La razón de que el envase de Caldo Aneto sea tan feo

Si eres consumidor habitual de caldos de pollo en brick (oh, dios, nunca pensé que fuese a empezar un artículo con esa frase) te habrás fijado en que hay montones de marcas. Y entre todos destaca una marca cuyo packaging es, como poco, peculiar. Hablo de Aneto:

039262_1-1

Cualquiera que lo vea podría pensar que se trata de una marca local, un producto de una cooperativa perdida que apenas gasta en diseño. Pero nada más lejos de la realidad. Aneto es el líder de la categoría, es el más caro de todos y dispone de recursos, como prueban sus frecuentes campañas en televisión de realización impecable.

Entonces, ¿por qué Aneto tiene un packaging, y en general, una identidad visual tan… horrible? ¿es que no tienen dinero para contratar un diseñador en condiciones? No creo que se trate de eso, la verdad.

Volvamos a la competencia y analicemos sus envases. Todos parecen empeñados en destacar las mismas cualidades de su producto: que son naturales y caseros. Y la verdad es que todos lo hacen igual. Bodegones con apetecibles productos, tipografías que simulan escritura a mano, encimeras de madera, menciones a “la abuela”…

caldo.casero

¿Cómo puede ser que ante unos competidores con marcas mucho más famosas y envases más cuidados y elegantes, Aneto pueda vender más? Seguramente tenga que ver con el sabor (a mí me parece el más rico), pero creo que hay algo que, a posta o sin querer, Aneto ha conseguido. Y es que si se trata de parecer “casero” (signifique eso lo que signifique en un caldo industrial), ¿qué hay más casero que un envase con una ilustración de un pollo que parece sacada de la primera página de Google Images y un texto deformado y escrito, para más inri, en Comic Sans?

Sí, los de Gallina Blanca o Knorr son más bonitos, con una mejor composición y unas fotos más atractivas. Pero me da la impresión de que cada una de esas etiquetas salió de un estudio profesional, con briefings, rondas de cambios y focus groups que determinaron qué atributos asociaban diferentes targets a cada imagen. Si el pollo debía estar a la derecha o a la izquierda, si es mejor que la foto esté virada a colores cálidos o no.

Y luego veo el de Aneto y me imagino una señora como mi madre o mi abuela que, mientras hierve el caldo, abre el PowerPoint en el ordenador de su nieto y hace una etiqueta como Dios le da a entender para marcar el bote de caldo.

Y esto sí es casero.

Si te ha gustado esta historia, no te pierdas esta simulación de cómo serían   algunas marcas baratas (Dia, Lidl, Bic…) si fuesen marcas de lujo.

Mindfuck: mezclando logos de competidores

Un mindfuck es, según Urban Dictionary, “una situación que pone en cuestión cómo tu mente ve cierta idea o el mundo en general”. Hace tiempo que me gusta hacer el mal mezclando logos de competidores, o para ser más concretos, usar el naming de uno en la identidad gráfica del otro.

No sé explicar por qué, pero estas pequeñas gamberradas me hacen gracia porque te trastocan un poco la manera de ver las cosas tal y como estás acostumbrado a ello. Así que aprovechando que tenía algo de tiempo libre… algunos mindfucks del branding:

Bankia + Santander

santander-bankia

La Razón + El País

larazon-elpais

Santander + CaixaBank

santander-lacaixa

Pepsi + Coca-Cola

pepsi-cocacola

Antena 3 + Canal+

antena3-canalplus

Ryanair + EasyJet

ryanair-easyjet

 PSOE + Podemos

podemos-psoe

Si te ha parecido interesante, no te pierdas esta simulación de cómo serían algunas marcas baratas (Dia, Lidl, Bic…) si fuesen de lujo.

¿Por qué Coca-Cola usa también el nombre Coke?

