Arqueología brandera 3: Bancos y cajas

Las sucursales de los bancos son un buen lugar para encontrar restos de marcas viejas, porque son empresas que se empeñan en poner su logo por todas partes y luego les resulta difícil cambiarlas todas. Y si la sucursal está abandonada y ya les da igual todo, más aún.

Banesto

P1060380

Este es un logo de Banesto que no había tenido ocasión de ver más allá de las hemerotecas: el de la “manzana mordida” (vale, es posible que solo me lo parezca a mí). Lo encontramos en una sucursal de este banco en Granada, y la foto la envía mi gran amigo Fran Torres.

Puedes ver más sobre la evolución gráfica de Banesto (y el caos de estos últimos años) en el artículo que le dedicamos a la noticia de su futura muerte.

Datación aproximada: Antes de 1987.

Banco Central

DSC09719
Muchas de las sucursales actuales del Santander vienen de otros bancos que ha ido absorbiendo a lo largo de los años. Por ejemplo, gran parte son del antiguo Banco Central, como esta oficina cerrada en el Paseo de Extremadura (Madrid) en la que aún puede leerse claramente su antiguo nombre.

En un comentario a un Arqueología Brandera anterior, Petiso Carambanal nos enseñaba otras sucursales del Central que aún muestran sus logos en Ávila (enlaces a Google Maps):

http://goo.gl/maps/Dt2tm

http://goo.gl/maps/iMNu4

Datación aproximada: Anterior a 1991.

Bancaja

la foto-1
En 2005, Bancaja pidió a Mariscal que rediseñara su logo y este les presentó un icono en forma de asterisco (que simbolizaba la relación entre la caja y el cliente, según decía). Aunque hicieron un trabajo fuerte de aplicación por todas partes… siempre quedan restos del antiguo logo por ahí: por ejemplo, este pulsador de una sucursal (ya cerrada) de Madrid.

Datación aproximada: Entre 1991 y 2005

Arqueología brandera: Helados y refrescos

En esta entrega de arqueología brandera por fin puedo empezar a publicar algunas aportaciones que me habéis mandado a fernando@marcaporhombro.com. Hoy vamos a hacer algo temático: helados y refrescos, que con este calor que hace apetece bastante, ¿verdad?

Puede que recuerdes el caso del rebranding de Águila-Amstel, uno de los más largos que se conocen. Que haya imágenes de la transición en algunos bares puede ser incluso normal, como este de la calle Doctor Fleming de Madrid…

2013-07-02 19.25.13

…pero es que hay incluso un restaurante cerca de la Gran Vía llamado El Águila en honor a esta desaparecida marca de cervezas. Y para que no queden dudas, su logo es el de la cervecera antes de ser adquirida por Amstel. Eso sí, mantienen el acuerdo de suministro:

2013-06-29 21.36.24 (1)

Hablando de cervezas, en muchos bares aún sigue viva la marca Laiker, que ha sido sustituida desde hace unos años por Mahou Sin:

IMAG0183

En otro bar, este de Tineo (Asturias) encontramos casi una reliquia: un cartel de Fanta, en el que apreciamos el abuelo del logo actual y sus etiquetas azules. Debe ser de los años 60 o 70, a ver si alguien sabe precisarlo:

DSCN0858

Y si lo que queremos es agua, en una tienda cercana a la Avenida de Portugal de Madrid encontramos este logo de Font Vella, mucho antes de que decidieran estilizarlo mil veces:

El agua ligera que aligera peso

Cambiamos de tercio y vamos a por helados. En alguna tienda de alimentación poco preocupada por el branding aún es fácil encontrar algunas pegatinas con marcas y logos desaparecidos. Por ejemplo, estas de Frigo y Miko, posiblemente de los años 80 o principios de los 90. Curiosamente, estas dos marcas tienen destinos ligados en Francia, como vimos en su momento. En España, sin embargo, Miko fue absorbida por Nestlé, que la fusionó con Camy.

