Evolución de logos, Infografías, Marcas desaparecidas

Unnim, la marca que se multiplicó por dos

Estos días ha dicho adiós una marca que los lectores catalanes conocían bien: Unnim, nacida en 2010. Y es que con la crisis que estamos viviendo, empieza a ser bastante común que de cuando en cuando desaparezca la marca de una entidad bancaria. Pero el caso de Unnim tiene algunas curiosidades que creo que se merecen un artículo.

El origen de Unnim

Cuando las cajas de ahorros empezaron a fusionarse, tres cajas catalanas decidieron crear un grupo: las de Terrassa, Sabadell y Manlleu. Caixa Girona estuvo a punto de integrarse también, pero al final decidió que prefería mantener su identidad. Un bonito deseo que duró unos meses, hasta que se integró en La Caixa y desapareció.

Las tres cajas unidas buscaron una marca, y le encargaron el trabajo a Morillas. Tras descartar algunos nombres como Unió de Caixes Catalanes, SomCaixa, Encaixa, Caixa Viva o Caixa Activa, se convocó un concurso de idea entre los empleados. La propuesta ganadora fue Unim Caixes, que se modificó ligeramente para llegar a Unnim, con dos enes para dar una “imagen moderna”. Según cuenta la consultora, de esta forma hacían hincapié en el concepto “unión” en vez de “fusión”, algo que quisieron transmitir también con el símbolo en el que los colores de las cajas que iban a participar se solapan: el rojo de Caixa Terrassa, el amarillo de Caixa Sabadell, el verde de Caixa Manlleu y el azul de Caixa Girona. Finalmente, esta última caja decidió no seguir adelante con la fusión, pero el símbolo se mantuvo igual.

La nueva marca se utilizaba de forma independiente en toda España salvo en los territorios de origen de cada caja, donde se complementaba con el tradicional. Así, los nombres de los rótulos de estas localidades decían UnnimCaixaSabadell o UnnimCaixaTerrassa.

Las dos Unnim

Con la crisis recrudecida, Unnim fue nacionalizada y tuvo que dividirse en dos. El negocio bancario se convirtió en Unnim Banc, que operaba bajo la marca Unnim; y la obra social de las cajas, convertida en fundación, se denominaría UnnimCaixa para distinguirse. De esta forma se llegó a una curiosa situación, en la que dos entidades completamente independientes (porque al ser nacionalizada, las antiguas cajas ya no tenían participación en el banco) utilizaban una misma marca.

En 2012 el BBVA compró Unnim (el banco), añadiendo su marca. En esa época se firmó un acuerdo entre la entidad bancaria y la fundación para financiarla. Se daban situaciones curiosas como que un concurso de pintura fuese convocado por Unnim BBVA y Unnim Caixa, con ambos logos en los carteles.

unnim-infopng

Nadie quiere ser Unnim

Pero el final de Unnim llegó hace pocos días: el 20 de mayo de 2013, la marca que compartían ambas entidades desapareció. El banco Unnim pasaba a adoptar la imagen de su dueño: oficinas, cuentas, tarjetas… todo es BBVA ahora. Curiosamente, la fundación tampoco ha querido continuar con esta marca, y ha decidido llamarse Fundació Antigues Caixes Catalanes. Pobre Unnim: de ser dos marcas, a que nadie la quiera.

4 Comentarios

  1. Loren

    El nombre de Unnim salió de una consulta que realizaron a los empleados de las antiguas caixas: http://elpais.com/diario/2010/02/13/economia/1266015613_850215.html

  2. Alexandre Charles Rolland

    Con lo que me gustaba la sintonía corporativa 🙁

Leave a Reply

Tema creado por Anders Norén