La tumultuosa historia del Banco de Madrid

El Banco de Madrid es una marca con mala suerte. Ha aparecido y desaparecido multitud de veces a lo largo de su historia, ha pasado por diferentes manos y ha soportado muchos escándalos.

bancomadrid1

El primer Banco de Madrid del que encontramos registro existió en los años 20. Apenas un anuncio en prensa en mayo de 1920 da prueba de su existencia, con una sucursal en Madrid (oficina provisional en la Gran Vía) y otra en Barcelona. Como curiosidad, su nombre telegráfico era Madribanco. Después, como si se lo hubiera tragado la tierra, desaparece. No se sabe más durante décadas.

En 1951 vuelve a aparecer el Banco de Madrid en una nueva reencarnación. Como contarían años después sus promotores, querían fundar una nueva entidad bancaria, y ante las dificultades para conseguir ficha bancaria en aquella época, adquieren la de un pequeño banco de Ripoll (Gerona): Banca Suñer, con apenas una sucursal y 500.000 pesetas de capital social.

Poco a poco los promotores del nuevo banco consiguen ampliar su capital social. Así mismo, tuvieron que negociar con los herederos del desaparecido Banco de Madrid de los años 20 los derechos para poder adoptar ese nombre, cosa que lograron.

bancomadrid2

Negociando con otro banco consiguieron permiso para instalarse en Madrid en 1954, en la Carrera de San Jerónimo, donde construirían un edificio que hoy en día pertenece a la Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid y que aún muestra en su fachada (tapado) el nombre del Banco de Madrid y algunas referencias a su actividad bancaria.

Los años 60 y 70 fueron de crecimiento. El Banco de Madrid creó un grupo bancario junto con el Banco Catalán de Desarrollo, y muy al gusto de las técnicas de naming bancario de la época, eran conocidos respectivamente como Bandri y Cadesbank.

bancomadrid3

A principios de los 80, Banesto compra todas las acciones del Banco de Madrid, que pasa a ser una de sus segundas marcas. Y es que antes la regulación era mucho más dura y resultaba más complicado expandirse por el país, de modo que los grandes bancos compraban entidades regionales más pequeñas para aumentar su penetración y negocio.

En su publicidad, Banco de Madrid presumía de esta integración porque, según contaban, les permitiría acceder a ventajas de una integración mientras mantenían la agilidad de un banco pequeño.

Como ya vimos en la historia del Deustche Bank, Banesto vendió Banco de Madrid en 1993 a la entidad alemana, que lo fusionó con el que ya era de su propiedad, Bancotrans, para absorber su red de oficinas. La ficha bancaria le interesaba menos porque ya tenía una, así que años después se la vendió a la Kutxa.

bancomadrid4

La Kutxa usó la ficha y la marca Banco Madrid para poner en marcha en 2003, 10 años después de su desparición, un nuevo banco fuera del País Vasco, su territorio natural, especializado en banca privada (es decir, en gestionar los patrimonios de los ricos). En algún momento pensaron en hacer un rebranding y llevarlo al color morado con un logo bastante interesante (que ya vimos) pero se descartó. En 2011, la Kutxa cambió de estrategia de negocio y se centró en la banca minorista para fusionarse con el resto de cajas vascas en Kutxabank, de modo que vendió de nuevo Banco de Madrid a la entidad andorrana BPA.

bancomadrid5

BPA rediseñó a su imagen y semejanza el logo de Banco Madrid. Pero la historia de esta última etapa solo duró 4 años, porque en 2015 el Banco de España interviene el banco, sospechoso de blanqueo, y nombra nuevos administradores, que deciden dejarlo caer al no ser peligroso para la economía española, subastando todos sus activos (incluyendo la marca). Acaban así por el momento casi 100 años de idas y venidas del banco madrileño, que hemos resumido en este pequeño cronograma:

infgrafia-banco-madrid

Acaba por lo tanto otra etapa del Banco (de) Madrid. ¿Volverá a resucitar?

Imagen de portada de Jacobo: sucursal de Deustche Bank en la calle Carranza de Madrid

Si te ha parecido interesante, no te pierdas la historia en España del Deustche Bank, el banco que hizo desaparecer en los 90 al Banco de Madrid.

Deustche Bank, el banco expulsado y que volvió a España poco a poco

Todos estamos acostumbrados a ver oficinas del Deustche Bank en nuestras calles. Parece que llevasen ahí toda la vida… pero lo cierto es que este banco tiene una curiosa historia en España, que pasa por operar con distintas marcas, marcharse durante décadas y volver poquito a poco.