2013-07-04 13.05.10

Y es que de hecho, profundizando en el logo de Frigo, podemos ver que aunque desapareció en 1997… aún funcionan sus frigoríficos, como nos demuestra esta tienda de alimentación cercana a Atocha:

206472_10150152394282129_6396569_n

Bonus: mi compañera y amiga Esther Antolín me pasa este cartel de La Casera que se encontró en el pueblo de Sepúlveda:

602126_10200682026430319_2001625382_n

Muchas gracias a Víctor Ventura por sus fotos de Madrid (bar Águila, pegatinas de helados, cartel de Águila Amstel) y a Sergio Ledesma (cartel de Fanta). ¡Iré publicando más!

Y recuerda que si tienes fotos de tu propia arqueología brandera, puedes mandármelas a fernando@marcaporhombro.com para esta sección.

Feve: la (otra) marca de los trenes

Si pensamos en trenes, a la mayoría de nosotros se nos viene a la cabeza una marca: Renfe. De ella hemos hablado algunas veces en Marca por hombro (con una propuesta de simplificación de su arquitectura de marca y la historia de su rebranding), pero en algunas localidades comparte protagonismo con otra marca que ya ha comenzado a desaparecer: Feve.

Un poco de historia de Feve

La marca Feve nace oficialmente en 1965, pero sus antecedentes se remontan a 1926, cuando se crea el ente público EFE (Explotación de Ferrocarriles por el Estado) para absorber todas las líneas de tren privadas deficitarias. Vamos, que lo de los rescates no es un invento actual ni mucho menos.

En 1965 se establece que EFE cambie su nombre por Feve (Ferrocarriles de Vía Estrecha) y se quede con todas las líneas de ancho distinto al ibérico. Así pues, el mercado de líneas de tren queda principalmente dividido en dos marcas: Renfe (ancho ibérico) y Feve.

Sin embargo, la búsqueda de ahorros con la crisis hizo que desde el 1 de enero de 2013 FEVE se integre en Adif (estaciones y vías) y Renfe (servicios y trenes).

Imagen corporativa de Feve

feve
Feve es un claro ejemplo de cómo ha evolucionado el interés y los estilos en el diseño de imagen corporativa en nuestro país. Al nacer en los años 60, desde el principio contó con una marca definida, aunque principalmente se cuidaba su símbolo, un cambio de vías. Años después, a finales de los 80, el diseñador Alberto Corazón creó una marca muy de su estilo: sólida y rotunda, que estuvo vigente casi 20 años. En 2005, después de un cambio de gobierno, alguien pensó que había que modernizar su imagen, y se hizo con el mismo estilo con el que se modernizaban los logos hasta hace poco: con cantidades industriales de reflejos, brillos, sombras y redondeados. Según cuenta su manual de imagen corporativa, “Su punto de partida es el rombo regular. En la nueva propuesta se comenzó por curvar los vértices para dotarlo de más dulzura y cercanía. La siguiente decisión fue proporcionar a este elemento un mayor dinamismo y agilidad distorsionando el rombo y consiguiendo una forma más viva y con más movimiento, apropiada para una moderna empresa de transportes. La “f” blanca dentro del símbolo surge de la fusión abstracta de la inicial y un cruce de vías.”

situlodices

Y por último, en 2013 Feve ha estrenado la peor de sus marcas, un pastiche hecho sin cuidado alguno al mezclar dos imágenes corporativas totalmente independientes, integrando sin mucho cuidado el nombre y el icono de Feve en la arquitectura de marca de Renfe.

