¿Cómo serían los logos de marcas baratas si fuesen de lujo?

Me encantan los códigos visuales, esas convenciones por las que un color, tipografía o estilo nos lleva a relacionarlo con algo. Por ejemplo, como ya comentábamos en un artículo anterior, lo de que los productos sin lactosa sean morados.

Últimamente me he estado fijando bastante en unas marcas que suelen tener una versión premium: los bancos. Casi todos tienen una división de banca privada (es decir, para ricos) con una marca ligeramente distinta. Y ahí se ve claro que para mostrar el concepto premium hay algunos recursos gráficos:

banca-privada-logosMucho aire. Colores muy reposados, blanco, negro, gris, dorado. Minimalismo. Y me puse a pensar… ¿cómo sería si algunas de las marcas que consideramos “baratas” fuesen lujosas? Así que abrí el Photoshop y me puse a imaginar. Y aquí podéis ver el resultado, que creo que es divertido.

telecinco-premium

Telecinco

La cadena de Fuencarral nunca ha ocultado su intención de hacer una televisión sin ínfulas intelectuales. Televisión barata y de consumo rápido… ¿pero cómo sería una cadena sibarita y elegante?

He usado un recurso de la marca de Telecinco (el símbolo en un círculo), pero he cambiado la wordmark a una Gotham fina, más elegante y con mucha ligereza, a lo que también contribuye el exagerado interletraje. Le he dado a todo un aire poco convencional evitando centrar la composición… y bueno, creo que transmite otra cosa.

ikea-premium

Ikea

Pongamos el caso: Ikea se cansa de vender muebles baratos y desmontados y se convierte en una tienda de decoración de alto nivel en el que la estantería Billy te cuesta 500 euros.

Para empezar, he quitado esos amarillos y azules chillones, así como todos los recursos gráficos del logo que no son la wordmark en sí. Nos quedamos en algo muy minimalista y negro, que complementamos con un añadido: ese Selection en serif cursiva. No me digais que no os daría apuro pedir un plato de albóndigas en una tienda Ikea Selection.

 

dia-pemium

Dia

Autoservicio Descuento, era el primer lema de Dia cuando esta cadena de supermercados se fundó en el Madrid de la transición. Pero imaginemos que en lugar de pelear por los productos más baratos y las bolsas de pago hubiera sido un supermercado de alto rango, esos donde la fruta te la sirve un señor con bata y en los pasillos se ven más criadas con cofia que jóvenes emancipados.

Cambiamos el rojo chillón de Dia por un burdeos elegante, color de vino y de lujo, oscurecido para darle clase. Nos quedamos con el símbolo (el ejercicio trataba de adaptar los logos, no de inventarse uno nuevo, así que he procurado que siempre quedase bastante del original) pero la wordmark pasa a las mayúsculas y las serifas. Y al más puro estilo marca de lujo, incluimos la ciudad de origen y el año de fundación. Y voilà, ya tenemos un supermercado que nada tiene que envidiarle a Sánchez Romero.

lidl-premium

Lidl

Otra de supermercados baratos, en esta ocasión llegados desde Alemania. El ámbito de actuación se ha centrado en eliminar los colores que más nos recuerdan a las ofertas, es decir, el rojo y amarillo. Simplificamos todo, pero mantenemos lo más reconocible del logo, el círculo inscrito en el cuadrado y la tipografía, pero le damos una textura metalizada y un fondo en un elegante azul marino. Y ya tenemos una marca que no está gritando “mi carro lleno por solo 30 euros”.

bic-premium

Bic

Este es el que más me ha divertido. Bic es una de las marcas baratas por antonomasia: bolígrafos, mecheros, cuchillas de afeitar y en general productos que, si bien no son de mala calidad, nadie relacionaría con el lujo.

Ha sido un reto tratar de convertir su logo en un premium manteniendo el máximo de elementos posibles. En las primeras pruebas, por mucho que le cambiase los colores o texturas, el hombrecillo seguía vinculándome mucho a lo sencillo y barato, así que opté por la simplicidad y me quedé solo con la wordmark. Pero seguía siendo insuficiente.

Como ya hemos hecho anteriormente con Dia, un rasgo común en muchas marcas de lujo es el de expresar su origen, así que a Bic no le podía faltar un París. Colores reposados y textura metálica, y Bic se convierte en lo que podría ser perfectamente un fabricante de relojes de alto nivel, por ejemplo.

La idea para este post surgió de una conversación con Enric, ¡gracias!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos este otro en el que mezclamos los logos de marcas competidoras.