Los inicios de Deustche Bank en España

La historia de Deustche Bank en España se remonta a la última década del siglo XIX, cuando forma en nuestro país el Banco Hispano Alemán, creado para financiar la concesión que había ganado AEG para el alumbrado público de las calles madrileñas, formando la Compañía General Madrileña de Electricidad (una de las abuelas de Unión Fenosa).

Sin embargo, tras la Segunda Guerra Mundial el Deustche Bank fue desmembrado en diez entidades, que fueron fusionándose entre ellas. En España sus bienes fueron confiscados y el Gobierno los vendió. Con sus activos, en 1950 se fundó el Banco Comercial Transatlántico.

En 1953, varias de las entidades que habían formado el Deustche Bank se fueron fusionando entre sí. Con fuerz renovada, Deustche Bank se propone volver a entrar en España en banca particular, y lo hace comprando participación en Bancotrans poco a poco.

Bancotrans

A lo largo de las décadas, la presencia alemana en Bancotrans va aumentando: en 1989 ya poseía el 63%; en 1992, el 90% y en 1993 casi el 100%. Esta evolución es también visible en su logo, que se va asemejando al del Deustche Bank con el paso de los años:

bancotrans

En 1993 todo está listo para que Bancotrans cambie su nombre por el de Deustche Bank, pero los alemanes quieren darle más fuerza a la implantación de la marca y sumar una gran red de oficinas. Para ello, compran a Banesto una de sus filiales: el Banco de Madrid, que aportaría una gran red de sucursales, llegando el banco resultante a superar las 350. Y por supuesto, la marca Banco de Madrid desaparecería durante algunos años (qué mala suerte tienen las marcas madrileñas, por cierto).

La fusión y el nuevo nombre

El 1 de enero de 1994, Banco de Madrid y Bancotrans se fusionan en un único banco, que, por supuesto, se llama Deustche Bank. Así lo contaban en la prensa:

bancodeustche

Agente bancario en Correos

En 1999, Deustche Bank da un paso más allá en su “españolización” al ganar el concurso que la sociedad pública Correos había convocado para ofrecer servicios financieros en sus oficinas, primero bajo la marca Correos @gente Deutsche Bank y después como BanCorreos, en una manera de intentar repetir la clave del éxito de Caja Postal (después Argentaria): la gran presencia de Correos en todo el país a través de las miles de oficinas postales.

Sin embargo, el acuerdo entre el banco y Correos termina en marzo de 2016 y Deustche Bank ha anunciado que no lo renovará. ¿Qué nueva entidad ofrecerá este servicio? ¿se presentará BBVA y resucitarán la marca Caja Postal? Ojalá.

Si te ha gustado esta historia sobre bancos que cambian de nombre, no te pierdas esta otra sobre los logos y nombres de bancos que no llegaron a estrenarse. Hay algunos muy curiosos.

C More, el otro Canal+ que desapareció

Ayer fue el último día de existencia de Canal+ como canal de televisión: hoy es sustituido por el nuevo canal de referencia de Movistar+, #0 (leído Cero). De esta forma se completa el abandono de la marca Canal+, iniciado cuando Telefónica se hizo con la plataforma y cambió este nombre por el de Movistar+, y muere (casi del todo) una marca que se lanzó en el mercado nacional en 1990 y que desde entonces ha representado a un canal en analógico, al buque insignia de una plataforma digital y a la plataforma en sí. Este proceso ya lo comentamos hace tiempo, repasando cómo había evolucionado la marca Canal+ hasta llegar a ser Movistar+, y en un post más antiguo en el que hablábamos de las marcas de la TV por satélite en España.

España no es el único país en el que ha operado el grupo Canal+ (propiedad de Vivendi) y su marca ha desaparecido. También sucedió en Italia (ahora, Sky Digital) o en Bélgica (BeTV). Pero quería contar una pequeña historia de un rebranding que tiene bastante en común con el español.