Las marcas que surgieron de Feve

En parte, Feve era poco conocido en muchas zonas de España porque a lo largo de los años 70 y 80 muchas de sus líneas se convirtieron en empresas diferenciadas, con sus propias marcas, en base a un artículo de la Constitución que establecía que las comunidades autónomas podrían ser titulares de las líneas de tren que no excediesen su territorio. Así, en la actualidad existen diferentes servicios ferroviarios que operan con marcas que podríamos considerar hijas autonómicas de Feve:

hijasdefeve

Euskotren: gran parte de las líneas de ancho métrico de Feve en Euskadi.
FGC, Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya se encargó de las líneas catalanas, operando algunas de ellas bajo las marcas Metro del Llobregat y Metro del Vallès.
FGV, Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana integró las líneas de esta comunidad autónoma, y las opera bajo las marcas Metrovalencia y Tram.
Serveis Ferroviaris de Mallorca: desde 1994 es la marca con la que opera la esta pequeña red insular.
Línea 10 de Metro de Madrid: en sus orígenes era el Ferrocarril Suburbano operado por Feve, y acabó integrado en el metro como una línea más.

Artículo escrito con la colaboración de Adri Fernández y Valadrem.

Arqueología brandera 2: El logo de Caja de Madrid

IMG_4665

¿Qué decir de Caja Madrid? Una de las instituciones bancarias más grandes del país, y muy de actualidad en los últimos meses por Bankia y su expresidente, a ratos en la cárcel. Pero este es un blog de branding y en esta sección de arqueología brandera vamos a repasar los restos de esta marca que aún permanecen.

La verdad es que de Caja Madrid, marca que acaba de desaparecer, hay mucho todavía: los rebranding llevan su tiempo. Así que para hacer una “arqueología pata negra”, me voy a centrar en el logo anterior de la caja, el primero de estos dos:

cajamadrid

Lo reconocemos porque el oso forma el símbolo de una hucha (el icono tradicional de las cajas de ahorros) y porque el nombre es Caja de Madrid. Este logo supuestamente desapareció a mediados de los 90, es decir, hace casi 20 años. Pero como vamos a comprobar, ni siquiera la aparición de Bankia ha acabado con muchos de sus restos:

180F13A2-2B31-47B4-9CB9-CAEFB2124E62

Como por ejemplo, una azotea de la calle Bravo Murillo: ¿nadie se dio cuenta en estos últimos lustros o les daba pereza subir? El caso es que ahí seguía cuando pasé hace unas semanas, con la sucursal de abajo perfectamente convertida en un Bankia. Lo mismo que pasaba en la sucursal de la imagen que encabeza este post, en este caso de Granada: todo había sido sustituido por Bankia… menos el enorme símbolo de la puerta.

76075E83-7DD9-4FE0-AEB6-3A1028399F3B

Esta me ha hecho especial gracia. No se trata de una sucursal abandonada en un pueblo de la sierra, sino de la que hay en la planta baja del propio edificio de Caja Madrid en la Castellana. En casa de herrero…

la foto

Y la tercera (hay muchas más, pero no quiero que soñéis con el oso), una que me parece especialmente poética, en Alonso Cano (Madrid). Caja Madrid se ha ido, pero queda su rastro. Y su suciedad. Que cada uno lo interprete como quiera.

Datación aproximada: En los tres casos, principios de los 90.

Logo que se utilizaría actualmente: El de Bankia.

Os recuerdo que si encontráis algún logo viejo todavía visible por ahí, me podéis mandar la foto a fernando@marcaporhombro.com. Pronto comenzaré a publicar algunas que me han llegado 🙂

Arqueología brandera (1): el logo de Campsa de 1977

Llevaba tiempo con ganas de comenzar esta sección. Me apasionan las marcas y logos desaparecidos. Está claro que hay lugares donde es fácil encontrarlos, como las hemerotecas o los folletos antiguos; pero desde hace años me hace ilusión encontrar por la calle logos antiguos de marcas: en pegatinas viejas de tiendas, en locales abandonados, en carteles que nadie se molestó en quitar, en cabinas, en alcantarillas… esos “fósiles” que han aguantado el paso del tiempo, que se han escapado a los responsables de rebrading de las empresas. Y por eso se me ha ocurrido llamar así a esta sección: “Arqueología brandera”.

Para hacerla necesito vuestra ayuda. Enviadme fotos de marcas y logos antiguos que encontréis por la calle a fernando@marcaporhombro.com. Tienen que ser fotos hechas por vosotros (por cuestiones de derechos) y actuales, es decir, no valen fotos de época porque eso no sería arqueología. Parece que no, pero en cuanto te vas fijando un poco, acabas encontrando muchísimas.

