Evolución de logos

La evolución del logo de El País Semanal

El País Semanal fue durante años la revista de referencia en España, al menos entre las generalistas. El suplemento dominical de El País ha cambiado hoy radicalmente de imagen (“se reinventa”, como dicen últimamente todas las publicaciones cuando hacen cualquier cambio), y me parecía una buena oportunidad para hacer un post rápido con la evolución de la cabecera de El País Semanal.

1976: Su primera imagen

elpaissemanal1
Este suplemento aparece a los pocos meses del lanzamiento del diario: en octubre de 1976 veía la luz su primer número, más como suplemento de reportajes que como revista. Su logo era muy sencillo: básicamente, el del diario con el añadido Semanal a menor tamaño bajo él, siempre en la misma tipografía Clarendon. En los primeros números solo aparece en negro, pero pronto se atreven con nuevos colores, en combinación con el diseño de cada portada.

1991: El País como protagonista

elpaissemanal2
En febrero de 1991, El País Semanal cambia de logo por primera vez. Ya es una revista independiente, y quiere mostrarlo en su imagen. Las portadas dejan de ser monotemáticas, y otros temas asoman sus titulares a ellas. El logo pasa a ser una gran mancheta de El País, en el que la palabra Semanal queda muy reducida, apenas a un descriptor dentro de la E.

1996: Vuelve el Semanal

elpaissemanal3
En 1996 un nuevo cambio de diseño nos muestra las tendencias más noventeras. Fotos silueteadas, tipografías con grandes contrastes y colores chillones dan un nuevo estilo a la revista, que recupera bien grande el Semanal. Este rediseño afectó también al Pequeño País, como ya vimos en su día.

1999: EP[S]

eps
No sé si recordáis que con la llegada del 2000 a todos nos dio por sentirnos muy futuristas, y a los medios también. Todos buscaban un nombre moderno y signos de puntuación así a lo random, y El País Semanal decidió que era el momento de renombrarse como EP[S]. Me gusta cómo queda visualmente EP con la tipografía de El País, creo que deberían aprovechar más eso como versión compacta de la marca. Pero por lo demás… creo que ha envejecido mal.

2007: La sosez

lasosez
Vale, una cosa es envejecer mal porque apuestes por una estética muy determinada… pero lo de 2007 de El País Semanal ya son ganas de cortarse las venas. Renunció a tener una cabecera potente, con estas letras desganadas que además durante los primeros meses ni siquiera aparecían en la parte superior de la portada, sino pequeñitas, abajo a la izquierda. Y la portada apenas tenía titulares. Tiempo después volvieron a la cabecera superior, pero… todo era muy clásico, muchísimo blanco, muy refinado pero a la vez muy aburrido.

2013: Una buena idea… nacida muerta

mifavorita
Este es mi diseño favorito. Una cabecera discreta pero que jugaba con los elementos, adoptando distintos colores de nuevo. Una coherencia muy buena, al apostar por la tipografía Clarendon de nuevo, como en su primera etapa. Y la promesa de dejar atrás las portadas lánguidas de famosos mirando a cámara y posando con ropa carísima para apostar por portadas infográficas, minimalistas, ilustraciones, metáforas visuales… una promesa que duró como 30 segundos. Una lástima. Una oportunidad para convertir EPS en una revista interesante… que se perdió.

2016: Vuelta a la languidez

elpaissemanal
Como si la etapa anterior hubiera sido un mal sueño, volvemos a un El País Semanal con una identidad desligada de la del diario. Muy minimalista, sí; muy elegante, también… pero muy sosa, muy lánguida… mucha pereza. Aunque visto lo visto, sus reportajes de decoración sobre lofts de 6 millones de euros en Noruega quedan mejor en este contexto.

Si te ha parecido interesante, echa un ojo a la evolución de otra marca mítica: El Pequeño País

4 Comentarios

  1. César

    Siempre me ha divertido como en un períodico considerado “de izquierdas” se publicaban esos reportajes sobre carísimos lofts en Noruega, recomendaciones de restaurantes de precios de tres cifras, o especiales de regalos de navidad totalmente inalcanzables para los supuestos lectores del periódico.
    Y de vez en cuando algún reportaje sobre los “desfavorecidos” de algún país de America Latina o África -muy pocas veces de España- retratados por fotógrafos de renombre (de los que viven en los lofts y cenan en los restaurantes del reportaje de la página siguiente.

  2. fm

    Tipografías lánguidas como las modelos que aparecen en el interior. Hay que reconocer que es coherente.

  3. Y soy yo sola o la maquetación/diseño interior es confuso y molesto? 
    Una pena, esta revista tuvo una época muy buena…

Leave a Reply

Tema creado por Anders Norén