Canal+ logo 1995

De Canal+ a C More

En Suecia, Dinamarca, Noruega y Finlandia, Canal+ ofrecía servicios de televisión de pago, hasta que en 2005 Vivendi vendió el negocio a nuevos dueños. ¿Y qué nombre escogieron estos nuevos dueños? C More, que en español vendría a ser C Más. Un guiño a su anterior identidad, quizás una manera de expresar que estaban cambiando pero que en el fondo seguían siendo los mismos. Incluso gráficamente seguía manteniendo algunos códigos visuales de Canal+, como las pastillas rectangulares de colores o las letras de palo seco. Más que un cambio radical de marca, parece más una evolución:

C More logo 2005-1

Durante algunos años mantuvieron también la marca Canal+ (con permiso de sus anteriores dueños), pero en 2012 definitivamente la suprimieron de los canales que aún la llevaban y de paso, C More adoptó una nueva identidad visual, más alejada de Canal+:

C More logo 2012-1

Movistar+ y #0

Como decía, este rebranding me recuerda bastante a lo que está haciendo Telefónica con Canal+. Primero se hacen con la plataforma, cambiándole el nombre por Movistar+, es decir, manteniendo el Plus que era lo más identificativo (y de paso, resucitando una antigua marca de los años 90). Después, elimina la propia marca Canal+ también del nombre del canal insignia de la plataforma, y sustituyéndolo por #0.

He de decir que ha sido un nombre muy polémico, pero a mí me gusta. Es original, corto, directo (me recuerda al nombre de Cuatro) y representa muy bien la esencia de lo que quieren ser: un generalista (de ahí el nombre con número) pero distinto a todos los demás. Y ellos han sabido aprovechar este nombre en sus lemas de lanzamiento: “2016 es el año cero”, “Buenafuente empieza de cero”…

Quizás me convence menos la representación visual, ya que en España la almohadilla (#) nunca se ha utilizado como sinónimo de “número” y me parece más bien una manera de subirse al carro de las marcas modernitas y los hashtags. Pero tengo la intuición de que lo van a hacer bien.

¿Será el siguiente paso, dentro de unos meses o años, eliminar también el + del nombre de la plataforma e integrarla del todo en su arquitectura de marcas, volviendo a ser Movistar TV? Quién sabe.

Si te ha gustado, no te pierdas el repaso que hicimos a las marcas de la TV por satélite en España: CanalSatélite, Vía Digital, Digital+…

Los partidos ponen sus logos a punto para las elecciones

Las elecciones generales del próximo 20 de diciembre van a ser muy importantes. Los grandes partidos tradicionales se juegan demostrar su hegemonía; los nuevos, poder demostrar si pueden desplazar a los anteriores; y otros como IU o UPyD, su propia existencia. Por eso no es de extrañar que a pocas semanas de la cita, ya estén poniendo a punto sus líneas gráficas y sus logos.

pp

El Partido Popular fue el primero en cambiar de imagen, acosado por los casos de corrupción y por la renovación generalizada en las demás fuerzas, decidieron… cambiar su logo. Una de esas decisiones incomprensibles en plena crisis. Y es que un cambio gráfico debe responder a un cambio interno, y más allá de poner al presidente a hacerse selfies con todo el mundo para publicar en Twitter (que les debe parecer el colmo de la modernez), poco más ha cambiado en el PP.

Sobre la nueva marca… poco que decir que no se haya dicho ya. En Graffica hicieron un repaso desapasionado en el que daban argumentos racionales para explicar que este logo está sencillamente mal hecho, al margen de los gustos. Personalmente creo que ha sido un capricho extraño. Cambiarlo ahora sería una locura, pero seguramente tras las elecciones vuelvan a un logo anterior o diseñen uno de verdad. Espero.

psoe

El PSOE ha sido noticia en los últimos días porque han recuperado oficialmente el puño y la rosa de Cruz Novillo. Es algo complicado. No es que no fuesen el símbolo oficial del partido… pero no solían aparecer en los materiales gráficos, en los que se usaba solo la wordmark PSOE. Ahora han vuelto a convivir símbolo y wordmark, aunque ya no insertados en los cubos rojos, sino sobre fondo blanco y separados por una línea. Puestos a cambiar, me parece una solución muy elegante.

La verdad es que últimamente el PSOE me está sorprendiendo con su línea gráfica. Me gusta bastante lo que hacen, es elegante y reposada. Mucho mejor que hace años, cuando con la excusa de que el rojo daba mal en cámara, apostaron por el azul. Eso sí, su web sigue necesitando un repaso porque parece diseñada por alguien con horror vacui.

podemos

Podemos continúa con el logo que estrenaron para las autonómicas esta primavera, en la que el símbolo del círculo ha desaparecido y toda la fuerza se concentra en la palabra Podemos, a la que para darle contundencia se le ha añadido un punto final.

