ABC en la guerra civil: dos periódicos antagónicos con la misma marca

Las marcas más reconocidas tienen un atributo que nos sale espontáneamente al nombrarlas: Loewe es lujo; Coca-Cola, felicidad; Apple, diseño… y el diario ABC sería conservador, pero sobre todo, monárquico. Por eso nos sorprendería encontrar una portada de este diario que gritase un viva a la República. Y sin embargo, existe:

abc

No, no es Photoshop. Esta portada (o contraportada, no queda claro) es completamente real y se publicó en el diario ABC de Madrid el 25 de julio de 1936, recién estallada la guerra civil. Y precisamente ese es el detalle importante, que fuese el ABC de Madrid.

Desde finales de los años 20, ABC habían sido dos periódicos: ABC de Sevilla y ABC de Madrid, con contenidos muy similares pero cierta independencia. Y los avatares hicieron que tras el golpe de estado de 1936, la edición de Sevilla y la de Madrid quedasen en bandos distintos.

Mientras que la de Sevilla apoyaba el golpe y al bando franquista, la edición de Madrid estaba en una zona republicana y no tomada por los golpistas. El 19 de julio de 1936, un día después del golpe, editó su último número bajo sus propietarios tradicionales, en el que apenas dio tiempo a incluir algunas informaciones (visadas por la censura) sobre lo que había sucedido el día anterior.

ABC de Madrid desapareció durante unos días, haciendo su reaparición el 25 de julio con la llamativa portada que veíamos arriba. ¿Qué había sucedido? Los periodistas del diario conservador, en el clima de tensión y violencia que se respiraba, no habían acudido a trabajar, y el diario había sido incautado por Unión Republicana. Un consejo obrero había elegido un nuevo equipo, que se encargaría de publicar el diario con una línea editorial totalmente opuesta hasta el fin de la guerra. De esta forma, ABC de Madrid pasó a tener el inaudito subtítulo de Diario republicano de izquierdas, durante unos meses, y Diario al servicio de la democracia después.

La marca pesaba, eso sí. Por su línea monárquica y conservadora, ABC había sido considerado durante los años de República como un diario enemigo por muchos sectores de la población: “Para los tradicionales lectores del periódico el cambio era siniestro y la gente que nunca leía el ABC continuó sin leerlo”, explica su director en aquella época Elfidio Alonso en un testimonio recogido en el libro Historia gráfica de la prensa española. Poco a poco el tono informativo fue más moderado y el ABC republicano se fue consolidando, aunque a medida que avanzaban las tropas golpistas su suministro de papel y energía iba menguando: en sus últimos meses apenas tenía cuatro páginas.

Portadas de ABC Madrid y ABC Sevilla el 24 de enero de 1937
Portadas de ABC Madrid y ABC Sevilla el 24 de enero de 1937

Mientras tanto, el ABC de Sevilla sufría la evolución contraria: fue ganando páginas y calidad. De hecho, cuando en 1939 el ejército franquista entró en Madrid y se restituyó el diario a sus propietarios, trajeron material para publicar del sevillano. Y como detalle significativo, publicaban esta nota aclaratoria en su primer número tras la época republicana, un número que en portada mostraba un retrato de José Antonio Primo de Rivera:

El día 19 de julio de 1936, ABC publicaba su número 10.344. Hoy, 29 de marzo de 1939, publica el siguiente. Esto quiere decir que cuanto se ha publicado en los 32 meses largos comprendidos entre esas dos fechas, no cuenta en nuestra colección.

(…) Ni uno solo de nuestros lectores -los que nos han sido fieles a través de las grandes mudanzas que han sufrido instituciones y hombres- habrá caído en la repugnante estafa que ha representado la circulación de ese papel sangriento que quiso deshonrar nuestro nombre.

ABC renegaba de su época roja y retomaba la numeración anterior.

La verdadera historia de la estrella de La Caixa

La Caixa puede presumir de ser una de las empresas españolas cuyo icono está diseñado por un gran artista: Joan Miró. Sin embargo, la historia de cómo Miró acabó diseñando la famosísima estrella no es tan conocida como su autoría.

