Así destrozó Madrid el logo de la Policía Municipal

En Madrid somos expertos en tirar dinero. El hecho de ser la ciudad con mayor deuda del país (y sospecho que de parte de la Unión Europea) no significa que no hagamos tonterías como cambiar una de las mejores identidades visuales que ha tenido el ayuntamiento de la ciudad en décadas tras solo cuatro años, cuando aún no estaba implantada del todo.

Uno de los últimos despropósitos del ayuntamiento se ha dado con la Policía Municipal. Cuando la corporación estrenó el anterior logo, el de las minúsculas, se rediseñaron casi todas las marcas municipales. Y en mi opinión, una de las que mejor quedó fue la de la Policía Municipal.

El estudio Juan de la Mata consiguió crear una identidad moderna, reconocible, fácil de aplicar y profesional. Coherente con el resto de marcas del ayuntamiento pero con personalidad propia.

v_polisenal_4

v_poli_3

Pero aunque el cambio de alcalde no ha supuesto un cambio de partido, la nueva alcaldesa ha decidido cambiar la identidad corporativa de la policía apenas unos años después de estrenar la anterior, aplicando en los nuevos coches que entran en servicio una distinta. Esto ya sería bastante grave de por sí, teniendo en cuenta que se está tirando a la basura un magnífico trabajo pagado con dinero público. Pero es que además la nueva imagen es una chapuza considerable. Personalmente dudo que ningún diseñador profesional haya creado esta cosa protagonizada por una cursiva forzada sin orden ni concierto.

rancio

Y esto no es lo peor. Hay una versión a la que incomprensiblemente alguien ha dado luz verde en la que el fondo en vez de ser el azul marino heredado de la imagen anterior es… un amanecer en la ciudad:

Imagen de eldiario.es
Imagen de eldiario.es

Como curiosidad adicional, que si hay algo que nos gusta en este blog son las curiosidades, hay que apuntar que incluso la policía local de Las Rozas, una localidad cercana a Madrid, copió de forma bastante descarada el trabajo de Juan de la Mata. Me pregunto con qué autoridad moral puede un coche con esta identidad perseguir a falsificadores en un mercadillo 🙂

Foto de infolasrozas.com
Foto de infolasrozas.com

En un país normal alguien debería dar explicaciones de por qué un diseño profesional, reciente, vigente y pagado con dinero público se ha descartado tan rápido.

Aquí nos conformaremos con que la cosa no vaya a peor.

El logo del Ayuntamiento de Madrid que sólo duró cuatro años

Hasta el año 2003, el Ayuntamiento de Madrid tenía una imagen algo caótica. A pesar de que contaba con una marca consistente diseñada en los 80, compuesta por el oso y el madroño sobre una línea negra, en realidad cada aplicación era una sorpresa. Lo mismo podría aparecer la marca que el escudo simplificado, el heráldico, el lema «Ayuntamiento de Madrid» o «Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid»…

El nuevo alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, decidió poner orden. Se creó una nueva imagen corporativa consistente y bastante rompedora, compuesta por una versión simplificada del escudo de la ciudad en color azul (Pantone 285, según los diseñadores, el color del cielo de Madrid) con el lema madrid, sólo esa palabra y totalmente en minúsculas.

La aplicación de esta marca fue bastante rápida. Se rediseñaron multitud de marcas de organismos y empresas dependientes (Policía Municipal, Madrid Movilidad, Madrid Salud…) y todo convivió de forma coherente y corporativa durante unos años. Pero no más de tres.

Paralelamente, el Ayuntamiento también había elegido una marca que utilizar en sus comunicaciones promocionales, principalmente de turismo. La elegida fue una marca muy sencilla y colorista: ¡MADRID!. Pero parece que estas exclamaciones gustaron mucho al equipo de gobierno, que, ni corto ni perezoso, decidió rediseñar la marca institucional para incluirlas, a la vez que se modificaba ligeramente el dibujo del escudo. El ayuntamiento pasó de susurrar madrid a gritar ¡MADRID!.

De este modo, el Ayuntamiento de Madrid estrenaba marca por segunda vez en menos de cinco años y contra lo que viene siendo habitual en estos casos, sin que hubiese un cambio de gobierno. La nueva marca, eso sí, es mucho más colorida. Con los distintos colores de fondo y de exclamaciones se puede conseguir un gran número de combinaciones posibles, aunque el color principal del ayuntamiento continúa siendo el «azul cielo de Madrid».

El resultado es que actualmente conviven en nuestras calles elementos con la marca madrid, otros con ¡MADRID!, alguno que otro con logos antiguos y mucho pastiche de marcas rediseñadas en su día para la imagen con minúsculas que se usan junto a la actual.