La Plaza, una nueva pieza de la colección de marcas de Dia

Dia (Distribuidora Internacional de Alimentación) es una cadena de supermercados española creada a finales de los años 70 en Madrid. Su modelo es el de hard discount, o como ellos lo llamaban, autoservicio descuento. Esto se basa en mucha presencia de marca propia y unas instalaciones que, por decirlo suavemente, no eran el colmo del orden, la limpieza y el feng shui.

CD82OeDVIAEBx_t

En sus inicios no tenían una imagen muy definida, aunque en sus primeros productos de marca blanca aparecía la palabra Dia con la misma tipografía acompañada del símbolo del grupo Promodès (dueño de Continente) al que pertenecía. Pero en 1984 estrenó su logo más famoso: su wordmark en blanco sobre rojo acompañado del símbolo de porcentaje (%), que muchos niños asociamos directamente con el concepto “descuento”.

dia-antes

En 2009, la situación de Dia en cuanto a su marca era un poco caótica. La compañía tenía tiendas bajo la marca principal del grupo, Dia, pero también había empezado a implantar una serie de establecimientos bajo el nombre de Dia Market, con más presencia de productos perecederos. Además, las tiendas más grandes del grupo, heredadas de los antiguos supermercados Champion, pasaron a llamarse Maxi Dia. Tres marcas con poco que ver entre sí, y que incluso reinterpretaban la masterbrand.

Interbrand trae el orden

dia-interbrand

Ese año la consultora Interbrand estrenó su nuevo trabajo con Dia. El logo principal se reinterpretaba, pasando a algo más contemporáneo y atrevido. Además, el color secundario dejaba de ser el blanco para ser un verde lima que realmente me parece un hallazgo, dándole mucha vida al conjunto.

Se estrenó nueva arquitectura de marca. Dia pasaba a ser solo marca corporativa, y todas las tiendas se dividían en dos marcas: las de proximidad (en núcleos urbanos) pasarían a ser Dia Market, y las de atracción (más grandes, a las afueras y con parking propio) serían Dia Maxi. El grupo por fin tenía una identidad fuerte y coherente.

Las marcas se multiplican

marcas-follon

Pero a los pocos años, Dia inventó un nuevo concepto de tienda: Dia Fresh. Una tienda más pequeña y con más presencia de productos frescos y de conveniencia. Y su imagen, aunque continuaba los colores asignados por Interbrand, rompía la arquitectura visual creada.

Esto no fue nada al lado de la siguiente marca que lanzó el grupo: Fresh by Dia. Sí, casi igual que la anterior, pero esta vez la marca Dia pierde casi todo el protagonismo, relegada a un papel muy secundario. Al parecer, la diferencia entre Dia Fresh y Fresh by Dia es que la segunda tiene punto de panadería recién hecha y productos gourmet.

En 2012, Dia compró las tiendas españolas de la cadena de perfumerías Schlecker, que sigue operando con su nombre mientras las reforma para convertirlas en (adivina) una nueva marca: Clarel. Esta marca ya no guarda relación con Dia: no cuenta con el color rojo y Dia no aparece en el nombre ni siquiera en segundo plano. La vinculación con la madre se hace a través del programa de fidelización y de la marca propia.

El siguiente paso fue la compra de los supermercados El Árbol, que se han incluido como una marca más del grupo. Al parecer Dia no quería renunciar a este nombre que tiene bastante aceptación en ciertas regiones de España, y que tiene una mayor presencia de productos frescos con venta asistida (es decir, su propia carnicería y pescadería, más allá de las bandejas con los productos ya envasados).

Llega La Plaza de Dia

Este año, Dia ha formalizado además la compra de gran parte de los supermercados de Eroski por todo el país. ¿Y cuál ha sido la estrategia? No os lo vais a creer: una marca nueva. Otra vez. La nueva enseña es La Plaza de Dia, reutilizando la marca “La Plaza” que era el nombre de los productos a granel de El Árbol. La verdad, no sé si esto creará conflicto con otra marca del sector: Supermercados Plaza.

laplazas

En esta ocasión Dia sí que tiene cierta presencia en el logo, además de su programa de fidelización y marca propia. Pero ahí acaba, porque la nueva marca creada por Dia no tiene ni rastro de rojo. Utiliza tonos grises y lima en una identidad bastante elegante y moderna. Lo más llamativo de este nuevo concepto de local es aún más presencia de productos frescos. Ya habrás notado que cada vez que Dia estrena una nueva marca promete más productos frescos, así que no descarto que dentro de unos años Dia estrene directamente un campo de limoneros.