En los años 70, la consultora Landor, que era la principal empresa de identidad corporativa del mundo, había creado una nueva imagen para Iberia, en la que creaba el conocido símbolo IB con la corona española. La Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros, que era conocida popularmente como La Caixa, quería aclarar su imagen y contrató también al estudio californiano. Una de las primeras decisiones, como ya vimos en su día, fue que “La Caixa”, con comillas y todo, dejase de ser simplemente un eslogan para convertirse en la marca de la caja. Pero necesitaban un símbolo potente. Hasta entonces se habían utilizado diferentes iconos: un escudo con las provincias catalanas y la balear, el edificio de la Via Laietana…

Tras muchas reuniones, Landor y La Caixa decidieron dejar de lado opciones más conservadoras como las que estaban usando otros bancos, con iconos tradicionales o sus siglas, y optar por encargar a un artista de renombre internacional su símbolo. De esta forma, representarían una de las cosas que más llamó la atención a la consultora de branding cuando empezaron a analizar el caso: que La Caixa (como todas las cajas de ahorros) tuviera una doble vertiente de entidad bancaria y también obra social y cultural.

En cuanto al artista, se eligió a Miró por varias razones: era de origen catalán y residente en Baleares, los dos territorios históricos de la caja (recordemos que durante muchos años, el lema de la Caja de Pensiones era “La Caixa” de Cataluña y Baleares). Además, su arte era muy reconocible por todos los posibles segmentos de mercado, y resultaba ingenuo, fantástico e imaginativo pero también elegante, sofisticado y sutil.

Sin embargo, aunque en muchas historias del logo se explica que se encargó a Miró un tapiz del cual extraer algún elemento para ser usado como símbolo de La Caixa, esto no es exactamente así. En realidad Miró recibió un encargo muy acotado. Basándose en su obra, Landor había pensado en un asterisco con acompañamiento de dos puntos, inspirados en elementos recurrentes en la obra de Miró. El asterisco se definió de ocho puntas (para evitar las connotaciones políticas o religiosas de las estrellas) y los dos puntos, amarillo y rojo por los colores de la bandera catalana. Este fue el modelo que se entregó a Miró:

estrellalandor

En 1980, Miró se prestó a colaborar con la entidad, dibujando el encargo que le pedían y un tapiz en el que estaría integrado. Sin embargo, cuando Miró envió el resultado, Landor y La Caixa se sorprendieron con el resultado: el artista había experimentado con el asterisco, pero finalmente se había decidido por una estrella de cinco puntas, que para muchos simboliza una persona echando una moneda en una hucha.

tapiz

Ni la caja ni la consultora quisieron cambiar en nada el icono del artista, que se estrenó a principios de los 80 primero en todo lo relacionado con la obra social de la entidad y después en las oficinas bancarias. Y sin duda, es un icono que no ha pasado de moda más de 30 años después y que es una de las marcas más reconocibles del país. No es de extrañar que, cuando se fusionó La Caixa con Caja de Barcelona a principios de los 90, se decidiese mantener la imagen tal cual.

Fuente: “Biografía de una estrella” de Ima Sanchís

Relacionado: ¿Por qué La Caixa se llama así?

Las marcas que desaparecieron en 2013

Al igual que hicimos a finales del año pasado, terminamos el 2013 repasando las principales marcas que han desaparecido este año. Ponemos música triste y empezamos.

Banesto (1902-2013)

slide_banesto1
Razón de desaparición: Unificación de marcas.
Sustituida por: Santander.

Ya le hemos dedicado algunos artículos pero tiene derecho a estar aquí. En 2012 nos anunciaron que durante este año desaparecería, y ha apurado el plazo al máximo: hasta estos últimos días sus sucursales no han cambiado sus rótulos por los de Santander, el banco que lo absorbe y del que era segunda marca desde 1994.

Banif (1962-2013)

banif-545x419
Razón de desaparición: Unificación de marcas.
Sustituida por: Santander Private Banking.

Uno de esos bancos que ni yo ni seguramente la mayoría de los lectores pisaremos jamás: Banif, el banco del grupo Santander para inversiones y gestión de patrimonios. Con la nueva estrategia de marca única del grupo que también ha terminado con Banesto, Banif se convirtió en Santander Private Banking. En su día dedicamos un artículo a su historia y la evolución de su logo.

La Gaceta (1989-2013)

la_gaceta
Razón de desaparición: Dificultades económicas.
Sustituida por: Oficialmente ninguna, pero La Razón o ABC pueden servir.