Podemos también suele cuidar bastante bien su marca, al menos en los materiales producidos centralmente y no en alguno de sus círculos, donde se ve de todo. Me gusta bastante cómo manejan el naming. Así, por ejemplo, su red de locales públicos (al estilo de las Casas del Pueblo del PSOE) se llamarán Moradas.

upyd

UPyD, un partido al que ninguna encuesta le da representación en el Parlamento, también ha presentado una nueva imagen que casi hace bueno el rediseño del PP. Desequilibrada, forzada y poco acertada es lo menos que se puede decir de la cosa, que aunque parece diseñada por voluntarios (el gran mal de este tipo de proyectos, no contar con profesionales) parece que ha sido realizada, según me cuenta su diputado Julio Lleonart, por la agencia Santa Compañía Creativa, aunque hasta que no insistí en la pregunta a todo el que me quiso escuchar nadie me dijo el nombre de la agencia.

Otro tema confuso es el de su versión compacta. Al parecer, apostaron por una redonda para destacar en redes sociales, aunque resulta bastante extraño que todo el protagonismo sea para la conjunción Y, que de hecho en la anterior identidad ni siquiera aparecía:

upyd

Lleonart cuenta que viendo el despliegue (animación anterior) se entiende bien, que la Y “es una idea política y así la estamos vendiendo, la unión, la conjunción” y que “las formas redondeadas en general, transmiten mucha más cercanía y simpatía que las formas con aristas (y en UPYD hemos tenido muchos problemas con la percepción que tenía la gente como antipáticos o ariscos)”. Otro caso como el del PP: por muchas formas redondeadas que uses en tu logo, es difícil compensar la imagen de tus diputados o altos cargos insultando a quienes abandonan el partido, piensan diferente o votan a otras opciones.

Google por fin tiene símbolo

Hace unas horas Google ha estrenado nuevo logo, y ya prácticamente todo el mundo ha debido dar ya su opinión. En Marca por hombro no solemos tratar rebrandings de actualidad porque nos enfocamos más en curiosidades e historias de marcas, pero en este caso hay un detalle que me parece interesante comentar: con este nuevo diseño, Google por fin tiene un icono decente que utilizar en determinados entornos. Una versión compacta.

Para alguien no demasiado observador poco ha cambiado, en realidad. El nuevo logo de Google mantiene los colores del anterior, aunque el rojo, verde y amarillo han cambiado su tono para que no se peguen al aparecer juntos. La tipografía es nueva, eso sí, supongo que por influencia de su nueva matriz Alphabet. Pero lo más importante está fuera de la wordmark.

Captura de pantalla 2015-09-01 a las 21.22.20

Se incorporan dos nuevos elementos de marca. Por un lado, los puntos de colores, que se utilizarán como recurso gráfico para mostrar las interacciones que hacemos con los productos de Google (escuchar, reproducir, hablar, procesar…). Por otro lado, la nueva G, que está diseñada por primera vez en la historia de Google a propósito para ser un símbolo que funcione solo, una versión compacta del logo.

Y es que el logo de Google se habrá convertido en un sinónimo de internet, pero no era precisamente muy flexible. En una tipografía muy fina que le impedía funcionar bien a pequeño tamaño, con una sombra horrible que fue puliéndose, y totalmente horizontal, lo que en determinadas aplicaciones (como los avatares de redes sociales) hacía que hubiese que recurrir a inventos.

A lo largo de los años, Google ha utilizado diferentes soluciones gráficas para su versión compacta, pero la verdad es que ninguna terminaba de encajar bien. Desde la G mayúscula, que no poseía la fuerza suficiente, a una variopinta colección de intentos de encajar el espíritu de la marca: ¿con colores? ¿en azul?

Googlelogo

La verdad es que nunca terminé de entender que se eligiese como símbolo una G minúscula, precisamente la única letra del logo que está en mayúsculas. En mi opinión, esto facilitaba la relación con la marca completa.