Confieso que hay algunos misterios del branding que no acierto a entender. Gracias a Marca por hombro tengo excusa para investigar algunos, y hoy os traigo uno de ellos. Entre los muchos elementos de la marca Coca-Cola, hay uno que me llama la atención. El nombre Coke. ¿Qué relación hay entre Coca-Cola y Coke? ¿por qué los americanos tienen dos marcas para un mismo refresco?

Al principio pensaba que quizás Coke era un genérico para los refrescos de cola, pero no tendría sentido ya que la propia compañía era la que la llamaba así:

Coke

Pero volvíamos a la misma pregunta: ¿por qué tener dos marcas para lo mismo? ¿no es confundir?

Hace poco encontré la solución en la página estadounidense de Coca-Cola. Resulta que desde los años 30 los consumidores americanos habían apodado a la bebida Coke. A la compañía no le hacía mucha gracia, y lo consideraban un problema de identificación. Intentaron cambiar la costumbre del público, pero no lo lograron, y en junio de 1941 la adoptaron oficialmente, llegando a registrarla como marca.

En 1942 nace un nuevo personaje en su publicidad, el Sprite Boy (nada que ver con el refresco Sprite, de hecho, este personaje no volvió a aparecer para evitar confusiones) que aclaraba a los lectores:

Sprite Boy y Coca-Cola

I’m ‘Coca-Cola’ known, too, as ‘Coke.’ … You call me ‘Coke.’ It’s short for ‘Coca-Cola.’ … P.S.: Everybody likes to shorten words. Abbreviation is a natural law of language. You hear ‘Coke’ — the friendly abbreviation for the trade-mark ‘Coca-Cola’ — on every hand.

Soy Coca-Cola, conocida también como Coke. Tú me llamas Coke. Es la abreviatura para Coca-Cola. PD: A todo el mundo le gusta abreviar los nombres. Es una ley natural del lenguaje. Escucharás Coke —la cariñosa abreviación para la marca registrada Coca-Cola— a todo el mundo.

Años después, fue la propia Coca-Cola la que empezó a usar su apelativo cariñoso en productos. Así, nació la Diet Coke, la Cherry Coke o la fallida New Coke. Actualmente parece que con el orden que quieren poner en su portfolio de productos el nombre Coke va a dar paso a la marca única Coca-Cola, pero al menos el misterio de por qué usaban dos nombres distintos ya está resuelto. Podemos descansar tranquilos.

Si te ha parecido interesante, en esta otra historia te explicamos el origen del nombre de los principales refrescos: Coca-Cola, Pepsi, TriNa, Fanta…

El logo de Banesto de 1996 que nunca se estrenó

Los 90 fueron unos años muy intensos para el antiguo Banco Español de Crédito, más conocido entonces como Banesto. Siempre había sido uno de los bancos más grandes del país, siendo el dueño por ejemplo del Banco de Madrid del que hablamos hace poco, pero su historia como independiente acabó pronto: A finales de 1993 su dirección era intervenida por el Banco de España tras descubrir un agujero en el banco de miles de millones de pesetas.

En 1994 Banesto era comprado por uno de sus grandes rivales, el Santander, que durante casi 20 años lo mantendría como marca independiente hasta que en 2013 la eliminaron completamente.

Por aquel entonces Banesto tenía la misma imagen que había estrenado en 1987, muy moderna para la época, con esa gran B que a mí de pequeño me parecía un capuchón de boli Bic. Y la verdad es que me resultaba extraño que tras un escándalo tan enorme como el de Mario Conde, su nuevo dueño no quisiera marcar una nueva etapa

Pues bien, el otro día, curioseando en el registro de marcas, encontré una que me sorprendió. Un logo que registró Banesto en junio de 1996 pero que nunca llegaría a estrenarse.

banesto-noestrenado

Como podemos ver, la idea era abandonar el negro característico de Banesto y sustituirlo por magenta, acompañado de un azul y verde intenso. Personalmente el símbolo no me apasiona (ejem) pero la wordmark me encanta. Me parece moderna y con estilo propio muy marcado.