La Gaceta era el periódico impreso del grupo Intereconomía, famoso por su posicionamiento de derecha sin complejos y algo gamberra. Su atrevido estilo en el que no faltaban las descalificaciones a los adversarios políticos le crearon más enemigos que partidarios: en sus últimos meses apenas tenía 5000 lectores diarios, hasta que el pasado 27 de diciembre editó su último número en papel.

El periódico fue fundado en 1989 con el nombre de La Gaceta de los Negocios, compitiendo con otros como Cinco Días o Expansión. Fue editado por el Grupo Negocios hasta que en 2009 pasó al grupo Intereconomía, que trataba de competir con otros grandes grupos mediáticos estando presente en todos los soportes.

Magazine (1989-1997 y 2000-2013)

Captura de pantalla 2013-12-29 a la(s) 17.38.19
Razón de desaparición: “Cambio en la oferta del fin de semana”.
Sustituida por: Fuera de serie.

El dominical de El Mundo también se despide, habiendo distribuido su última edición el pasado domingo 29. No es la primera vez que desaparece: a finales de los 90 fue sustituido por La Revista, aunque acabó volviendo.

Será sustituido por la revista Fuera de Serie, que actualmente se produce para Expansión. Un movimiento arriesgado, el de sustituir un dominical generalista por una revista de lujo precisamente en estos tiempos. Ellos sabrán…

Nou (1989-2013)

Logo-RTVV-Nou_EDIIMA20131011_0653_13-1
Razón de desaparición: Tener que readmitir a cientos de empleados despedidos ilegalmente.
Sustituida por: Una carta de ajuste.

La televisión autonómica de la Comunidad Valenciana, antes llamada Canal 9, se renovó tras un brutal ERE que acabó con gran parte de su plantilla en 2013. Su nuevo nombre era Nou y estrenaba una nueva identidad visual bastante rompedora. Sin embargo, cuando los juzgados declararon ilegal el ERE, el gobierno autonómico decidió cerrarla.

Factory

factory-logo
Razón de desaparición: ¿Quizás se había convertido en un genérico?.
Sustituida por: The Style Outlets.

Conocido sobre todo en Madrid, Factory son unos centros comerciales que reúnen tiendas outlet (con productos de temporadas pasadas) de las principales marcas de ropa con grandes descuentos. Su nombre llegó a convertirse en un genérico, y más de una marca apellidaba a sus outlets con la palabra factory. Quizás sea por eso por lo que han decidido cambiar su nombre por The Style Outlets. La verdad es que me cuesta imaginarme a alguien diciendo ese nombre en una conversación.

Caja 3 (2011-2013)

1_Caja3Logo
Razón de desaparición: Fusión.
Sustituida por: Grupo Ibercaja.

Otro grupo de cajas (en este caso, Caja Inmaculada, Cajacírculo y Caja de Badajoz) que estrenaban una marca única para su fusión fría, pero que realmente no llegaron a implantar en las oficinas más allá de los materiales promocionales. Siempre me dio la sensación de que el nombre y el logo no les llevó mas de un par de horas.

Finalmente, con la integración en Ibercaja la marca Caja3 desaparece y la que acompaña a Caja Inmaculada, Cajacírculo y Caja de Badajoz es la de “Grupo Ibercaja“.

ABC Punto Radio (2004-2013)

fondo
Razón de desaparición: Dificultades económicas: no había espacio para cuatro radios nacionales de centroderecha.
Sustituida por: Cope.

Se escapó del repaso en 2012 porque estuvo emitiendo hasta las primeras semanas de 2013, pero la radio del grupo Vocento, nacida con el nombre de Punto Radio, no pasó de ahí. Sus trabajadores se fueron a la calle y sus frecuencias fueron ocupadas por el grupo Cope.

Darty (1982-1983 y 2010-2013)

darty
Razón de desaparición: Dificultades económicas.
Sustituida por: Locales vacíos y en algunos, vuelta a Menaje del Hogar y San Luis.

La cadena de tiendas de electrodomésticos ya había estado en España en los años 80, pero en 2010 volvió a intentarlo renombrando las tiendas de Menaje del Hogar y San Luis. Sin embargo, la competencia con Worten y Media Markt no le fue bien y este año decidió abandonar las operaciones en el país. De momento, el antiguo dueño de San Luis ha retomado la marca anterior junto a la de Menaje del Hogar.