Google necesitaba diseñar un nuevo logo (y no solo hacer pequeños retoques al anterior) para un contexto que es muy diferente al de 1999, cuando estrenaron el anterior. Parecía mentira que una empresa digital como Google no tuviese una versión compacta de la marca, moviéndose en unos entornos en los que tiene que estar presente de manera reconocible incluso en espacios muy pequeños: avatares de redes sociales, iconos de apps móvil, símbolos dentro de interfaces… confío en que la nueva G hará este papel perfectamente.

nuebvaG

Crear un símbolo a partir de un logotipo no consiste necesariamente en extraer quirúrgicamente una parte y usarla aislada, sino de crear un elemento icónico que nos remita a ella. No es un trozo del logo, es una versión compacta que se expresa perfectamente por sí misma, y la G de colores es un buen ejemplo de ello.

Por cierto, y como no me sale un artículo si no enseño alguna curiosidad, a través de Diego llego a este post del equipo de diseño de Google en el que cuentan el proceso de diseño y nos muestran en una foto algunas posibilidades descartadas. ¡Y seguían insistiendo con la g minúscula en azul!

descartados

¿Te ha gustado este artículo?

Así ha evolucionado el logo del PP

El PP ha presentado una renovación de su logo que ha dado mucho que hablar, en el que encierra su símbolo en un círculo (algo que parece estar de moda) y apuesta por la tipografía Gotham, la misma que Podemos.

Este no es, ni mucho menos, el primer cambio de imagen del partido de la derecha española. Desde su nacimiento en la transición como Alianza Popular hasta la actualidad, ha tenido hasta 10 logos distintos, mientras que su principal competidor, el PSOE, apenas ha tenido tres.

pp-3

Alianza Popular nacía como una organización política fundada por el exministro de la dictadura Manuel Fraga y otros altos cargos del franquismo, que querían continuar lo que se había dado a conocer como el franquismo sociológico. No es de extrañar, por tanto, que en estos primeros años los colores de su identidad fuesen los de la bandera nacional, rojo y amarillo, que tanto había utilizado el anterior régimen.

A finales de los 80, tras varias debacles electorales, Alianza Popular se refunda como Partido Popular, estrenando la gaviota que acompaña al partido hasta la actualidad. Por primera vez se incorpora un color de contraste, azul oscuro, para el animal, mientras se mantiene el rojo para el texto Partido Popular (aún sin abreviar). En marzo de 1989, Manuel Fraga explicaba en ABC que este diseño había sido obra de un joven de Nuevas Generaciones:

Captura de pantalla 2015-07-09 a las 20.45.47

Sin embargo, en una entrevista al mismo periódico, Fernando Martínez Vidal, creador del logo (¿sería el “joven de Nuevas Generaciones” que menciona el recorte anterior?) aclara que no se trata de una gaviota sino de un charrán, un ave marina que vuela alto. Os recomiendo su lectura porque tiene alguna anécdota interesante (me ha llegado vía birrei)

A lo largo de los 90 el diseño se simplificó. Se redujo a las iniciales PP y el pájaro (sea gaviota o charrán) empezó a volar hacia la derecha, justo cuando el partido decía empezar a ser de centro. Lo más llamativo de esta época es que si un color podía asociarse al PP no era el azul de manera tan evidente como hoy, ya que el rojo tenia mucho protagonismo.

2007_PP_ConfianzaEnElFuturo

De forma paralela a la apuesta del PSOE por el rojo, el PP fue probando otros colores. Extendió su gama de colores y durante el Gobierno de Aznar el azul tomó mucho protagonismo, pero no podemos olvidar que en 2007, ya en la oposición, se probó un color que ahora relacionamos con Ciudadanos, una de sus principales amenazas: el naranja. En efecto, durante algunos meses el PP era el partido “naranjito”. En esta época también empezó a usarse el lema Populares que continúa hasta hoy, y que tanto socialistas como convergentes han imitado.

cartel-pp-rajoy-2008

Pero este intento no cuajó, y los populares decidieron volver al azul desde la campaña de 2008, en la que Rajoy se presentó con una versión del logo en el que las iniciales y el pájaro estaban encerradas en dos burbujas azules llenas de brillos y reflejos. Era el auge del skeumorfirmo.

Esta imagen tampoco duró mucho. Al año siguiente el logo volvió a cambiar ligeramente: se mantenía el azul, los brillos, los reflejos y las formas redondeadas, pero todo tenía forma de cuadrado con los bordes redondeados… prácticamente como una app de iPhone de aquella época.

BnCIeXoCcAAQCoU

En 2014, tras unos años en el Gobierno y probablemente con idea de dar una imagen más seria (y actualizarse al nuevo diseño que había traído la nueva versión de iOS) el PP se pasó al flat design con un logo más oscuro y ya sin adornos.

