Hubo un tiempo en que España tenía bancos públicos, y no porque hubieran quebrado y se hubieran rescatado, no, públicos de verdad. A finales de los años 80 existían el Banco Exterior, Caja Postal, Banco de Crédito Agrícola, Banco Hipotecario, Banco de Crédito Local y el Banco de Crédito Industrial. Y de estos cuatro últimos trata nuestra historia de hoy, una historia bastante curiosa y poco conocida sobre el primer grupo bancario público.

nueva

Cada uno de estos cuatro bancos, de titularidad pública, tenían un origen y unos objetivos diferentes. El Agrícola estaba especializado en el medio rural, el de Crédito Local en financiar proyectos a ayuntamientos y comunidades autónomas, el Hipotecario en conceder hipotecas y el Industrial en eso mismo, la industria. Cuatro bancos que se complementaban entre sí y que en 1988 pasaban a ser propiedad del ICO, organismo público también, por decisión del Gobierno. Aunque no se fusionaban, coordinaban sus actuaciones y, entre otras cosas, hacían campañas de comunicación conjuntas.

ico

El ICO estrenó un logo muy en la línea de aquellos años: letras muy separadas, tipografía Futura en mayúsculas, trazos como hechos a mano y colores muy vivos. Con alguna relación al que un año antes había estrenado Banesto, o al que se utilizaría en los Juegos Olímpicos de Barcelona.

Cada uno de los cuatro bancos públicos dependientes del ICO asumieron también esta identidad, con la C como nexo común (no en vano, todos incluían la palabra Crédito en su nombre, salvo el Hipotecario, que lo había simplificado) y con las líneas de diferentes colores como diferenciación. Es curioso destacar que la marca del Banco Hipotecario debía estar mejor considerada porque aunque no encajaba con el estilo de la familia de marcas recién creada, se mantuvo como logotipo bajo el símbolo común:

hipotecario

Esta arquitectura de marcas duró muy poco, y de hecho no dio tiempo a variar el tagline, que siguió siendo La nueva banca pública. Entre 1988 y 1991 se utilizaba en todas las comunicaciones, pero en este año desapareció y cada banco volvió a su logo anterior por un pequeño tiempo. El Gobierno había vuelto a reformar el sector bancario público para crear la Corporación Bancaria Española, aunque nosotros la conocimos por su marca comercial: Argentaria. Pero eso lo veremos en otro capítulo.

Hoy en día el ICO permanece como una entidad de crédito pública, aunque sin relación directa con el ciudadano, y su logo es una evolución del ochentero:

icoahora