En la UVI

Hay marcas de las que no está muy claro su futuro. Por ejemplo, el tradicional puño y rosa del PSOE diseñado por Cruz Novillo sigue apareciendo en su web, pero en los actos promocionales ha sido sustituido por la nueva marca Socialistas que vimos en su comité federal. Otra a la que tampoco le queda mucho es a Banco Gallego, ahora propiedad del Sabadell, y que pasará a ser SabadellGallego en los próximos meses.

También habrá que estar atentos a los canales de televisión de TDT que dejen de emitir próximamente como consecuencia de una decisión del Tribunal Supremo: tres del grupo Atresmedia y dos de Mediaset, entre otros. ¿Cuáles serán?

¡Esta no es mi marca, me la han cambiado! (3)

Vuelve una de las secciones clásicas de este blog, en la que repasamos algunas marcas que están presentes en varios países pero con algunas pequeñas diferencias en el logo o el nombre. Y es que hay ocasiones en las que la tradición cultural de un mercado, las leyes o la existencia de una marca registrada anterior impiden utilizar los mismos diseños para todo el mundo.

Vodacom / Vodafone

vodacom
El grupo Vodafone ha ido adquiriendo operadores por todo el mundo, y por lo general al controlarlos completamente les cambia el nombre por el de la marca principal, como pasó en España con Airtel. Sin embargo, en Sudáfrica el operador Vodacom nació como una iniciativa a medias entre Vodafone y Telkom, con la imagen corporativa en color azul. En 2008, Vodafone amplió su porcentaje de participación y aunque no le cambió el nombre, sí adaptó su logo a su identidad visual, con una campaña llamada “Vodacom is red”.

Lo conocí a través de Joan

Lentejas / Smarties

smarties
La versión más internacional de los Lacasitos, los Smarties de Nestlé, tienen un nombre que resulta curioso en algunos países de América Latina como Perú: allí reciben el nombre de Lentejas.

Vidacol / Danacol

vidacol
En Argentina, los productos de Danone son comercializados por una empresa socia llamada La Serenísima, y algunos cambian ligeramente de nombre. Ese es el caso de la bebida que promete disminuir el nivel de colesterol en sangre si la combinamos con dejar de comer cosas que lleven colesterol, que en España llamamos Danacol y allí denominan Vidacol.

Vía Wentkun

Direct Seguros / Seguro Directo

seguro
La marca de seguros por teléfono que actualmente es propiedad del grupo AXA opera en España bajo la marca Direct Seguros, y curiosamente en Portugal también con el nombre de Seguro Directo, que podría servir para ambos idiomas. Por lo demás, los anuncios y el símbolo del logo son iguales. ¿Se plantearán unificarlos?

Burger King / Hungry Jack’s

burger
Los restaurantes de comida rápida Hungry Jack’s de Australia utilizan un logo que nos resulta muy familiar: el anterior de Burger King. Y es que es la marca que utiliza allí la compañía estadounidense desde que se establecieron a principios de los años 70, ya que el nombre del grupo estaba registrado por otra empresa local.

Multiópticas

opticas
Un caso similar al anterior pero con el mismo nombre: en Portugal, Multiópticas mantiene el logo anterior que en España desapareció hace unos años. No es que nuestros vecinos se hayan negado a evolucionar su identidad visual, sino que como vimos en un artículo anterior, hace años que estas dos divisiones separaron sus caminos y en la actualidad pertenecen a grupos ópticos que son competencia.

Si te gusta, no te pierdas la primera y segunda entrega de esta serie.

Imagen: higgins.com.au

¿Por qué giró el logo de Cercanías Renfe?

El logo de Cercanías de Renfe es uno de los más presentes en nuestra vida cotidiana, al menos para los que vivimos en una gran ciudad y usamos este medio de transporte frecuentemente. Forma parte de nuestra vida cotidiana de una forma tan íntima que muchas veces no nos paramos a observarlo, pero si lo hiciéramos descubriríamos que fue diseñado por uno de los más grandes de este campo: Alberto Corazón, Premio Nacional de Diseño, y que no lleva toda la vida con nosotros, sino menos de 25 años: comenzó a implantarse en 1989.