La última etapa es la que empezó hoy. En mi opinión, el PP sigue con esta idea de parecer moderno a través de adaptar códigos de diseño que estén de moda. Si antes fueron los brillos y 3D y después las apps táctiles, ahora es el minimalismo, colores planos y una estética algo hipster que no casa muy bien con la gaviota el charrán, símbolo irrenunciable. Ellos dicen que su nuevo logo es “diáfano, en la línea de Apple y minimalista”. En fin, supongo que Jobs se habrá revuelto un poco en su tumba.

Si te ha gustado esta evolución, puedes echar un ojo al repaso que hicimos a la historia del logo del PSOE.

 

La evolución del logo de Convergència i Unió (CiU)

Para los de fuera de Cataluña, Convergència i Unió (CiU) puede parecer un partido político más, pero en realidad el naming no es casual. CiU es una coalición de dos partidos: Convergència Democràtica de Catalunya y Unió Democràtica de Catalunya. Vamos, una de esas fusiones entre iguales en las que el nombre lo deja bien claro.

Hasta los 90, el logo de CiU era básicamente una unión de los símbolos de los dos partidos que formaban la coalición: el árbol de Convergència y la bandera catalana de Unió. A principios de los 2000s decidieron incluir en él las siglas por las que se les conocía diariamente, CiU. Desde entonces, un par de restylings han tratado de ir actualizando el logo con la idea de la ilusión (de ahí la sonrisa, colocada cuando estaban en la oposición tratando de recuperar el gobierno de la Generalitat) y el progreso (con la actual línea ascendente).

ciu-evolucion

Por supuesto, tanto Convergència como Unió tienen sus propias identidades visuales independientes. Pero en ellas queda claro quién llevaba la voz cantante en la coalición. Y es que las identidades visuales en los últimos 15 años de CiU y de Convergència siempre han sido hermanas, mientras que Unió, con un estilo más clásico (y algo viejuno):

cdcyunio

Por cierto, que en la web y en todos los perfiles sociales de Convergència, su último logo (la sonrisa ascendente) ha sido sustituido por una palabra, un adjetivo. Y es que si el PSOE usaba Socialistas y el PP Populares, Convergéncia no podía dejar de usar Convergents. Al igual que con el PSOE, no sé si la idea es que acabe sustituyendo a la marca del partido o qué, pero desde luego me gusta más que aquella cosa de los socialistas. Y como curiosidad, tiene versión horizontal y cuadrada, algo muy importante para los avatares:

gents

Si te ha gustado esta evolución, no olvides echarle un ojo a la historia del logo del PP o a la del PSOE.

Un repaso a la identidad visual del PSOE

El día 2 de mayo de 1879 Pablo Iglesias (que se ve que es un nombre muy de fundar partidos) fundaba el Partido Socialista Obrero Español  en la clandestinidad, y a lo largo de los más de 130 años de historia muchos han sido sus  avatares. En este artículo vamos a hacer un repaso de su identidad visual a lo largo de los años, ya que, aunque lo relacionamos con el puño y la rosa, en realidad este logo solo ha representado al partido desde la transición.

Los inicios

Al fundarse en el siglo XIX el naming no era tan importante en sus inicios. De hecho, “socialista obrero” (en minúsculas en su acta fundacional) parece más bien un descriptor del carácter del partido, al que en la revista oficial El Socialista se referían a veces simplemente como el “Partido Obrero”:

Captura de pantalla 2015-05-02 a las 10.37.38

La pluma y el yunque, el primer símbolo

Al parecer, no es hasta los años 20 cuando el partido empieza a utilizar un símbolo. ¿El puño y la rosa? No, aún queda mucho para eso. Se trata de la pluma y el yunque, que representa la unión de trabajo físico e intelectual.

pluma

Este fue el símbolo que el partido mantendría cinco décadas, obviamente de forma ilegal durante la dictadura. En 1976 el PSOE es legalizado y pasa a ser una fuerza política más dentro del tablero de la transición. En diciembre de 1976, en su primer congreso “legal” tras la dictadura, aún se utiliza el símbolo de la pluma y el yunque. Sin embargo, no llegarán a presentarse a unas elecciones con él:

Captura de pantalla 2015-05-02 a las 10.51.19

Años 70: llega el puño y la rosa

En 1977 empieza a verse un nuevo logotipo. A imitación de otros partidos socialistas europeos, en especial el francés, se opta por un puño agarrando una rosa, solo que en el caso español se opta por la mano izquierda en vez de la derecha. Según explica el libro “Diccionario de la izquierda” de Alfonso Guerra, el puño y la rosa representan representa la unión de la fuerza del puño -del trabajo, de los trabajadores- con la sensibilidad de la rosa -la cultura, el pensamiento, la belleza”. Es decir, más o menos el mismo concepto que la pluma y el yunque.

