registro de Marcas (1)

Como ya he comentado varias veces, los registros de marcas son un espacio apasionante. Allí puedes encontrar un montón de curiosidades: marcas que no llegaron a lanzarse, versiones primitivas de las que conocemos… y muchos registros que te dejan picueto. Supongo que alguna explicación tendrán, pero es divertido toparse con ellos. Aquí os dejo unos cuantos: Continuar leyendo “Los logos más raros del Registro de Marcas (1)”

Lina Morgan y otras personas con nombres de marcas (y viceversa)

Es difícil imaginar que alguien se ponga como nombre el de una marca, o que nombres de marcas provengan del nombre o apellidos de alguien. No se trata de casos evidentes como Duffman o los hoteles Hilton, sino otros mucho más cercanos de los que a lo mejor no lo imaginaríamos. Veamos algunos ejemplos.

Lina Morgan y la Banca Morgan

Sí, la vedette y cómica recientemente fallecida no se llamaba así en realidad. Lina Morgan era el nombre artístico de María de los Ángeles López Segovia, compuesto en los años 50 a partir de su nombre cariñoso Angelina y la Banca Morgan (hoy, JP Morgan Chase), por aquel entonces un símbolo de éxito y glamour.

Lydia Bosch y Bosch

Aunque parece un nombre real, el auténtico nombre de la que siempre será la tía Alicia de Médico de Familia es Lydia Boquera de Buen. ¿Y quién inventó su apellido artístico? Fue Chicho Ibáñez Serrador, al que la sonoridad de esta marca de electrónica le gustó y decidió bautizarla así en los 80, cuando la descubrió para el concurso Un, dos, tres.

Raphael y Philips

Icono de los modernos y de las madres, el popular cantante y protagonista de la última película de Álex de la Iglesia no lleva la ‘ph’ en el DNI. Rafael Martos Sánchez acudió a grabar su disco a los estudios de Philips en el paseo de las Delicias un día de 1961 y allí se fijó en que la marca se pronunciaba Filips aunque se escribía con Ph… y decidió incorporarlo a su nombre.

Danone y Daniel Carasso

La ahora francesa Danone surgió en Barcelona en 1919. El nombre de la empresa surgió a partir del diminutivo cariñoso con el que la familia del fundador llamaba a su hijo Daniel: Danón. De hecho, cuando la empresa se traslada de Francia a Nueva York huyendo de la persecución nazi, se establecen allí con un nombre que sonaba más americano (algo que también hizo Philips en su día, aunque obligados): Dannon, que aún mantienen.

Rumasa y Ruiz Mateos

Este ejemplo es más conocido, pero creo que aún no es tan evidente como para haberlo descartado. El popular emporio de la abeja tiene un naming muy fácil: es simplemente un acrónimo de Ruiz Mateos, SA, los apellidos del fundador.

Panrico y Andreu Rivera Costafreda

La legislación no permite que una marca diga de sí misma que es la mejor o que está “rica”, pero Panrico lo dice en el naming. Una leyenda urbana dice que fue fundada por un hombre llamado Panificio Rivera Costafreda, y es verdad… a medias. En realidad el fundador se llamaba Andreu, pero sí que tenía esos apellidos. Fundó un panificio (en italiano: horno, panadería) con sus apellidos, y la magia de los acrónimos una vez más creó Panrico.

Fenosa y el Conde de Fenosa

Vale, esto no es exactamente un nombre pero me parece tan curioso que no podía dejar de incorporarlo. Pedro Barrié de la Maza fue un empresario gallego dueño, entre otros, del Banco Pastor y de Fenosa (cuyo naming, Fuerzas Eléctricas del Noroeste, ya repasamos). En 1955 el dictador Francisco Franco decidió hacerle conde, y el condado que se creó para ello fue… ¡el Condado de Fenosa! ¡un título nobiliario con nombre de empresa! Por si lo de la estación Vodafone Sol nos parecía exagerado.

Como todo título nobiliario, ha ido pasando como descendencia, y actualmente el Conde de Fenosa es José María Arias Mosquera. Si yo fuese él pediría al rey que me lo actualizase y pasase a ser el Conde de Gas Natural Fenosa. Con una mariposa en el escudo de armas.

En este post puedes encontrar más marcas cuyo nombre viene del nombre o apellido de los fundadores: Marco Aldani, Caprabo…

¿Por qué el símbolo de Rumasa era una abeja?

Esta semana moría José María Ruiz-Mateos, alguien a quienes los de mi generación conocimos por ser un señor vestido de Superman que trataba de pegar a un ministro, o como candidato político, pero que para generaciones anteriores es más conocido como el fundador de Rumasa, el gran imperio empresarial de los años 70.

Y es que este holding (llamado así como contracción de Ruiz Mateos, SA) llegó a acumular más de 700 empresas, muchas de ellas bancos y otras tan famosas como Clesa o Galerías Preciados. Por lo tanto, guarda muchas historias sobre branding. Hoy comenzaremos contando la primera, la de su propio símbolo: la abeja dentro del hexágono.rumasa2

Captura de pantalla 2015-09-08 a las 22.21.11

Contaba ABC en 1982 que durante su estancia en Londres a principios de los años 60, Ruiz Mateos se había dado cuenta de la importancia creciente que tenían por allí los símbolos comerciales. En 1964, de vuelta a España y con el holding ya en marcha, compra el edificio del Cine Maravillas de Jerez para establecer sus oficinas. La fachada de este cine fue cubierta con una pantalla con hexágonos, de modo que los habitantes de la ciudad comenzaron a conocerlo como el “edificio colmena”. Al presidente de Rumasa le atrajo la comparativa con las abejas por su “constancia, eficacia y actividad” y decidió adoptarla como símbolo.

Imagen de la web Jerezsiempre.com facilitada por Ángel García
Imagen de la web Jerezsiempre.com facilitada por Ángel García

Con una foto del edificio de Jerez como briefing, el símbolo de Rumasa fue encargado a Roberto Arce, que diseñó el que sería (para bien y para mal) uno de los iconos más famosos de la historia empresarial española. Este símbolo acompañó a los rótulos e imágenes corporativas de todas las empresas propiedad del grupo, desde grandes almacenes hasta hoteles o bancos.

Fotos facilitadas por JM Magán, del libro Rumasa 1961-1981