Quizás para compensar esta imagen tan contemporánea, el tono de voz de La Plaza remite algo a la tradición, a lo artesanal. No solo por el nombre del establecimiento. Las secciones de su catálogo no son Carnicería, Pescadería o Verduras, sino “De la granja”, “Del mar” o “De la huerta”, y está lleno de frases en rima que nos recuerdan a los refranes.

Parece que La Plaza es la respuesta de Dia a Mercadona: un super más grande que los Dia Market, con productos frescos, más variedad… lanzo otra apuesta: si les sale bien, en unos años la marca El Árbol desaparecerá, sustituida por La Plaza de Dia. De hecho, en el super que he podido visitar (un ex-Eroski), las facturas las emite Supermercados El Árbol.

Por lo tanto, seis años después de que Interbrand pusiera en orden las marcas de Dia con una nueva arquitectura, el grupo acumula ya Dia Market, Dia Maxi, Dia Fresh, Fresh by Dia, Schlecker, Clarel, El Árbol y La Plaza de Dia. Y esto sin contar sus marcas en el extranjero (por ejemplo, en Portugal son Minipreço) u otras particularidades como Max Descuento, tienda al por mayor para profesionales, o las tiendas Cada Dia, franquiciados en pequeñas localidades que venden productos Dia en sus locales de siempre.

Caprabo, Marco Aldany, Panrico y otros nombres con explicación

Aunque las típicas cafeterías Joycar (Jose y Carmen) o los talleres Peyfer (Pedro y Fernando) sigan existiendo, no siempre los nombres compuestos en las marcas son tan poco imaginativos como estos. Existen algunas grandes marcas que se formaron a partir de los nombres de socios o empresas, o respondiendo a siglas, consiguiendo un resultado decente. Veamos algunas.

Caprabo

Los supermercados catalanes que actualmente son propiedad de Eroski formaron su nombre con los apellidos de sus tres fundadores, Pere Carbó, Jaume Prat y Josep Botet. Al poco tiempo la familia Prat salió del accionariado y entró la familia Elías, pero nuestro departamento de investigación no ha encontrado indicios de que se les pasase por la cabeza llamarse Caelbo.

Marco Aldany

Si pensabas que era el nombre de la cadena de peluquerías fundada por un prestigioso peluquero italiano con ese nombre, estás equivocado. Marco Aldany es un nombre ficticio basado en los tres nombres de sus fundadores, los hermanos Marcos, Alejandro y Daniel Fernández Luengo.

Alstom

No es una de las marcas más famosas que hemos tratado, pero si te gusta el mundillo ferroviario o simplemente te fijas en las placas de los coches, es posible que hayas visto el nombre de este fabricante de trenes.

La palabra Alstom es una simplificación realizada en 1998 a su nombre anterior, Alsthom, que a su vez se produjo al fusionarse la Société Alsacienne de Constructions Mécaniques con la empresa Thomson-Houston.

Panrico

Si la ley de marcas prohíbe que los propietarios digan que su producto es el mejor, ¿por qué Panrico está permitido? En realidad, Panrico no responde directamente a “Pan rico”, sino que es el acrónimo del primer nombre que tuvo la empresa: Panificio Rivera Costafreda, fundada por Andreu Costafreda.

Como curiosidad, Panrico es la propietaria de algunas de las marcas más conocidas de alimentación, como Donuts (lo que provocó que en España Dunkin Donuts se llame Dunkin Coffee) o Bollycao.

Leroy Merlin

La popular cadena de bricolaje autoservicio no se llama así en homenaje al Rey Merlín (que era un mago), sino que son simplemente los apellidos de sus fundadores, Adolphe Leroy y Rose Merlin, que montaron la empresa allá por 1920.

Dia

Los supermercados Dia son una empresa de origen español, pero su nombre no viene del tiempo que puede estar un alimento tirado en el suelo antes de que alguien lo limpie, sino que son las siglas de su nombre completo: Distribuidora Internacional de Alimentación.

Iberdrola

Como ya tratamos en un artículo anterior, Iberdrola es un nombre complejo con su propio árbol genealógico. Es el resultado de la fusión a finales de los 80 de Iberduero con Hidrola, dos empresas eléctricas que a su vez eran fusiones de otras anteriores.

Unión Fenosa

Actualmente integrada en Gas Natural, en el mismo artículo analizamos su árbol genealógico. Básicamente es la fusión de Unión Eléctrica con Fenosa (Fuerzas Eléctricas del Noroeste, SA).

Endesa

Y ya que estamos con eléctricas, no podíamos dejar de mencionar que Endesa es el acrónimo de, simplemente, Empresa Nacional de Electricidad, SA.

¿Qué otras marcas conoces cuyo nombre tenga un origen distinto al que parece a simple vista?

Imagen: Flickr Caprabo