El encargo nació en el año 1988, cuando Renfe decidió revitalizar sus viejos trenes de cercanías. Hasta entonces eran servicios sin una identidad definida, que se prestaban entre las grandes capitales y las poblaciones cercanas, utilizando todo tipo de trenes y estaciones de la red regional. La compañía quería crear un servicio que modernizase este concepto y dotarlo de una identidad propia.

El nombre Cercanías

cera
Hasta entonces no existía como tal una marca para los trenes que utilizaban los trabajadores de las áreas metropolitanas para llegar a la gran ciudad. Los horarios y folletos los llamaban trenes o servicios de cercanías y la gente los conocía como el tren o la renfe, de modo que una de las decisiones de Alberto Corazón fue elegir el nombre que se convertiría en marca. Según cuenta, el sector ferroviario tradicional “exigía siglas del tipo Metros Regionales de Frecuencia Media” y fue bastante polémico el establecer la palabra Cercanías como marca, en muchos casos unida a la ciudad: Cercanías Madrid.

Hoy en día parece la opción obvia. Precisamente ahí está la dificultad y el mérito: crear y defender una marca que se integre en la vida cotidiana, que sea sencilla y que, pasados los años, parezca la opción obvia.

El estudio de Alberto Corazón no solo se encargó del nombre y logo, sino de todos los elementos de las estaciones, la pintura de los trenes e incluso el mapa de la red, con algunos rasgos aún vigentes. También decidió que los trenes fuesen blancos con el techo rojo para que transmitiesen una imagen de modernidad y limpieza, algo que chocaba con los estándares de la época en la que los trenes solían pintarse de verde o azul oscuro completamente.

El símbolo de Cercanías

buque-colores-originales

El símbolo de Cercanías que todos tenemos en la cabeza no fue en realidad el primero que tuvo este medio de transporte. El primero que se creó fue una C inscrita en un círculo, que, según me ha contado el propio Corazón en un email, “trataba de reforzar el reconocimiento y la recordación”.

Sin embargo, al año de comenzar a la red se incorporó Cataluña, en donde el nombre sería Rodalies. Y claro, no quedaba bien que el símbolo fuese una C, que tampoco encajaba con el resto de nombres en idiomas cooficiales (Rodalia en valenciano, Aldiriak en euskera y Proximidades en gallego, aunque esta última está solo reservada). Corazón también me explica cómo solucionó el problema: “girando ligeramente la C, de modo que se reforzara la imagen de rueda en movimiento, que pasaba a ser un C en movimiento. Hacer de la necesidad virtud”.

Que un símbolo permita este cambio sin alterar su esencia, que se pueda adaptar a tres imágenes corporativas diferentes de Renfe y que se pueda convertir en un icono rápidamente reconocible en la marabunta de la ciudad hace que sea obvio que estamos ante uno de los mejores diseños de este sector en los últimos años. Y prueba de ello es que hoy en día, un cuarto de siglo después, sigue totalmente vigente y sin necesidad de arreglos a la vista.

Bibliografía: “Renfe, origen y destino de una imagen” y “Alberto Corazón – Investigación Gráfica”.
Foto: Consorcio de Transportes de Madrid

Te puede interesar…

MZOV: La marca de trenes que sobrevivió a Renfe

La semana pasada repasamos los orígenes de Renfe, que se remontan al año 1941 cuando el Estado nacionalizó casi todas las compañías de ferrocarriles del país. Y es que, antes de esa fecha, existían multitud de empresas que construían y comercializaban sus propias líneas poe el país. Algunas seguro que te suenan, como la compañía del Norte (que da nombre a la Estación del Norte de muchas ciudades españolas) o la M.Z.A., la compañía de Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante. Hoy vamos a hablar de una más pequeña pero que, curiosamente, sobrevive hasta la actualidad: la M.Z.O.V.

Fundada a finales del siglo XIX como la Compañía del Ferrocarril de Medina del Campo a Zamora (en esta época era común no echarle demasiada imaginación al nombre), su marca cambió a MZOV, Compañía de los Ferrocarriles de Medina del Campo a Zamora y de Orense a Vigo para construir y explotar estas dos líneas de ferrocarril independientes. Sin embargo, sus dificultades económicas hicieron que en los años 20 la dictadura de Primo de Rivera nacionalizase estas líneas y las uniese con otras para crear la Compañía Nacional de Ferrocarriles del Oeste.