Mi intención es hacer esta sección una vez al mes, con una o varias marcas similares que hayamos encontrado, y si es posible explicar cuándo se empezó a utilizar, alguna curiosidad de su historia, etc. ¿Me echaréis una mano?

Logo de Campsa en gasolinera

CB372CBF-2EF8-4989-A4D0-80EED3EDB02D

Empiezo con una que me ha pasado Iñaki Visa. Es una gasolinera abandonada con un logo de Campsa que no había visto jamás (bueno, lo había puesto de pasada en un artículo, pero no en color ni aplicado). Me puse a investigar y resulta que el logo en cuestión fue bastante famoso, y de hecho fue el primer logo “en serio” que tuvo la empresa, con sus proporciones exactas, línea gráfica, color corporativo… no está nada mal.

En la web de la Comisión Nacional de Energía tienen escaneadas las memorias anuales de Campsa y he podido encontrar el logo en más aplicaciones:

campsa

Fecha aproximada: También he podido descubrir en estas memorias que el logo estuvo vigente entre 1977 (coincidiendo con el 50 aniversario de la compañía) y 1984, cuando se comenzó a utilizar el actual diseñado por Ante Kvessitch, que al parecer tuvo problemas legales con la compañía a causa del copyright.

¿Es gafe Madrid? Los namings madrileños y su tendencia a desaparecer

Parece que llevar la palabra Madrid en el nombre trae mala suerte a las marcas, siendo el Real Madrid quizás una excepción que confirma la regla. Y es que a lo largo de la historia han existido bastantes marcas desaparecidas con la capital en el naming. ¿Repasamos algunas?

Unión Eléctrica Madrileña

unionelectrica
UEM era una compañía eléctrica de la capital, que había nacido en 1912 con capital del Banco Urquijo para competir con Hidroeléctrica Española. En 1969, la compañía simplifica su naming y se convierte en Unión Eléctrica, coincidiendo con su expansión por el resto del país (es la dueña de la primera central nuclear del país, Zorita).

Finalmente, en 1982 se fusiona con Fenosa creando Unión Eléctrica Fenosa, que en 1989 simplificaría de nuevo su nombre hacia Unión Fenosa, y que tras otra fusión es hoy Gas Natural Fenosa.

Gas Madrid

gasmadrid
Nacida en 1846 como Sociedad Madrileña para el Alumbrado de Gas, esta compañía se dedicó en sus inicios a la iluminación de las calles madrileñas. Tras una quiebra, pasó a llamarse Compañía Madrileña de Alumbrado y Calefacción por Gas y más tarde Gas Madrid. Comercializaba gas ciudad, hasta que en los años 90 comenzó a cambiar su red hacia el gas natural. En 1991 se fusionó con Catalana de Gas, y la nueva empresa se denominó Gas Natural.

Madritel

madritel
Operadora ganadora de la licencia de telecomunicaciones por cable en Madrid, Madritel comenzó a cablear la comunidad para ofrecer teléfono, internet y televisión digital bajo esta marca y con un logo que recuerda a un viejo cable de teléfono enrollado. Después se integró en el grupo Auna, pasando a ser Madritel Auna, después Aunacable Madritel y más tarde simplemente Auna, grupo que fue comprado por Ono.

Air Madrid

airmadrid
Se trataba de una pequeña compañía aérea que comenzó a operar en 2004, especializándose en viajes internacionales hacia países emisores de emigrantes con destino a España. Sus continuas averías y retrasos le valieron amonestaciones de las autoridades, hasta que en 2006 fue obligada a suspender sus operaciones, entre denuncias de los consumidores y abriéndose concurso de acreedores.

esMadridTV

esmadridtv
La primera y única televisión pública del Ayuntamiento de Madrid. Fue el primer canal en emitir en panorámico una programación de bastante calidad, aunque orientada al ocio y al turismo, algo extraño teniendo en cuenta que solo se sintonizaba en la ciudad de Madrid. Fue una de las primeras víctimas de la crisis y el ayuntamiento la cerró en 2010, con solo tres años de existencia.

