Nueve marcas que resucitaron después de desaparecer

Hay muchos motivos para que desaparezca una marca: puede haber perdido tirón popular, puede haber sido sustituida por otra tras un cambio de propiedad de la empresa, puede haber una ley que les obligue a cambiarla… pero estas desapariciones no tienen por qué ser definitivas.

La marca es un activo de la empresa, y muchas veces deciden vendérselas a otros o recuperarlas para el mismo servicio u otro diferente. Hoy vamos a repasar algunos de estos casos de marcas zombis que no estaban tan muertas como parecía. Continuar leyendo “Nueve marcas que resucitaron después de desaparecer”

iSantander y Openbank: ¿Qué sentido tiene mantener dos marcas iguales?

A veces las empresas proyectan en público sus divisiones internas cuando estas, en realidad, no tienen mucho sentido para los consumidores ni les interesan. Ejemplos de estos hay miles, pero hoy nos vamos a centrar en uno dentro de uno de los mayores bancos del país: Santander.

El banco Santander, además de su negocio en oficinas tiene una marca de banca personal (la antigua Banif) y está presente en banca online… con dos marcas: iSantander (el antiguo iBanesto) y Openbank.

Los más conocedores de la estructura del banco me defenderán sin duda que no son exactamente lo mismo. Mientras Openbank es una filial del Santander, iSantander simplemente es una marca dentro del mismo negocio para su oficina online. Y sin duda tiene una explicación, lo cual no quiere decir que tenga sentido mantenerlo así.

De cara al público, a quien estas cuestiones internas no importan, Santander está presente en el sector de bancos online con dos marcas que no se diferencian en nada ni ofrecen una propuesta de valor diferente entre sí.

De hecho, en el campo visual se produce un reparto curioso de símbolos: mientras que iSantander hereda de la marca madre el naming, Openbank utiliza la clásica llama del Santander. Esta vinculación tan grande con la matriz nos hace descartar que la estrategia fuese mantener Openbank como una segunda marca del banco para llegar a otros públicos, como ha hecho BBVA con Wizzo o Mapfre con Verti.

Me temo que la cuestión es bastante más prosaica y de organización interna. Pasa en muchas marcas, que plasman de cara al público su organización interna sin darse cuenta de que el público no tiene por qué comprenderla o querer aprenderla. En mi opinión, un error que hace más confusa y erosiona la estrategia de marca de Santander.