¿Fue este el fin de MZOV? No, solo de su parte ferroviaria. La compañía continuó utilizando esta misma marca pero como empresa constructora. Así, realizó infraestructuras por todo el país. No sé si a los ciudadanos les resultaría curioso a lo largo de estas décadas ver que una carretera, por ejemplo, había sido construida por la “Compañía de los Ferrocarriles de Medina del Campo a Zamora y de Orense a Vigo”.

mzov

El caso es que a MZOV no le iba mal, y de hecho en los años 70 se fusionó con otra de las constructoras más importantes: Cubiertas y Tejados, uniendo sus dos nombres bajo el más discreto Cubiertas y MZOV. Y así permaneció hasta 1997, cuando esta empresa se fusionó a su vez con la constructora Entrecanales y Távora, creando el grupo Acciona. Es decir, hasta finales de los 90 existió públicamente una marca de las antiguas empresas ferroviarias del siglo XIX, en muchos casos construyendo infraestructuras precisamente para Renfe.

cubiertas

Y precisamente aquí es donde la historia se vuelve circular, porque el grupo Acciona tiene una licencia como operador ferroviario, bajo la marca Acciona Rail Services, aunque de momento limitado a mercancías. De modo que es posible que algún día, cuando se liberalice el sector, podamos viajar en un tren de la misma empresa que antiguamente era MZOV.

Imagen: Wikimedia
Imagen: Wikimedia

Conocí esta historia a través del blog de Yagolo

Darty, la marca que se fue de España dos veces

darty-logo

Una de las curiosidades que más me gustan de las marcas es cuando descubro que ya estuvieron hace años en España, como Carrefour; y con el propio o Pryca. Y a través de un comentario de Ricardo en el post sobre rebrandings fracasados, he podido conocer otro caso parecido: el de las tiendas de electrodomésticos Darty.

Darty es una marca de origen francés, y había sido fundada en 1957. A la mayoría (y especialmente a los nacidos hace menos de 30 años) nos suena Darty porque es el nombre que adoptaron las tiendas de Menaje del Hogar y de San Luis en 2010. Sin embargo, ya habían estado presentes en Madrid años atrás. Concretamente, en marzo de 1982 se instalaron en España. Con dos tiendas en la almendra central de Madrid (de gran tamaño, ya que hoy en día son unas tiendas de El Corte Inglés y un concesionario de coches) y otras dos en las afueras, prometían los precios más bajos y un gran surtido en sus “Supertiendas de electrodomésticos, vídeo e hifi” como ellos las denominaban. Su principal argumento de venta era el “Contrato Darty”, en el que garantizaban a sus clientes que quedarían satisfechos y un compromiso de devolución de la diferencia si se encontraba el mismo producto más barato.

Último anuncio de Darty, diciembre de 1982
Último anuncio de Darty, diciembre de 1982

Sin embargo no tuvo mucho éxito al ganarse la confianza de los madrileños. El grupo Darty, con sede en Francia, decidía solo un año después abandonar España al no prever rentabilidad en los siguientes años. Durante 27 años Darty estuvo ausente de nuestro país, hasta que en 2010 su nuevo propietario, Kesa Group, decidió impulsar las dos cadenas de electrodomésticos españolas que había comprado, Menaje del Hogar y San Luis, con el nombre de su marca estrella (y el mismo logo que ya había estado presente décadas atrás).

tienda-valladolid2

Así, la segunda oportunidad de Darty en España era mucho mayor que la de los 80: más de 40 tiendas y 650 empleados, y también con el compromiso Darty de servicio (incluida la devolución de la diferencia si se encuentra un producto más barato, pero esta vez, acompañado de una botella de vino). Pero esto no le sirvió para sobrevivir. Apenas 3 años después, Darty cerraba sus puertas con una gran liquidación de productos.

Darty ha conocido la España de principios de los 80 y la de los 2010s, pero en ninguna de las dos ha tenido suerte y sumando ambas aventuras apenas ha permanecido abierta 4 años. ¿Habrá una tercera ocasión?

San Luis vuelve

Por cierto, una curiosidad anexa: una marca que resucita. Con la marcha de Darty de España, Lorenzo López, el antiguo fundador y dueño de las tiendas San Luis ha decidido volver al negocio, y para ello ha recuperado 10 tiendas que él mismo vendió a Darty.