Recordemos el entorno en el que iba a competir esta imagen, con un BBV azul, Argentaria amarilla y Santander rojo, así que tal y como debió pensar Rosa Díez años después, el magenta es una manera de diferenciarse a primera vista.

banesto-competencia

¿Proyecto abortado? ¿no se atrevieron? ¿quizás algún estudio de mercado les hizo pensar que a pesar del escándalo, el logo tenía un gran reconocimiento? El caso es que esta imagen no llegó a aplicarse nunca. Banesto siguió adelante con su logo clásico (que por otra parte, no estaba nada mal) y con algunas variaciones, fue manteniéndolo hasta su muerte:

En cierto modo me recuerda un poco a la historia de Bankia, una marca que ha cambiado mucho tras un gran escándalo, pero manteniendo el mismo logo. ¿Alguien sabe más de esta curiosa imagen? ¿algún motivo para no aplicarla?

Si te ha parecido interesante, te gustará este otro artículo con más logos de bancos que nunca llegaron a estrenarse.

Esas marcas que ni recordabas que eran fusiones

Todos tenemos esos amigos que son pareja y van siempre juntos a todas partes. No importa que quedes solo con uno de ellos, siempre aparecen los dos. En mi grupo de amigos llegamos a tener una pareja a la que ninguno había visto nunca por separado. De hecho, más de una vez hubo lío al reservar mesa en algún sitio porque les contábamos como una sola persona.

Y a veces pasa lo mismo con las marcas. Cuando se fusionan, en muchos casos la unión de dos marcas genera una tercera nueva, o mantiene la que más fuerza tuviera de las dos previas. Pero lo que se nos viene a todos a la cabeza es esa mezcla de nombres. Generalmente se nota un montón que son dos retales unidos como se ha podido, pero en otras ocasiones la nueva marca se integra tan bien en nuestra vida cotidiana que acabamos olvidando que eran dos marcas sueltas. ¿Vemos algunos ejemplos?

20th Century Fox

share_logo
La gran productora de cine es la unión de Fox Film Corporation, fundada en 1915 por William Fox. Tras el crack del 29, la única esperanza para mantener la empresa era fusionarse con otra productora, y acabó haciéndolo con Twentieth Century Pictures, que había nacido en 1933 de la mano de un exdirectivo de Warner. En 1934 ambas compañías unieron sus destinos formando la 20th Century Fox.

Iberdrola

iberdrola1
España tenía muchas compañías de producción de energía repartidas por el país, generalmente de pequeño o mediano tamaño, muy ligadas a sus zonas de generación. Como ya vimos en Marca por hombro, dos de ellas eran Iberduero e Hidrola, que se fusionaron en 1991 adoptando un nombre mixto: Iberdrola.

Espasa Calpe

La editorial Espasa nació en Barcelona en 1860 por Pablo y José Espasa con el nombre de Espasa Hermanos. Después sería conocida como José Espasa y más tarde como Espasa e Hijos.

Por su parte, la editorial Calpe se fundó en 1918 como Compañía Anónima de Librería, Publicaciones y Ediciones (CALPE). En 1925 ambas empresas se unieron, formando la que hoy conocemos: Espasa Calpe, actualmente dentro del grupo Planeta.

Catalana Occidente

catalana-occidente
Durante mucho tiempo pensé que el nombre de esta aseguradora se debía a que en sus orígenes se dedicaba a la parte occidental de Cataluña, pero no: se trata de la unión de La Catalana (Sociedad Catalana de Seguros Contra Incendios a Prima Fija) y la aseguradora Occidente, firmada en 1959.

M80 Radio

m80-radio
Como ya vimos en algún artículo anterior, la cadena musical M80 Radio nace al unirse los grupos de Prisa y Antena 3 Radio. Las emisoras Radio Minuto y Radio 80 se fusionaron en una sola: M80 Radio.

