Y la profecía se cumplió: ya llegó CaixaBank

La Caixa es uno de los bancos más interesantes en cuanto a branding. No obstante, el primer post de este blog se lo dediqué a ellos. Y a lo largo de estos cuatro años me han proporcionado material para bastantes artículos: el origen de su nombre, la verdadera historia de su estrella símbolo… y hace cosa de dos años, hice una apuesta: todas las oficinas de La Caixa acabarían siendo CaixaBank como única marca.

Pues bien, esto ha empezado a cumplirse: tras la compra de Barclays, La Caixa ha reformado sus oficinas. ¿Y qué marca les ha puesto? CaixaBank. Mis dotes de adivino funcionan:

IMG_20150522_161714

Nada de “La Caixa”, nada de inventarse otra marca nueva. El nombre CaixaBank llega para quedarse. No tendría sentido tener dos marcas conviviendo en la ciudad para oficinas exactamente iguales, así que creo que es una demostración bastante clara de que en un tiempo desaparecerán las ex-marcas de Banca Cívica y Banco de Valencia (CAN, Cajasol, Caja de Guadalajara…) y la propia de “La Caixa” y toda la red de oficinas será CaixaBank. Ellos mismos lo dicen en su comunicado: “De forma progresiva, la marca CaixaBank se implantará en la red de oficinas, reforzando el posicionamiento de la entidad como banco global”

En realidad, este no es un nombre nuevo. A principios de los 90, La Caixa (aún era una caja de ahorros) creó la marca CaixaBank como su división de banca privada para grandes patrimonios. Y con ella también operó en el extranjero. El logo era similar, aunque con una combinación de tipografías que hoy se nos hace rara:

Foto de Wikimedia Commons
Foto de Wikimedia Commons

Y por supuesto, también tenía sus anuncios en prensa:

Captura de pantalla 2015-06-05 a las 10.39.44

 

Así que parece que ya es oficial. A las bancas que sobrevivieron al hundimiento de Banca Cívica, y a la propia marca de La Caixa les queda poco ya.

Pero no quería acabar sin una curiosidad más, que me pasa Salva Jimeno por Twitter. Parece que lo de hacerse ya CaixaBank no era la única opción que manejó La Caixa cuando valoraban qué hacer con las sucursales de Barclays. Parece ser que también pensaron en rescatar una marca mítica que Barclays compró en su momento: Banco Zaragozano. En efecto, en el registro de marcas podemos encontrar esta combinación, similar a la que vemos en otras partes de España con marcas antiguas que La Caixa ha mantenido:

CGnRmCZXEAEYwU3

¿Resucitar una marca desaparecida hace lustros? ¿no es una locura? Bueno, un poco sí, pero no es la primera vez que lo hace. Cuando compró el Banco de Valencia, decidió que las oficinas de esta entidad en Murcia recuperasen una marca también desaparecida hace años: Banco de Murcia. Eso sí, en ese caso no pudo recuperar su anterior logo porque era heredado del que había sido su dueño, Bancaja.

En todo caso, parece que al final La Caixa quiere simplificar su vida. Y aunque CaixaBank me parece un nombre con menos personalidad que La Caixa, no les culpo. Hoy en día tienen oficinas bajo 10 marcas distintas: La Caixa, CaixaBank, Banco de Valencia, Banco de Murcia, CAN, Cajasol, Caja de Guadalajara, CajaCanarias y Caja de Burgos. Y aunque en el fondo es algo que afecta básicamente solo al letrero de la entrada (porque los servicios, oferta comercial y elementos de identidad corporativa son iguales), complica bastante la marca.

¿La Caixa será Caixabank?

caixabank2

El primer post de este blog era precisamente para contar que La Caixa pasaba a ser la marca con la que operaba el banco CaixaBank, en vez de la Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona. El logo y el nombre no variaba, simplemente había detrás otra sociedad. Sin embargo, ahora hay indicios que llevan a pensar que a medio plazo podría desaparecer la marca La Caixa y ser sustituida por la de CaixaBank. La misma estrella, pero diferente nombre.

CaixaBank parecía destinada a ser una marca invisible para el público en general, como lo son por lo general las de los bancos que hay detrás de las antiguas cajas (Unicaja Banco, Ceiss, etc). Pero últimamente se le ha querido dar más protagonismo del que debería tener en ese caso.

Y es que desde que empezó a comprar bancos y cajas en apuros (Banco de Valencia, grupo Banca Cívica), La Caixa ha renunciado a su nombre en estas zonas, creando unos nuevos logos que combinan los de las cajas desaparecidas con la estrella del grupo para hacer menos dura la transición a sus viejos clientes. Y lo que más da que pensar es que en todas las comunicaciones, se refieren a este símbolo como “la estrella de CaixaBank”.

lacaixa compra

Es curiosa la excepción del Banco de Murcia, que cuando desapareció a principios de los 2000s tenía un logo hermanado con el de Bancaja, que hoy es parte de Bankia. De modo que La Caixa se ha inventado un logo para recuperar esta marca en su propia tipografía, Weiss.

Además, CaixaBank ha comenzado a aparecer en anuncios de prensa, patrocinios e incluso publicidad exterior. ¿Qué sentido tendría dividir esfuerzos en la comunicación de dos marcas, La Caixa y CaixaBank, si la segunda fuese a quedarse solo en un plano institucional?

Me atrevo a hacer una apuesta similar a la que hice cuando dije que Sabadell acabaría unificando todas sus marcas en una sola: en un plazo de pocos años, todas las pequeñas marcas (o más bien logos) con los que opera La Caixa en toda España se unificarán bajo un mismo nombre: CaixaBank. ¿Acertaré?

“la Caixa” ya no es la marca de la Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona

Desde hace unos meses, “la Caixa” ya no es la marca con la que la Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona ofrece sus productos al público. Tras la última reestructuración del grupo, ahora el servicio financiero está prestado por la empresa CaixaBank, de la que la Caja es accionista mayoritario, y que opera bajo la misma marca a la que estamos acostumbrados.

De cara al público, poco ha cambiado: éstos siguen viendo la marca “la Caixa” en anuncios, sucursales y cartas. Pero esta marca ya no representa a la Caja de Ahorros y Pensiones, sino al Banco CaixaBank. Esto ha obligado a cambiar las sucursales más antiguas, en las que debajo del logotipo aparecía la denominación social completa, por otros en los que sólo pone “la Caixa”.

La parte más curiosa de todo esto es que con este proceso de reorganización del grupo, se ha creado una nueva marca para la Caja de Ahorros y Pensiones, ahora que ya no está tras “la Caixa”. Es una construcción familiar y coherente, pero no por ello menos sorprendente por la falta de costumbre:

Por su parte, el grupo la Caixa ha recuperado el nombre CaixaBank para su negocio bancario, un nombre que ya ha utilizado en varias ocasiones para otros negocios, aunque no tendrá presencia más allá de ámbitos institucionales: para el cliente final, “la Caixa” seguirá siendo “la Caixa”. Aunque detrás esté un banco y no una caja.