Sugerencia de @gammak64

Caja Madrid

cajamadrid
Una de las empresas más antiguas de nuestro país, con más de 300 años de existencia, ha finalizado su historia durante esta crisis. Caja Madrid es el resultado de la unión del Monte de Piedad madrileño y la Caja de Ahorros de Madrid, fundados en 1702 y 1836 respectivamente.

En 2010 se integró en el grupo BFA, que en 2011 comenzó a operar como Bankia, eliminando las marcas de las cajas. La quiebra de la entidad ha hecho que en la actualidad sobreviva como una fundación de carácter especial y sin apenas ingresos, ya que su negocio bancario ha sido nacionalizado tras el rescate de Bankia.

Diputación Provincial de Madrid

diputacion
Esta institución existió durante todo el franquismo, aunque sin apenas competencias reales. Entre 1977 y 1983 asumió muchas competencias del futuro gobierno autonómico e incluso contó con su propia imagen corporativa, disolviéndose cuando se redactó el estatuto de autonomía y al tratarse de una comunidad autónoma uniprovincial, no tenía sentido tener diputación.

En la próxima entrega repasaremos más marcas madrileñas que ya no están entre nosotros. ¿Sugerencias?

Vía | Madripedia | Unión Fenosa | Wikipedia Gas MadridWikipedia Air Madrid

Unnim, la marca que se multiplicó por dos

Estos días ha dicho adiós una marca que los lectores catalanes conocían bien: Unnim, nacida en 2010. Y es que con la crisis que estamos viviendo, empieza a ser bastante común que de cuando en cuando desaparezca la marca de una entidad bancaria. Pero el caso de Unnim tiene algunas curiosidades que creo que se merecen un artículo.

El origen de Unnim

Cuando las cajas de ahorros empezaron a fusionarse, tres cajas catalanas decidieron crear un grupo: las de Terrassa, Sabadell y Manlleu. Caixa Girona estuvo a punto de integrarse también, pero al final decidió que prefería mantener su identidad. Un bonito deseo que duró unos meses, hasta que se integró en La Caixa y desapareció.

Las tres cajas unidas buscaron una marca, y le encargaron el trabajo a Morillas. Tras descartar algunos nombres como Unió de Caixes Catalanes, SomCaixa, Encaixa, Caixa Viva o Caixa Activa, se convocó un concurso de idea entre los empleados. La propuesta ganadora fue Unim Caixes, que se modificó ligeramente para llegar a Unnim, con dos enes para dar una “imagen moderna”. Según cuenta la consultora, de esta forma hacían hincapié en el concepto “unión” en vez de “fusión”, algo que quisieron transmitir también con el símbolo en el que los colores de las cajas que iban a participar se solapan: el rojo de Caixa Terrassa, el amarillo de Caixa Sabadell, el verde de Caixa Manlleu y el azul de Caixa Girona. Finalmente, esta última caja decidió no seguir adelante con la fusión, pero el símbolo se mantuvo igual.

La nueva marca se utilizaba de forma independiente en toda España salvo en los territorios de origen de cada caja, donde se complementaba con el tradicional. Así, los nombres de los rótulos de estas localidades decían UnnimCaixaSabadell o UnnimCaixaTerrassa.

Las dos Unnim

Con la crisis recrudecida, Unnim fue nacionalizada y tuvo que dividirse en dos. El negocio bancario se convirtió en Unnim Banc, que operaba bajo la marca Unnim; y la obra social de las cajas, convertida en fundación, se denominaría UnnimCaixa para distinguirse. De esta forma se llegó a una curiosa situación, en la que dos entidades completamente independientes (porque al ser nacionalizada, las antiguas cajas ya no tenían participación en el banco) utilizaban una misma marca.

