¿Por qué los colores de los partidos políticos son los que son?

Mañana España celebra elecciones generales, y por tanto, hoy es la jornada de reflexión. ¿Y de qué reflexiona un site de branding? Ya hemos hablado de muchos temas electorales: de cómo los partidos ponían a punto sus logos para las elecciones, de la historia de la identidad visual del PP y de la del PSOE… pero hay un tema que no hemos tocado hasta ahora: los colores de los partidos políticos.

En cada categoría de marcas, salvo que el sector tenga un color definido culturalmente, cada marca suele reservarse un color que le distinga de su competencia, y los partidos políticos no podían ser menos. Sus colores tienen mucha importancia porque su identidad estará muy presente en el periodo electoral: teñirán sus materiales, comunicaciones, spots… los colores de un partido se viven para muchos como los de un equipo de fútbol.

En España, de manera casi natural, cada partido ha ido encontrando su color, hasta llegar al punto de identificarse claramente cada uno sin ver ningún otro elemento:

colores-partidos

Es fácil identificar las bolitas de colores de la imagen superior con PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, Izquierda Unida, UPyD y Vox. Bueno, este último puede que no, pero para un partido de color verde que tenemos, quería incluirlo.

En casi todas las competiciones de marcas de colores diferentes suelen estar dos de los primarios, el azul y el rojo: Coca-Cola y Pepsi, Carrefour y Alcampo… y la política no es una excepción. El azul del partido conservador y el rojo del socialdemócrata son una convención en muchos países de Europa, por lo que no es de extrañar que el Partido Popular Europeo sea azul y el Partido Socialista Europeo sea rojo. Curiosamente, en Estados Unidos la tendencia es la contraria: el partido más conservador, el Republicano, se identifica con el color rojo; mientras que los Demócratas apuestan por el color azul.

3542315639_8c698721df_z

En España el Partido Socialista lleva usando el color rojo desde las primeras elecciones de 1977. Lo curioso es que por aquel entonces, el antecesor del PP, Alianza Popular, también se identificaba con el rojo (eso sí, combinado con el amarillo en un arrebato patriota). El PP siguió identificándose mucho con el rojo hasta que en los 90 ya decidieron apostar fuerte por el azul, que poco a poco ha dominado su logo en las últimas versiones.

cartel-alianzapopular-77

También es común que los partidos de izquierda se identifiquen con el color rojo, especialmente los que tienen vínculos con el comunismo. Así ha sucedido con Izquierda Unida, coalición liderada por el PCE y que, aunque en sus inicios apostaba también por el gris y el verde, en los últimos años se ha lanzado totalmente al rojo. Entiendo sus motivos para mantener este color, pero especialmente desde los últimos diseños del PSOE, el partido grande se ha apropiado de ese color y es poco distintivo ya.

Los nuevos partidos surgidos en las últimas legislaturas han sabido detectar los espacios donde podían introducir nuevos colores. Ciudadanos en 2006 apostó por un color naranja, que si bien en su Cataluña natal no era totalmente original (formaba parte de la identidad de CiU), en el resto del país estaba sin explorar.

Cartel_Cierre-de-CampañaCampaña-01

UPyD por su parte optó por el magenta, un color muy distintivo y llamativo que, seguramente por casualidad (o no), recordaba a Rosa… Díez. Ellos explican que es el color identificativo de muchos otros partidos liberales en Europa, y al margen de ello, creo que hicieron muy buen trabajo con un color generalmente poco presente en el branding y muy llamativo.

Podemos también ha jugado muy bien con el color. Pocos saben que en sus inicios este partido tenía una horrible identidad visual verde:

Podemos_logo

Por suerte, algún diseñador profesional debió entrar a formar parte del equipo y pronto cambiaron a la imagen que tienen ahora, jugándolo todo al morado. Un color que tampoco estaba explorado (más allá del Sin Lactosa), que se ha convertido en muy distintivo y les permite jugar con él, como en el nombre de los centros cívicos del partido: las Moradas.

2014011614475873681

Hablando de verde, en España al margen de cientos partidos ecologistas peleados entre sí y de nula relevancia política, no teníamos ningún partido de este color. De hecho, cuando muchos de ellos se unieron en Equo, este partido se negó a tener un único color corporativo. Finalmente, el espacio del color verde lo ha tomado el partido de ultraderecha Vox, con una identidad diseñada por José Gil-Nogués y que me gusta bastante más que su ideología. En palabras del diseñador, el verde se eligió porque “simboliza la tranquilidad y está unido a las características propias de lo natural: armonía y crecimiento, así como a su valor más conocido: la esperanza”. Es una lástima que desde que no lograron ser relevantes en las elecciones y comenzaron a ponerse nerviosos, su paso de ser un partido serio a uno friki haya hecho que descuiden la bonita identidad con la que nacieron.

En este repaso me he querido centrar en los partidos nacionales. A nivel autonómico y local podemos encontrar muchos más. También serían curiosas las coaliciones, como la de Podemos y Compromís en Valencia, que han resuelto con un elegante degradado entre morado y naranja (colores de ambos) que en cualquier otra parte de España sería percibido como la improbable unión de Podemos y Ciudadanos:

oltraeiglesias_NoticiaAmpliada

Los colores son importantes. Nos ayudan a identificar de un golpe de vista, despiertan sensaciones y permiten construir un universo de conversación alrededor. Los partidos lo saben, y nosotros, a veces inconscientemente, también. Después de varias décadas con una política azul y roja, ¿con qué colores amanecerá España el lunes?

Si te ha gustado este artículo, echa un ojo al repaso que hicimos de los logos y los lemas de cada partido desde 1977.

« »

© 2018 Marca por hombro. Tema de Anders Norén.