Unnim, la marca que se multiplicó por dos

Estos días ha dicho adiós una marca que los lectores catalanes conocían bien: Unnim, nacida en 2010. Y es que con la crisis que estamos viviendo, empieza a ser bastante común que de cuando en cuando desaparezca la marca de una entidad bancaria. Pero el caso de Unnim tiene algunas curiosidades que creo que se merecen un artículo.

El origen de Unnim

Cuando las cajas de ahorros empezaron a fusionarse, tres cajas catalanas decidieron crear un grupo: las de Terrassa, Sabadell y Manlleu. Caixa Girona estuvo a punto de integrarse también, pero al final decidió que prefería mantener su identidad. Un bonito deseo que duró unos meses, hasta que se integró en La Caixa y desapareció.

Las tres cajas unidas buscaron una marca, y le encargaron el trabajo a Morillas. Tras descartar algunos nombres como Unió de Caixes Catalanes, SomCaixa, Encaixa, Caixa Viva o Caixa Activa, se convocó un concurso de idea entre los empleados. La propuesta ganadora fue Unim Caixes, que se modificó ligeramente para llegar a Unnim, con dos enes para dar una “imagen moderna”. Según cuenta la consultora, de esta forma hacían hincapié en el concepto “unión” en vez de “fusión”, algo que quisieron transmitir también con el símbolo en el que los colores de las cajas que iban a participar se solapan: el rojo de Caixa Terrassa, el amarillo de Caixa Sabadell, el verde de Caixa Manlleu y el azul de Caixa Girona. Finalmente, esta última caja decidió no seguir adelante con la fusión, pero el símbolo se mantuvo igual.

La nueva marca se utilizaba de forma independiente en toda España salvo en los territorios de origen de cada caja, donde se complementaba con el tradicional. Así, los nombres de los rótulos de estas localidades decían UnnimCaixaSabadell o UnnimCaixaTerrassa.

Las dos Unnim

Con la crisis recrudecida, Unnim fue nacionalizada y tuvo que dividirse en dos. El negocio bancario se convirtió en Unnim Banc, que operaba bajo la marca Unnim; y la obra social de las cajas, convertida en fundación, se denominaría UnnimCaixa para distinguirse. De esta forma se llegó a una curiosa situación, en la que dos entidades completamente independientes (porque al ser nacionalizada, las antiguas cajas ya no tenían participación en el banco) utilizaban una misma marca.

En 2012 el BBVA compró Unnim (el banco), añadiendo su marca. En esa época se firmó un acuerdo entre la entidad bancaria y la fundación para financiarla. Se daban situaciones curiosas como que un concurso de pintura fuese convocado por Unnim BBVA y Unnim Caixa, con ambos logos en los carteles.

unnim-infopng

Nadie quiere ser Unnim

Pero el final de Unnim llegó hace pocos días: el 20 de mayo de 2013, la marca que compartían ambas entidades desapareció. El banco Unnim pasaba a adoptar la imagen de su dueño: oficinas, cuentas, tarjetas… todo es BBVA ahora. Curiosamente, la fundación tampoco ha querido continuar con esta marca, y ha decidido llamarse Fundació Antigues Caixes Catalanes. Pobre Unnim: de ser dos marcas, a que nadie la quiera.

Seis marcas que no pertenecen a quien tú crees

Galerías Preciados

Muchos piensan que Galerías Preciados pasó a ser El Corte Inglés, pero no es así. La empresa del triángulo verde no compró Galerías, aunque sí contrató a muchos de sus empleados y se hizo con sus edificios. Sin embargo, la marca Galerías Preciados pertenece al Fondo de Garantía Salarial del Ministerio de Trabajo, que ha tratado de subastarla en varias ocasiones sin mucho éxito. Si tienes 300.000 euros y te hace ilusión abrir un negocio bajo el nombre Galerías Preciados, ya sabes dónde acudir.

Antena 3 Radio

¿Por qué la emisora de Antena 3 se llama Onda Cero y no recupera el nombre de Antena 3 Radio, al más puro estilo de extensión de marca de ABC Radio? La respuesta es bien sencilla: porque esa marca pertenece a uno de sus competidores, la cadena SER. A principios de los 90, la SER compró Antena 3 Radio (que por aquel entonces ya estaba desligada del canal de televisión) para básicamente, evitar que siguiera superándoles en audiencia. ¿Y cómo lo hizo? Emitiendo los programas de la SER por muchas de sus emisoras locales, y sustituyendo su programación generalista por música clásica (bajo la marca Sinfo Radio) en los lugares donde la SER ya tenía cobertura suficiente.

Una curiosidad rápida. La marca Onda Cero se creó a principios de los 90 para la nueva cadena, por entonces participada por la ONCE. Hay quien dice que no es casual que su nombre sea ONda CEro.

Caja Postal

Correos cuenta con sus propios servicios financieros bajo la horrible marca BanCorreos. Pero casi todos recordamos que hace unos años este papel lo asumía Caja Postal, un nombre con historia… que se convirtió en Argentaria, se privatizó y se integró en el BBVA, dueños actuales de la marca.

Telediario

El Telediario, la versión televisiva del diario hablado de Radio Nacional, ha sido una institución durante más de 50 años en los canales de TVE. Sin embargo, la televisión pública no es la dueña de esta marca: se les denegó el registro por considerar que era una palabra genérica que ya designaba cualquier tipo de informativo en televisión, aunque sí ha permitido registrar la marca gráfica. De este modo, cualquier cadena podría hacer su Telediario, aunque las grandes por el momento han preferido llamarlos Noticias (Antena 3, Cuatro, La Sexta), Informativos (Telecinco), Telenoticias (Telemadrid). Sólo un canal se ha decidido a utilizar Telediario: Intereconomía.

Actualización: en los comentarios, David González Calleja me comenta que RTVE sí tiene esta marca registrada. Disculpas por el error.

Carta de ajuste

Aquí sí que estamos hablando de un genérico. La carta de ajuste, ese gráfico lleno de colores y líneas que se emitía en aquellos tiempos en que la tele cerraba por las noches, no puede ser una marca de nadie… ¿o sí? Pues efectivamente. TVE no puedo registrar Telediario pero no encontró problemas para quedarse con la marca Carta de Ajuste.

Retevisión

Es un poco lioso pero hagamos memoria. Para la mayoría de nosotros, Retevisión apareció en nuestras vidas como un nuevo operador de telefonía después conocido como Auna y actualmente ONO. Entonces, ¿es ONO el propietario del viejo nombre Retevisión?

No es tan sencillo. Pero el nombre Retevisión viene de Red Técnica de Televisión, una escisión a finales de los 80 de RTVE como empresa independiente para encargarse de transportar la señal de TV por todo el país. Este negocio finalmente fue vendido a Abertis, que es quien tiene los derechos sobre el nombre Retevisión, aunque no lo utiliza, llamando a su división Abertis Telecom.