En 2012 el BBVA compró Unnim (el banco), añadiendo su marca. En esa época se firmó un acuerdo entre la entidad bancaria y la fundación para financiarla. Se daban situaciones curiosas como que un concurso de pintura fuese convocado por Unnim BBVA y Unnim Caixa, con ambos logos en los carteles.

unnim-infopng

Nadie quiere ser Unnim

Pero el final de Unnim llegó hace pocos días: el 20 de mayo de 2013, la marca que compartían ambas entidades desapareció. El banco Unnim pasaba a adoptar la imagen de su dueño: oficinas, cuentas, tarjetas… todo es BBVA ahora. Curiosamente, la fundación tampoco ha querido continuar con esta marca, y ha decidido llamarse Fundació Antigues Caixes Catalanes. Pobre Unnim: de ser dos marcas, a que nadie la quiera.

Vocento lanza ABC (Punto) Radio

El grupo de comunicación Vocento ha dado un giro a su estrategia de marcas y ha renombrado su emisora Punto Radio con el nombre de ABC Punto Radio, aunque en los logotipos la marca sólo es ABC Radio.

El movimiento es muy interesante desde el punto de vista de las marcas. Punto Radio es una emisora que no terminaba de despegar, y sin duda, darle el nombre de ABC le otorga como mínimo una gran visibilidad, a pesar de que el diario no pase por sus mejores momentos. También le otorga una serie de valores (monárquico, tradicional, conservador, católico) que Punto Radio hasta ahora no tenía, siendo una emisora con una imagen más o menos limpia. De hecho, su campaña de lanzamiento fue bajo el lema La radio independiente, desligándose de la polarización de la competencia, donde está claro que la SER es izquierda y COPE, derecha.

ABC Punto Radio nace en toda España menos al País Vasco, donde las emisoras forman otra red independiente que se seguirá llamando Punto Radio: allí la marca ABC no está tan implantada como en el resto de España. El grupo Vocento tiene una gran implantación allí, pero no a través de ABC, sino con sus diarios regionales de línea más moderada. El Correo es toda una institución. ¿Veremos un El Correo Radio?

Una marca de transición

Lo que no deja duda al ver los gráficos de la campaña de relanzamiento de la radio de Vocento es que la presencia de Punto en el nombre tiene toda la pinta de ser un paso de transición. No puede ser casualidad que sólo verbalmente la marca sea ABC Punto Radio, mientras que gráficamente leamos sólo ABC Radio: pareciera destinado a tranquilizar a sus oyentes, que no entenderían que de un día para otro su emisora cambiase de nombre.

Personalmente, apostaría a que dentro de 12 meses, el nombre oficial de la emisora será ABC Radio.

Otras cabeceras que saltaron a las ondas

Los periódicos tienen nombres muy peculiares, que se explican por sus tradiciones en ocasiones centenarias y por esa tendencia a mantener el tono al fundar nuevos: El País, El Mundo, La Verdad, Informaciones… nombres muy poco radiofónicos. En las ondas estamos más acostumbrados a escuchar emisoras cuyo nombre son siglas (COPE, Cooperativa de Ondas Populares de España; o SER: Sociedad Española de Radiodifusión) o en los últimos tiempos, nombres nacidos del marketing (Onda Cero, Punto Radio).

Sin embargo, no es la primera vez que una marca impresa salta a las ondas. En diferentes localidades de España existen pequeñas emisoras de radio o televisión con el nombre del periódico puntero de la zona. Y a nivel nacional, podemos rescatar la efímera existencia de Radio El País, que a principios de los años 80 supuso la primera incursión (con desastroso resultado) del Grupo Prisa en la radio, antes de comprar la SER; o la más afortunada de Radio Marca, con la que el periódico montaba su propia emisora deportiva.

Y el salto contrario lo ha dado por ejemplo 40 Principales, que de ser sólo un programa en la SER pasó a tener su propia emisora, su propio canal de televisión, revista y operador de telefonía móvil (aunque con poco éxito en estos dos últimos casos).