Aún sin ser oficialmente la imagen del partido, en una revista de El Socialista de 1977 encontramos un símbolo que se parece bastante al que después se implantó. ¿De dónde saldría? ¿sería un boceto? ¿un briefing? ¿una primera versión que no gustó? Nunca más se supo:

Captura de pantalla 2015-05-02 a las 10.44.21

Pero el que se utilizó en las primeras elecciones tras la dictadura, celebradas en 1977, fue uno más pulido e incónico, con las siglas del partido en Helvética, del gran José María Cruz Novillo. De hecho, el que tras algún cambio en la línea gráfica del partido, siguen manteniendo:

Logo_PSOE_1976

La ‘alcachofa’ que no fue

En 1999, el diseñador Rafa Celda (creador también del logo de Equo, el partido sin un único color corporativo) creó una nueva identidad que a mí me encanta pero por lo visto soy el único que lo ve así. Se trata del conocido como logo de la alcachofa, en el que desaparece todo elemento salvo los pétalos de la rosa.

alcachofa

El gran rebranding

Descartado este logo, el PSOE continuó usando el ya tradicional de Cruz Novillo hasta que en 2001, tras una renovación interna, el partido estrena nueva línea gráfica en la que el logo del partido se compone de dos cuadrados rojos, “en consonancia con el proceso que están llevando a cabo el resto de los partidos socialistas y socialdemócratas europeos”, como el Partido Laborista británico o el alemán SPD.

logo-psoe

Según defendía el partido, “la fuerza del cuadrado rojo reside en su simplicidad y su capacidad de contener información y aislarla del entorno gráfico, haciendo que éste sea el elemento idóneo para crear una nueva identidad para el PSOE”. La tipografía corporativa para textos pasaba a ser Interstate, inspirada en el alfabeto utilizado en las autopistas estadounidenses.

Captura de pantalla 2015-05-02 a las 11.08.26

Debo reconocer que esta línea gráfica, en la que primaba el blanco y el rojo con fotografías luminosas y positivas, es una de mis favoritas. Creo que aún no ha pasado de moda y que supone un nuevo impulso al tradicional símbolo del puño y la rosa, además de facilitar la construcción de una arquitectura de marca ordenada y clara.

En los últimos años la identidad ha sufrido algunas variaciones, tanto en cambio de tipografías como en el cartel de Rubalcaba de 2011, en el que se apostaba todo al candidato y por primera vez desde 1977 no aparecía el símbolo.

El horror

Conectamos_01

Tras el Congreso de 2013, el partido estrenó una horripilante imagen que nunca me quedó claro si trataba de sustituir o complementar al logo del partido. Se trata de la palabra Socialistas escrita a mano, en la que la t forma una rosa. Me da la impresión de que los propios afiliados tampoco tenían claro si era un logo de campaña o era la nueva imagen del partido, porque lo llegué a ver en pancartas, en carteles, a veces junto al del PSOE de los cuadrados rojos, a veces en su lugar. Se crearon versiones para las agrupaciones locales… un lío.

Nuevos aires

El logo Socialistas pasó a la historia tan rápido como vino, y en 2015, tras la elección de Pedro Sánchez como secretario general, se optó por darle un aire nuevo a la marca con una nueva línea gráfica. El blanco, negro y gris tiene más importancia que nunca. Se combinan diferentes tipografías serif y sans serif que, la verdad, hacen un efecto muy limpio y agradable.

Captura de pantalla 2015-05-02 a las 11.27.11

Durante un tiempo, se estuvo utilizando la wordmark (con una pequeña línea encima) como único logo del partido, pero finalmente en 2016 el puño y la rosa volvieron:

Entre imágenes provisionales, históricas y descartadas, el PSOE ha tenido 8 logos a lo largo de su historia. ¿Cuál será su futuro?

Artículo elaborado con información de la hemeroteca de El Socialista, Fundación Pablo Iglesias y la UOC.