Infografía: Nuevas marcas de las cajas de ahorros

En 2008 había más de 40 cajas de ahorros que en la actualidad, reconvertidas en bancos, han quedado reducidas a menos de 15. El proceso de reordenación del sector hizo que muchas se agrupasen, creando marcas nuevas (o fusionando ambas como en Caja España-Duero) y respetando o no las anteriores.

En todo caso, podemos decir que las marcas de las mayoría de antiguas cajas han pasado a ser simplemente logos. Por ejemplo, en el caso de las cajas que formaban Banca Cívica (CAN, Cajasol, Caja Canarias, Caja Guadalajara y Caja de Burgos) que fueron adquiridas por La Caixa, se publicó una nota de prensa diciendo que su nuevo dueño mantenía las marcas en sus comunidades de origen como una muestra de su compromiso con la sociedad, las personas, los trabajadores y no sé qué más. Pero sin una propuesta que las diferencie, sin un posicionamiento que ofrezca algo diferente, simplemente son oficinas de La Caixa con un logo ligeramente diferente en la puerta. Y me apuesto algo a que en dos o tres años habrán desaparecido. Ya no son marcas, son logos.

Para aclararnos un poco sobre qué ha pasado con las cajas de ahorros (y como es la nueva imagen de los grupos resultantes), he hecho este árbol genealógico con las cajas afectadas, según datos de CECA. No es un mapa de adquisiciones y fusiones (aunque suele coincidir), sino simplemente de evolución de marcas comerciales:

infografiacajas

Tengo pendiente, como me sugirió un comentarista, hacer uno en profundidad sobre los bancos en España en las últimas décadas, pero me temo que eso es más complicado. Cualquier ayuda será bien recibida 🙂

La Kutxa que no fue

Este mes ha comenzado a funcionar Kutxabank, un nuevo banco procedente de la unión de tres cajas vascas (BBK, Kutxa y Vital). Su logo, diseñado por Paradox, consiste en una K que recuerda al mecano, y que ya se está implantando en las sucursales de las cajas participantes. Todos los datos, en Pienso Logo Existo.

Lo que aún no se sabe es si será una marca que sólo acompañe a las tradicionales sin sustituirlas o si acabará siendo la única bajo la que operen. También podría darse una situación intermedia al estilo Banca Cívica: que cada caja mantuviese su propia identidad propia en su zona histórica y en el resto de España se utilizase sólo la común. Una buena opción para contar con una marca fuerte sin renunciar al reconocimiento de los clientes de toda la vida.

La Kutxa que no llegó a nacer en 2008

Esta no es la primera vez que se plantea una fusión de cajas vascas, aunque nunca había salido bien. Hoy nos vamos a centrar en la que se planteó a finales del año 2008 entre BBK y Kutxa, y en la que se esperaba que después se añadiese Vital.

Todo estaba tan cerrado que incluso se llegó a presentar públicamente la identidad de la nueva gran caja vasca. Su nombre sería Kutxa, un gran activo que además ya era propiedad del grupo. Una palabra conocida, sencilla, que transmite y condensa su origen y área de negocio.

La marca, diseñada también por el estudio Paradox, nos recuerda mucho a la que han diseñado ahora para Kutxabank. De hecho podríamos decir que esta última es un rediseño de la de entonces. También se basaba en los colores rojo y negro y en una gran K que tomaba todo el protagonismo como símbolo.

Se trata de un logo muy flexible y moderno, a juzgar por las aplicaciones que se publicaron en el foro SkyScraperCity:

Una imagen moderna, contundente y muy flexible. Una auténtica lástima que no se llegase a utilizar, aunque la nueva promete mucho. Esperemos a ver cómo se implanta.