Alfa Romeo

alfa_romeo_logo
La marca italiana de automóviles, actualmente dentro del grupo Fiat Chrysler, reciben su nombre por la unión de la Anonima Lombarda Fabbrica Automobili (ALFA), fundada en 1910, y de la Società Anonima Nicola Romeo. En 1920 se lanzan los primeros modelos bajo la nueva marca Alfa Romeo.

Mercedes Benz

mercedes-benz
Al igual que el anterior, dos rivales se unieron: Daimler Motorengesellschaft, propietario de la marca Mercedes, y Benz & Cie. La empresa resultante, nacida en 1926, se llamó Daimler-Benz AG, pero desde el principio produjo coches bajo la marca Mercedes-Benz.

Nationale Nederlanden

nationale-nederlanden
Este es otro caso en el que no me lo imaginaba. Nationale Nederlanden me sonaba a “Nacional de los Países Bajos” o algo así, y seguramente no vaya desencaminado, pero el caso es que esta aseguradora nace en 1962 por la fusión de la Assurantie Maatschappij tegen Brandschade De Nederlanden y el Nationale Levensverzekeringsbank. Por el bien de nuestras lenguas, menos mal que escogieron un nombre relativamente simple. De hecho, en muchos países se han quedado con el nombre NN.

Por hoy es suficiente. He dejado fuera otras como BBVA, OHL o FCC porque al ser siglas creo que encajan mejor en algún artículo en el que repasemos qué hay detrás de las sopas de letras que son a veces los nombres de las empresas. Y si conoces alguna más que esté tan integrada en nuestra vida cotidiana que no recordemos que es una fusión, no olvides dejarla en los comentarios.

La idea de este artículo es de Raúl, al que sí que le he visto sin su pareja 🙂

Si te ha parecido interesante, no te pierdas nuestra guía práctica para cambiar la marca a un banco.

C More, el otro Canal+ que desapareció

Ayer fue el último día de existencia de Canal+ como canal de televisión: hoy es sustituido por el nuevo canal de referencia de Movistar+, #0 (leído Cero). De esta forma se completa el abandono de la marca Canal+, iniciado cuando Telefónica se hizo con la plataforma y cambió este nombre por el de Movistar+, y muere (casi del todo) una marca que se lanzó en el mercado nacional en 1990 y que desde entonces ha representado a un canal en analógico, al buque insignia de una plataforma digital y a la plataforma en sí. Este proceso ya lo comentamos hace tiempo, repasando cómo había evolucionado la marca Canal+ hasta llegar a ser Movistar+, y en un post más antiguo en el que hablábamos de las marcas de la TV por satélite en España.

España no es el único país en el que ha operado el grupo Canal+ (propiedad de Vivendi) y su marca ha desaparecido. También sucedió en Italia (ahora, Sky Digital) o en Bélgica (BeTV). Pero quería contar una pequeña historia de un rebranding que tiene bastante en común con el español.

Canal+ logo 1995

De Canal+ a C More

En Suecia, Dinamarca, Noruega y Finlandia, Canal+ ofrecía servicios de televisión de pago, hasta que en 2005 Vivendi vendió el negocio a nuevos dueños. ¿Y qué nombre escogieron estos nuevos dueños? C More, que en español vendría a ser C Más. Un guiño a su anterior identidad, quizás una manera de expresar que estaban cambiando pero que en el fondo seguían siendo los mismos. Incluso gráficamente seguía manteniendo algunos códigos visuales de Canal+, como las pastillas rectangulares de colores o las letras de palo seco. Más que un cambio radical de marca, parece más una evolución:

C More logo 2005-1

Durante algunos años mantuvieron también la marca Canal+ (con permiso de sus anteriores dueños), pero en 2012 definitivamente la suprimieron de los canales que aún la llevaban y de paso, C More adoptó una nueva identidad visual, más alejada de Canal+:

C More logo 2012-1

Movistar+ y #0

Como decía, este rebranding me recuerda bastante a lo que está haciendo Telefónica con Canal+. Primero se hacen con la plataforma, cambiándole el nombre por Movistar+, es decir, manteniendo el Plus que era lo más identificativo (y de paso, resucitando una antigua marca de los años 90). Después, elimina la propia marca Canal+ también del nombre del canal insignia de la plataforma, y sustituyéndolo por #0.