Su plan es recuperar la marca San Luis, desaparecida hace ya seis años y que creó en los años 70. Según cuenta, ha realizado estudios de mercado que muestran que San Luis es una marca mucho más apreciada en Galicia que Darty.

Otras marcas que ya estuvieron hace décadas en España: Carrefour (años 70) y Pryca (años 60).

Así se creó el nombre de Renfe y sus primeros logos

Renfe nació en 1941, fruto de la nacionalización de todas las líneas de tren de ancho ibérico que eran explotadas hasta entonces por empresas privadas, y que se habían visto seriamente afectadas por la guerra civil. El nuevo monopolio público se denominó Red Nacional de Ferrocarriles Españoles, un nombre puramente descriptivo y con una cierta intencionalidad política (de ahí lo de Nacional que resulta redundante con Españoles, rasgo que comparten otras marcas creadas en la época como Radio Nacional de España).

Una marca compuesta por cinco palabras no es operativa, fácil de aplicar, memorizar ni decir espontáneamente en una conversación. Esto llevaba el peligro de que la marca no contase con respaldo social y se acabase conociendo simplemente como “el tren”.

El nacimiento de la palabra Renfe y la primera búsqueda de logo

Durante sus primeros meses de vida, en periódicos y algunos documentos públicos la Red Nacional de Ferrocarriles Españoles se denominó sus siglas R.N.F.E., difíciles de pronunciar. Incluso se llegó a probar algún anagrama como Renafe, pero su fonética no parecía convincente. Finalmente en julio de 1941, seis meses después de la creación de la compañía, la compañía registraba el anagrama por el que sería conocida: Renfe. Una palabra sonora, fácil y de solo dos sílabas.

Sin embargo, Renfe no tenía una identidad gráfica que expresar. En 1942 se convocaron dos concursos para elegir el símbolo de la empresa, pero Renfe no se quedó con ninguno de los emblemas presentados: el jurado consideró que ninguna de las propuestas tenían la suficiente calidad. El ambiente político de esos años explica seguramente el estilo heráldico, grandilocuente y hasta imperialista (en muchas aparecía el águila de la bandera española) de las propuestas.

concursologos

El primer logo

Finalmente, en 1947 la compañía estrenó su primera identidad visual creada especialmente para ello: la palabra Renfe inscrita dentro de un círculo, a modo de sello de caucho. Este logotipo nunca fue de uso obligado, como era común en las marcas de aquella época: contaban con un símbolo más o menos oficial pero el branding no estaba tan desarrollado como para ser conscientes de que debía aplicarse y adaptarse a todos los soportes.

renfe-circular

La propuesta que no llegó a ser

A principios de los 50, Manuel García Sanchidrián, empleado de la Dirección Comercial de Renfe, publicista e ilustrador, elaboró una especie de símbolo para Renfe, con el nombre de la compañía, aunque no llegó a ser empleado por la compañía más que en su revista interna Trenes. El símbolo más o menos oficial continuó siendo el redondo.

revistatrenes

El logo manuscrito

Años después Sanchidrián acudió al dibujante Vicente Gómez Sánchez para pedirle un logotipo para Renfe que representara la innovación y la modernidad que querían empezar a atribuirle a la compañía. Este dibujante se inspiró en un nuevo invento que ya estaba en pruebas y que llegaría poco después a España: la televisión. Así realizó una composición caligráfica con la palabra Renfe (con la R en mayúsculas y el resto en minúsculas) inscrita dentro de un marco ligeramente redondeado. Una solución elegante que hoy en día podría ser el logo de cualquier iniciativa de aire retro, y que según considera el profesor José María García Merino, influenció claramente la identidad de otra empresa del sector: Talgo.

renfe-manuscrito

Pero al igual que con muchas otras grandes empresas (como Iberia, los bancos o algo más tarde Telefónica) no sería hasta los años 70 que Renfe tendría su primera identidad visual completamente concebida como tal, en la línea de las imágenes corporativas que hoy conocemos, y con ella llegaría su símbolo más famoso: la “galleta” de Renfe. Pero eso lo repasaremos en otro artículo más adelante.

Bibliografía: “Renfe, origen y destino de una imagen” Renfe, 2008.