La razón de que el envase de Caldo Aneto sea tan feo

Si eres consumidor habitual de caldos de pollo en brick (oh, dios, nunca pensé que fuese a empezar un artículo con esa frase) te habrás fijado en que hay montones de marcas. Y entre todos destaca una marca cuyo packaging es, como poco, peculiar. Hablo de Aneto:

039262_1-1

Cualquiera que lo vea podría pensar que se trata de una marca local, un producto de una cooperativa perdida que apenas gasta en diseño. Pero nada más lejos de la realidad. Aneto es el líder de la categoría, es el más caro de todos y dispone de recursos, como prueban sus frecuentes campañas en televisión de realización impecable.

Entonces, ¿por qué Aneto tiene un packaging, y en general, una identidad visual tan… horrible? ¿es que no tienen dinero para contratar un diseñador en condiciones? No creo que se trate de eso, la verdad.

Volvamos a la competencia y analicemos sus envases. Todos parecen empeñados en destacar las mismas cualidades de su producto: que son naturales y caseros. Y la verdad es que todos lo hacen igual. Bodegones con apetecibles productos, tipografías que simulan escritura a mano, encimeras de madera, menciones a “la abuela”…

caldo.casero

¿Cómo puede ser que ante unos competidores con marcas mucho más famosas y envases más cuidados y elegantes, Aneto pueda vender más? Seguramente tenga que ver con el sabor (a mí me parece el más rico), pero creo que hay algo que, a posta o sin querer, Aneto ha conseguido. Y es que si se trata de parecer “casero” (signifique eso lo que signifique en un caldo industrial), ¿qué hay más casero que un envase con una ilustración de un pollo que parece sacada de la primera página de Google Images y un texto deformado y escrito, para más inri, en Comic Sans?

Sí, los de Gallina Blanca o Knorr son más bonitos, con una mejor composición y unas fotos más atractivas. Pero me da la impresión de que cada una de esas etiquetas salió de un estudio profesional, con briefings, rondas de cambios y focus groups que determinaron qué atributos asociaban diferentes targets a cada imagen. Si el pollo debía estar a la derecha o a la izquierda, si es mejor que la foto esté virada a colores cálidos o no.

Y luego veo el de Aneto y me imagino una señora como mi madre o mi abuela que, mientras hierve el caldo, abre el PowerPoint en el ordenador de su nieto y hace una etiqueta como Dios le da a entender para marcar el bote de caldo.

Y esto sí es casero.

Si te ha gustado esta historia, no te pierdas esta simulación de cómo serían   algunas marcas baratas (Dia, Lidl, Bic…) si fuesen marcas de lujo.

« »

© 2018 Marca por hombro. Tema de Anders Norén.