He de decir que ha sido un nombre muy polémico, pero a mí me gusta. Es original, corto, directo (me recuerda al nombre de Cuatro) y representa muy bien la esencia de lo que quieren ser: un generalista (de ahí el nombre con número) pero distinto a todos los demás. Y ellos han sabido aprovechar este nombre en sus lemas de lanzamiento: “2016 es el año cero”, “Buenafuente empieza de cero”…

Quizás me convence menos la representación visual, ya que en España la almohadilla (#) nunca se ha utilizado como sinónimo de “número” y me parece más bien una manera de subirse al carro de las marcas modernitas y los hashtags. Pero tengo la intuición de que lo van a hacer bien.

¿Será el siguiente paso, dentro de unos meses o años, eliminar también el + del nombre de la plataforma e integrarla del todo en su arquitectura de marcas, volviendo a ser Movistar TV? Quién sabe.

Si te ha gustado, no te pierdas el repaso que hicimos a las marcas de la TV por satélite en España: CanalSatélite, Vía Digital, Digital+…

Así son las marcas de las telecos en Portugal

Hace algunos meses escribí un artículo con algunas curiosidades de branding en Portugal, prometiendo que tendría continuación, y aquí está una segunda parte. Me encanta el diseño de marca portugués. Nuestros ignorados vecinos tienen un diseño gráfico simple, colorista y elegante, que por desgracia nos suele pasar desapercibido.

Uno de los sectores que más me han gustado de Portugal son las empresas de telecomunicaciones. Al igual que en España, allí hay tres grandes: Meo, Nos y Vodafone. La tercera tiene prácticamente la misma imagen que en toda Europa, así que me centraré en las dos primeras. Parece que a los portugueses les gustan los nombres muy cortos y sonoros en sus telecos: Meo, Nos y anteriormente Zon. Quizás el equivalente español podrían ser Ono o R…

Nos

Nos surge de la fusión entre el operador de móvil Optimus (del que Orange era accionista y cuyo color corporativo era el naranja) y el de televisión y banda ancha Zon. Tras su fusión en 2013, mantuvieron una marca temporal con ambos nombres durante unos meses:

zonoptimus

Pero finalmente en 2014 estrenaron su nueva marca: Nos. Un nombre memorable, bonito, fácil de pronunciar y con una imagen que se basa en fondos blancos o negros pero a la que no le falta color, aportado por la rueda que hace de símbolo:

nos

15de0efd56717eecf128eb3c9815364e

pic03

Como curiosidad, Nos no solo ofrece servicios de telecomunicaciones (teléfono, internet y televisión), sino que también tiene una cadena de cines, a los que sus abonados pueden acceder con ofertas especiales. Esta es una herencia de los anteriores Cinemas Zon:

ce022330-b301-41fd-857e-5aeacb8ae60d

Nos, además, es patrocinador y propietario de los derechos de la liga de fútbol de primera división, que ha pasado a llamarse Liga Nos:

maxresdefault

Meo

Por otra parte, la otra marca de comunicaciones portuguesa es Meo. Se trata de la marca de la operadora Portugal Telecom, la telefónica portuguesa. Al igual que pasó en España con Movistar o en Francia con Orange, la nueva marca acabó sustituyendo a la de toda la vida: PT comercializaba sus servicios de fijo bajo su propia marca, los que unificaban teléfono, internet y televisión como Meo y los de móvil con el nombre TMN. En enero de 2014 deciden finalmente unificarlo todo bajo el nombre Meo, aprovechando para rediseñar el logo:

meo

La marca Meo, con ese logo tan simple formado a base de líneas y el círculo, también es muy flexible y permite jugar para hacer cosas divertidas:

meo_something

Actualmente, la marca PT se emplea en algunas aplicaciones concretas: en teléfonos públicos, en servicios a empresas y como endorso de Meo, al estilo de Telefónica:

