La tumultuosa historia del Banco de Madrid

El Banco de Madrid es una marca con mala suerte. Ha aparecido y desaparecido multitud de veces a lo largo de su historia, ha pasado por diferentes manos y ha soportado muchos escándalos.

bancomadrid1

El primer Banco de Madrid del que encontramos registro existió en los años 20. Apenas un anuncio en prensa en mayo de 1920 da prueba de su existencia, con una sucursal en Madrid (oficina provisional en la Gran Vía) y otra en Barcelona. Como curiosidad, su nombre telegráfico era Madribanco. Después, como si se lo hubiera tragado la tierra, desaparece. No se sabe más durante décadas.

En 1951 vuelve a aparecer el Banco de Madrid en una nueva reencarnación. Como contarían años después sus promotores, querían fundar una nueva entidad bancaria, y ante las dificultades para conseguir ficha bancaria en aquella época, adquieren la de un pequeño banco de Ripoll (Gerona): Banca Suñer, con apenas una sucursal y 500.000 pesetas de capital social.

Poco a poco los promotores del nuevo banco consiguen ampliar su capital social. Así mismo, tuvieron que negociar con los herederos del desaparecido Banco de Madrid de los años 20 los derechos para poder adoptar ese nombre, cosa que lograron.

bancomadrid2

Negociando con otro banco consiguieron permiso para instalarse en Madrid en 1954, en la Carrera de San Jerónimo, donde construirían un edificio que hoy en día pertenece a la Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid y que aún muestra en su fachada (tapado) el nombre del Banco de Madrid y algunas referencias a su actividad bancaria.

Los años 60 y 70 fueron de crecimiento. El Banco de Madrid creó un grupo bancario junto con el Banco Catalán de Desarrollo, y muy al gusto de las técnicas de naming bancario de la época, eran conocidos respectivamente como Bandri y Cadesbank.

bancomadrid3

A principios de los 80, Banesto compra todas las acciones del Banco de Madrid, que pasa a ser una de sus segundas marcas. Y es que antes la regulación era mucho más dura y resultaba más complicado expandirse por el país, de modo que los grandes bancos compraban entidades regionales más pequeñas para aumentar su penetración y negocio.

En su publicidad, Banco de Madrid presumía de esta integración porque, según contaban, les permitiría acceder a ventajas de una integración mientras mantenían la agilidad de un banco pequeño.

Como ya vimos en la historia del Deustche Bank, Banesto vendió Banco de Madrid en 1993 a la entidad alemana, que lo fusionó con el que ya era de su propiedad, Bancotrans, para absorber su red de oficinas. La ficha bancaria le interesaba menos porque ya tenía una, así que años después se la vendió a la Kutxa.

bancomadrid4

La Kutxa usó la ficha y la marca Banco Madrid para poner en marcha en 2003, 10 años después de su desparición, un nuevo banco fuera del País Vasco, su territorio natural, especializado en banca privada (es decir, en gestionar los patrimonios de los ricos). En algún momento pensaron en hacer un rebranding y llevarlo al color morado con un logo bastante interesante (que ya vimos) pero se descartó. En 2011, la Kutxa cambió de estrategia de negocio y se centró en la banca minorista para fusionarse con el resto de cajas vascas en Kutxabank, de modo que vendió de nuevo Banco de Madrid a la entidad andorrana BPA.

bancomadrid5

BPA rediseñó a su imagen y semejanza el logo de Banco Madrid. Pero la historia de esta última etapa solo duró 4 años, porque en 2015 el Banco de España interviene el banco, sospechoso de blanqueo, y nombra nuevos administradores, que deciden dejarlo caer al no ser peligroso para la economía española, subastando todos sus activos (incluyendo la marca). Acaban así por el momento casi 100 años de idas y venidas del banco madrileño, que hemos resumido en este pequeño cronograma:

infgrafia-banco-madrid

Acaba por lo tanto otra etapa del Banco (de) Madrid. ¿Volverá a resucitar?

Imagen de portada de Jacobo: sucursal de Deustche Bank en la calle Carranza de Madrid

Si te ha parecido interesante, no te pierdas la historia en España del Deustche Bank, el banco que hizo desaparecer en los 90 al Banco de Madrid.

Deustche Bank, el banco expulsado y que volvió a España poco a poco

Todos estamos acostumbrados a ver oficinas del Deustche Bank en nuestras calles. Parece que llevasen ahí toda la vida… pero lo cierto es que este banco tiene una curiosa historia en España, que pasa por operar con distintas marcas, marcharse durante décadas y volver poquito a poco.

Los inicios de Deustche Bank en España

La historia de Deustche Bank en España se remonta a la última década del siglo XIX, cuando forma en nuestro país el Banco Hispano Alemán, creado para financiar la concesión que había ganado AEG para el alumbrado público de las calles madrileñas, formando la Compañía General Madrileña de Electricidad (una de las abuelas de Unión Fenosa).

Sin embargo, tras la Segunda Guerra Mundial el Deustche Bank fue desmembrado en diez entidades, que fueron fusionándose entre ellas. En España sus bienes fueron confiscados y el Gobierno los vendió. Con sus activos, en 1950 se fundó el Banco Comercial Transatlántico.

En 1953, varias de las entidades que habían formado el Deustche Bank se fueron fusionando entre sí. Con fuerz renovada, Deustche Bank se propone volver a entrar en España en banca particular, y lo hace comprando participación en Bancotrans poco a poco.

Bancotrans

A lo largo de las décadas, la presencia alemana en Bancotrans va aumentando: en 1989 ya poseía el 63%; en 1992, el 90% y en 1993 casi el 100%. Esta evolución es también visible en su logo, que se va asemejando al del Deustche Bank con el paso de los años:

bancotrans

En 1993 todo está listo para que Bancotrans cambie su nombre por el de Deustche Bank, pero los alemanes quieren darle más fuerza a la implantación de la marca y sumar una gran red de oficinas. Para ello, compran a Banesto una de sus filiales: el Banco de Madrid, que aportaría una gran red de sucursales, llegando el banco resultante a superar las 350. Y por supuesto, la marca Banco de Madrid desaparecería durante algunos años (qué mala suerte tienen las marcas madrileñas, por cierto).

La fusión y el nuevo nombre

El 1 de enero de 1994, Banco de Madrid y Bancotrans se fusionan en un único banco, que, por supuesto, se llama Deustche Bank. Así lo contaban en la prensa:

bancodeustche

Agente bancario en Correos

En 1999, Deustche Bank da un paso más allá en su «españolización» al ganar el concurso que la sociedad pública Correos había convocado para ofrecer servicios financieros en sus oficinas, primero bajo la marca Correos @gente Deutsche Bank y después como BanCorreos, en una manera de intentar repetir la clave del éxito de Caja Postal (después Argentaria): la gran presencia de Correos en todo el país a través de las miles de oficinas postales.

Sin embargo, el acuerdo entre el banco y Correos termina en marzo de 2016 y Deustche Bank ha anunciado que no lo renovará. ¿Qué nueva entidad ofrecerá este servicio? ¿se presentará BBVA y resucitarán la marca Caja Postal? Ojalá.

Si te ha gustado esta historia sobre bancos que cambian de nombre, no te pierdas esta otra sobre los logos y nombres de bancos que no llegaron a estrenarse. Hay algunos muy curiosos.