Pic_MEO

Ambas compañías cuentan con namings atractivos (bueno, en castellano Meo suena raro) y una identidad visual admirable: son sencillas, coloridas, y muy reconocibles sin presencia de la wordmark gracias a la posibilidad de crear universos visuales propios. La verdad es que me dan un poco de envidia nuestros vecinos: la imagen de Vodafone no está mal, pero la de Movistar parece que ha ido dando pasos atrás y el nuevo desarrollo visual de Orange no me convence demasiado: es muy recargado, lleno de texto por todas partes y figuras demasiado simples.

Si te interesa el branding de telecos, sigue leyendo esta evolución de los logos en España de Movistar, Vodafone, Airtel, Moviline…

Los diarios Público que no fueron

Si hablamos del diario Público, a la mayoría de la gente se le viene a la mente el periódico lanzado en 2007 y que se publicó en papel hasta 2012. Tras su suspensión de pagos y un ERE, sus mismos dueños lo volvieron a comprar, para editarlo de forma exclusivamente online, y así es como sigue ahora.

El diario Público de 2001

Pero la historia podría haber sido muy diferente allá por el inicio de la década de los 2000. Por aquel entonces el grupo Voz era el dueño del casi agonizante Diario 16. Para salvarlo, se planteó un rediseño total, con nueva estrategia editorial… y un nuevo nombre: Público. Bueno, Interés Público, con la segunda palabra tomando todo el protagonismo en ese típico caso de los medios cuando no pueden registrar la marca que les interesa a secas.

El responsable del diseño de esta identidad fue Alberto Corazón, el famoso diseñador autor también de identidades como la de Cercanías de Renfe. Así lucía uno de sus diseños para el nuevo diario, publicado en su interesante libro Trabajar con Signos:

publcio2001

El diario Público de 2007

Finalmente el proyecto no consiguió respaldo y el nombre de diario Público quedó aparcado hasta 2007, cuando Mediapubli, la rama editorial de Mediapro, lanzó su nuevo periódico. Aunque durante los números cero se había optado por un logo más moderno y compacto, finalmente su logotipo optaba por la tipografía Charter ITC junto a una acuarela de Miquel Barceló:

publico

Público llegó a tener un suplemento en catalán distribuido en Cataluña, Públic, con su propio diseño y un logo en la línea de su hermano mayor, con la misma tipografía y una acuarela:

Public

En 2012 el diario cierra porque sus dueños no tienen más dinero para sostenerlo, y entra en concurso de acreedores. Una cooperativa de trabajadores del diario propone comprar la cabecera para editar un diario digital con un semanario en papel con la marca Público. Como muestra de fuerza, editan un número de un periódico que llamaron MásPúblico:

Captura de pantalla 2015-11-28 a las 16.00.46

Sin embargo, los anteriores dueños de Público parece ser que encontraron algo de calderilla, y con la gran mayoría de periodistas en la calle, vuelven a mostrar interés en el proyecto y recompran la empresa. La cooperativa MásPúblico lanza su medio semanal en papel bajo el nombre La Marea.

El Público portugués

Se ve que Público es un buen nombre para un diario. Sin ir más lejos, en Portugal ya existe un diario con ese nombre desde 1990, que ha ganado muchos premios por su exquisito diseño. Y no me cabe duda de que su logo sirvió de inspiración en cierto modo para el Público español de 2007:

Publico

Como cuenta la página portuguesa de Wikipedia, el Público portugués no duda en jugar con su nombre para crear nuevas marcas de secciones y suplementos. Así, tienen Pública (su revista semanal), Inimigo Público (humor), Espaço Público (opinión) o P2 (sociedad, aunque no creo que ese nombre cuajase mucho aquí).

¿Cuál será la próxima reencarnación de Público?

Te puede interesar…